Críticas

Una trayectoria sin sobresaltos

La nueva vida de Britt-Marie

Otros títulos: Britt-Marie was here.

Britt-Marie var här. Tuva Novotny. Suecia, 2019.

Britt-Marie was here aficheBritt-Marie es una señora de 63 años, ama de casa acostumbrada a vivir rutinas que se resquebrajan ante la infidelidad de su marido. La experiencia le proporcionará la oportunidad de transitar un camino donde irá comprendiendo los últimos 50 años de su vida.

El filme proporciona explicaciones directas acerca del proceso de cambio  de una mujer “tradicional” (más vale tarde que nunca).

Drama liviano y certero, con un comienzo interesante que va desdibujándose en un planteamiento banal sin que por ello pierda relevancia el mensaje.

La actuación de Pernilla August es una inyección de frescura con un dejo de ingenuidad; renacimiento impregnado de moderación, gradualidad y “sensatez”, propias de condicionamientos culturales reconducidos a la impronta de la función familiar. Britt-Marie es la madre-esposa que llega a comprender su rol social en medio de la oportunidad de cambio. Carácter que persiste bajo nuevas condiciones, con aires de novedad que inflama la conciencia en un proceso de aprendizaje donde prima la cordura en clave de cortos pasos hacia el cambio.

Un filme prudente cauto y sensato desde la mesura de interacciones respetuosas que construyen una heroína por el afecto en retribución del esfuerzo ofrecido. La sencillez se despliega desde Borg, modesto pueblito donde las cosas simples se transforman en sentido vital. Britt-Marie comenzará a descubrirse en un nuevo rol, que obligará a vínculos humanos reales desembarazados de la complaciente rutina hogareña. El deber ser será puesto en entredicho, aunque nunca exento de la debida comprensión. Una complacencia que comienza a agotarse a partir del vidrio roto de un centro recreativo para jóvenes. La servidumbre abrirá paso a la cooperación y con ella sobrevendrá la conciencia en relación. La señora del hogar irá transformándose, a su ritmo y sin perder identidad, en una travesía que ofrece varias oportunidades en dosis moderadas. La cautela es la del pueblo, ambiente familiar que facilita la desestructuración gradual. Transacción que intercambia lujo en soledad por afecto en condiciones de solidaridad.

Britt-Marie was here fotograma

La realidad de lo directamente percibido destruirá la fantasía ligada al deber ser. Lo “barrido bajo la alfombra” durante años ya no será negado en aras de mantener la coherencia interna del mandato familiar. Un paso en falso promueve el derrumbe sin estruendo; Kent intentará la reconstrucción sin fanatismos; el filme nos ofrece de principio a fin un clima pleno de comprensión y aceptación sin desmesura. El conflicto posee cualidades bien específicas que delinean una transición en calma, a Tuva Novotny no le interesa el escándalo, la propuesta es la reparación civilizada de los daños mediante la construcción y reactivación de sentidos vitales necesarios a cualquier edad. Los expone como garantía de resolución de lo traumático; las personas necesitan propósitos en la vida. Britt-Marie construye en el día a día fórmulas vitales de supervivencia con una gradualidad que no ofrece lugar a la fantasía, se queda sin espacio, no tiene donde alojarse, recordar la frase que persiste: “un día a la vez Britt-Marie”. Permanente llamado a la realidad que obtura cualquier paso en falso y protege frente a posibles decisiones apresuradas e inadecuadas.

La historia transcurre al ritmo del personaje principal como si quisiera protegerlo, condiciones favorables que ofrecen oportunidad y tiempo para optar. Situación ideal que opera un sentido de exaltación de la cautela como rasgo principal.

El propósito por sobre el resultado, el fútbol como ejemplo de superación permite valorar pequeños logros en un pueblito donde no abunda el reconocimiento social por actividades importantes. Una lección de vida donde el lugar de cada uno es orientado hacia un fin sin la proeza del sueño omnipotente.

La película despliega cualidades pero adolece de profundidad en el tratamiento de los temas, los plantea como una obviedad pero no los desmenuza ni los dramatiza en exceso; todo se resuelve en la aceptación del libre albedrío de cada quien (la gente hablando se entiende).

Britt-Marie was here escena

El fútbol como medio orientado a diversos fines, un producto al servicio del consumidor que, tanto puede ser entretenimiento televisivo como la impronta salvadora del niño que perdió a sus padres. Los esquemas de Britt-Marie se expanden en medio de la ignorancia, piden ser reconsiderados; el fútbol presenta una utilidad social más allá del fanatismo.

