Críticas

En ambiente de engaños todo es posible

La trama

Family Plot. Alfred Hitchcock. EUA, 1976.

Cartel de la película La tramaDefinitivamente vale la pena reencontrarse con el gran Alfred Hitchcock, que nunca cesará de sorprendernos, más de 40 años desde que hizo esta, su última película. Se trata de una producción que en verdad responde a su nombre, trama en español, más adecuado que trama familiar, su nombre original en inglés. Porque si quisiéramos dar un ejemplo de lo que significa trama, que se relaciona con urdir (de una raíz indoeuropea tragh, que significa arrastrar; conjunto de hilos que, cruzados y enlazados con los de la urdimbre, forman una tela, un tejido; artificio, dolo, confabulación con que se perjudica a alguien; disposición interna, contextura, ligazón entre las partes de un asunto), esta película sería bastante apropiada para ello.

Normalmente las tramas son enredadas, siendo necesario prestar atención cuidadosa para no perderse los detalles. Sin embargo, Hitchcock es un narrador único, ya que nos deja ver, uno a uno, los detalles importantes, sin que sepamos para donde va ese tejido, pero sin que nos sintamos perdidos con el conjunto ya narrado. Cada escena es un toque maestro que no sobra, un delicado bocado de suspensos y de definiciones que ilumina al espectador y que da sabor a esta gustosa experiencia intelectual y visual, que lo es también sonora con la rica música del gran compositor de bandas sonoras John Williams.

Hitchcock teje con sus actores, especialmente con las mujeres. Gusta él de las mujeres rubias atractivas y misteriosas. Como acá una de las dos protagonistas, Karen Black, tiene el pelo entre castaño y negro, aparece en esos papeles de misterio y de mujer fatal, con pelucas rubias; la otra actriz, Barbara Harris sí es rubia, pero tiene un rol poco usual en los filmes de Hitchcock, el de un personaje ligero, una delincuente truculenta, considerada y divertida, que, junto con su pareja, da un tono de comedia al filme. Es que se trata de una equilibrada mezcla de drama y comedia, que nunca llega a la tragedia, porque los crímenes y la maldad de los malos de verdad, parecen tener echada su suerte, derrotados ante la creativa, inocente y divertida habilidad de otros malos que no lo son tanto. El resto del mundo, inclusive nosotros, está formado por testigos hechizados por la trama, como en una sesión de magia.

Family Plot, fotograma

La magia se basa en el engaño, que acá sucede en tres planos. El esencial, el que da origen a la trama, es el de un asesinato despiadado. Una pareja de ancianos es quemada viva, en un incendio premeditado por un hijo adoptivo y ejecutado por un extraño sicario. Estos personajes quedan entrelazados por el crimen, en una serie de episodios que eventualmente los amarran a los otros dos planos, bajo la fuerza de coincidencias imposibles. En un segundo nivel, menos sangriento y más sofisticado, el siniestro y desagradecido hijo, es ahora un distinguido comerciante, dedicado, con base en las artes histriónicas de su hermosa pareja, a extraer valiosos diamantes, literalmente, de las arcas de sus víctimas en un conjunto de invencibles esquemas extorsivos. Todo ello hace cruce con el tercero de los engaños, donde una falsa médium que expolia a sus confiados clientes con fingidas sesiones de espiritismo. Ello lo hace sin mayor alarde criminal, a modo de modestas estafas, casi que de buena fe, con ayuda de su enamorada pareja, a quien manipula con sus encantos.

La trama, de Alfred Hitchcock

¿Cómo se entrelazan estos engaños? A través de la trama envolvente que nos atrae, del engaño grande, que el director y el escritor, han trazado como entretenimiento para nosotros. Realmente solamente sabemos hacia el final cómo se resuelven las cosas, ya que entre engañosos personajes todo puede pasar.

Vale la pena ver una y otra vez esos clásicos del cine, esas obras de los grandes, esas actuaciones valiosas. Es el cine de reencuentro, tan valioso o más, como el cine de estreno.

 

Trailer:

Ficha técnica:

La trama (Family Plot),  EUA, 1976.

Dirección: Alfred Hitchcock
Duración: 115 minutos
Guion: Ernest Lehman, basada en The Rainbird Pattern de Victor Canning
Producción: Alfred Hitchcock
Fotografía: Leonard J. South
Música: John Williams
Reparto: Barbara Harris, Bruce Dern, Karen Black, William Devane, Ed Lauter, Cathleen, Nesbitt, Katherine Helmond, Nicholas Colasanto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.