A medida que el tiempo transcurre, la película se va deshilachando en un planteamiento que busca la puesta en común, los niños son sujetos de los que mucho se puede aprender, tienen las emociones más claras que los adultos, se manifiestan a flor de piel; la racionalidad aún no está asentada como para establecer firmes defensas. Britt-Marie debe entender a las nuevas generaciones a partir de estos modelos. Se anuncian como guía. Adhieren a la no discriminación como mensaje: niños y niñas, negros y blancos; todos juegan al fútbol en el mismo equipo; serán, sin proponérselo, los maestros de nuestra “heroína”. No es cuestión de edad ni de experiencia, sino de generación de conciencia desde la acción transformadora implicada en las vicisitudes de la vida. Es de lo que Britt-Marie adolece y con lo que tendrá que lidiar. El surgimiento de posibilidades se impone, aunque no es suficiente, habrá que optar sin alharaca. Es aquí donde la película quizá pierde un poco de peso, aunque la tensión es obviada en aras de la claridad ideológica, el espectador no conecta emocionalmente con el costado conflictivo, sino que es obligado a congeniar con planteos positivos que no dan lugar a traumatizaciones de tipo alguno. El sufrimiento es disuelto y reducido a la mínima expresión, no estorba a las ideas centrales enunciadas desde una lógica que trasciende edades y posiciones sociales.

Britt-Marie es un ser inteligente que había tenido prohibido serlo en aras de la seguridad hogareña. Es heredera de una impronta familiar que le ofreció la diferencia como camino hacia la diferenciación. Su hermana es la que sueña, ella mantiene los pies sobre una “tierra propia” no exenta de fantasía: la mujer ideal es la que, en medio de rutinas y rituales reaseguradores, se pierde en el servicio al prójimo. Un “propósito” de servidumbre eterna disfrazado de moral  universal.

Brtt Marie Plano

El filme se propone indagar sobre el propósito como función vital determinante e independiente de fase alguna del desarrollo individual.

El inicio abunda en planos detalle, que escenifican el orden a partir de objetos, en medio de la generación de valor mediante la apología del ritual. Britt-Marie se siente importante, está en el lado correcto de la vida, su imagen es lo que cuenta: “un hogar presentable dice todo sobre ti”. Es la historia de una esposa “ejemplar” que no vacilará en tomar una decisión que cambiará su vida y determinará el tratamiento de un tema que insinuaba un rumbo que no tomó.

El cambio no experimenta grandilocuencias, es a la medida de Britt-Marie, algo diferente que, lejos de socavar su identidad, la reformula en términos de amplitud de conciencia que permite romper esquemas ideales donde el matrimonio no debe ser profanado por agentes externos. Llega un momento donde la realidad rompe los ojos, ya no puede ser negada, los hechos se reafirman, trascienden la vaguedad de las fragancias. Llega un momento en que los olores se asocian a las imágenes para completar un puzle de autoconocimiento a partir de la vivencia, única manera de entrar en contacto con la realidad y con uno mismo.

El primer plano entre vidrios rotos expresa con claridad el momento, el primer impacto ante la única oportunidad disponible irrumpe y genera espacio para continuar en el mantenimiento del orden y la higiene. Es el modo de ser de Britt-Marie, y la película nunca lo pone en cuestión.

El final intercala un plano compartido donde el espacio juega de intermediario y nos señala los avances de Britt-Marie, ahora es una mujer con la fuerza suficiente como para introducir una iniciativa voluntaria más allá de estructuras limitantes. Planos generales en medio de una reflexión que articula el motor vital de la pasión con el tiempo, perspectiva esperanzadora: las oportunidades siempre estarán presentes más allá del momento de cada quien.

Ficha técnica:

La nueva vida de Britt-Marie  / Britt-Marie was here (Britt-Marie var här),  Suecia, 2019.

Dirección: Tuva Novotny
Duración: 94 minutos
Guion: Anders Frithiof August, Øystein Karlsen, Tuva Novotny. Novela: Fredrik Backman
Producción: SF Studios Production AB
Fotografía: Jonas Alarik
Música: Ginge Anvik
Reparto: Vera Vitali, Pernilla August, Peter Haber, Olle Sarri, Mahmut Suvakci, Lancelot Ncube, Malin Levanon, Anders Mossling, Cecilia Milocco, Hans Brorson, Stella Oyoko Bengtsson, Dion Llapashtica, Wilhelm Siverbo, ver 5 más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.