Críticas

Los Warren vuelven a enfrentar al demonio

Expediente Warren: obligado por el demonio

The Conjuring: The devil Made Me Do It. Michael Chaves. EUA, Inglaterra, 2021.

Expediente Warren 3 - CartelEn 1981, Arne Cheyenne Johnson fue acusado de asesinar a Alan Bono y se declaró inocente por razones de posesión demoníaca. Fue el primero caso registrado en la historia con este tipo de defensa, por lo que se han hecho películas y libros al respecto. En el medio estaban involucrados Lorraine y Ed Warren, los famosos investigadores paranormales, quienes ayudaron a construir el caso ante la justicia. Este proceso es la historia con la que comienza Expediente Warren: obligado por el demonio (The Conjuring: The Devil Made Me Do It, 2021), la más reciente película de la saga creada por James Wan, que ha recibido críticas encontradas, especialmente por parte de los fanáticos del suspenso, muchos se sienten decepcionados porque hay “mucha historia y pocos sustos”, pero ¿acaso una película no es otra cosa que una buena historia?

En esta ocasión, el riesgo para los Warren es muy alto. Han logrado probar posesiones demoníacas frente a la iglesia anteriormente, pero ahora la vida de un adolescente depende de su capacidad de demostrar que lo que hizo, como dice el título de la película, fue por culpa de un demonio que lo tenía poseído. Esa premisa me hace recordar a La herencia del viento (Inherit the Wind, 1960), la película de Spencer Tracy basada en la obra de teatro del mismo nombre en la que interpreta a un abogado debe defender un profesor que has sido acusado por enseñar la evolución de Darwin en 1925. El abogado tiene como única arma la biblia, la fe con la que el que la fiscalía ha construido todo su caso. Los Warren deben demostrar ante la ley algo intangible, basado en la fe y las creencias de lo sobrenatural. Esa sería una película de abogados, pero esta es de suspenso, así que lo que vamos a ver es la recreación de toda la investigación.

Expediente Warren 3 - Fotograma

¿Por qué siempre las casas grandes y hermosas son las que están poseídas en las películas? La locación principal que usan es una casa envidiable, al igual que el resto de los lugares usados en el filme, adecuados al detalle para la recreación de la época. Junto a los escenarios, tres factores son claves para las películas de este género: la fotografía, la iluminación y la música. En este caso se cumplen con todas las reglas necesarias para asustar: las esquinas oscuras, la iluminación tenue, la música que genera tensión y se queda en silencio cuando viene algo que haga saltar al espectador de su silla… Toda la fórmula está completa y es tan efectiva como la primera parte de la trilogía. Y se complementa con una historia fuerte, que arranca muy alto y lentamente se va desarrollando, podemos sentir la angustia de Arne (Ruairi O’Connor) al no entender qué le pasa, de dónde vienen esas visiones que lo asustan y lo hacen perder el control. El guion, escrito por David Leslie Johnson-McGoldrick, no se queda en simples momentos para saltar de la silla sin conexión ni contexto, sino que busca profundizar en el origen de esta extraña maldición que acosa a la familia Glatzel y las razones de por qué tiene que atravesar este tormento.

Ed (Patrick Wilson) y Lorraine (Vera Farmiga) siguen siendo los pilares de la saga y la conexión entre todas las películas. Especialmente ella, pues en esta ocasión Lorraine debe estar al frente de la investigación, pues Ed se sigue recuperando de un ataque cardíaco. Ella posee esa singular habilidad de sentir esas extrañas presencias y transportarse con la mente a momentos en el tiempo que le muestran lo que sucedió, en este proceso convence su actuación, generando empatía y preocupación. La recreación visual de esos momentos ha mejorado a comparación de los anteriores filmes, con cortes rápidos entre presente y pasado para generar la tensión necesaria para el suspenso, además de planos cerrados que lentamente van revelando lo que hay alrededor entre sombras. Curiosamente, algunos efectos especiales por computador son regulares y rompen con la verosimilitud que han ido construyendo.

Expediente Warren 3 - Fotograma

Uno de los puntos débiles son los actores de reparto, especialmente la familia Glatzel. Son caras frescas que se sienten amateurs y poco creíbles. Arne ralla por momentos en la caricatura y la exageración, lo que rompe con la tensión que busca transmitir las escenas en las que la posesión se manifiesta. Esta tercera parte ha sido fuertemente criticada por el cambio de director, James Wan, quien creó la franquicia y se ha dedicado a producir películas de este género. Fue reemplazado por Michael Chaves, quien apenas ha tenido a cargo un video musical de Billie Eilish (Bury a Friend) y La Llorona (The Curse of La Llorona, 2019), pero logra salir adelante con una película controlada, con una historia diferente que por momentos cambia de ritmo, pasa del suspenso al drama y se queda ahí, explorando a los personajes.

Quizá por esto ha sido duramente criticada por los aficionados al suspenso, acostumbrados saltar de la silla con este tipo de filmes sin tener en cuenta la profundidad de la historia. Siempre habrá alguien que sienta que perdió su tiempo viendo una película, pero lo importante es darle la oportunidad y juzgarla desde el gusto de cada uno y lo que nos haga sentir. Tiene situaciones predecibles, por supuesto, pero al final cumple con su objetivo de entretener y es una digna sucesora de la exitosa primera parte (porque es mejor olvidar la segunda), inclusive hay espacio para el romance, pues fortalece una temática que nos han vendido en las entregas anteriores: el amor que se tienen los Warren es más fuerte que cualquier fuerza sobrenatural.

Trailer:

 

Ficha técnica:

Expediente Warren: obligado por el demonio (The Conjuring: The devil Made Me Do It),  EUA, Inglaterra, 2021.

Dirección: Michael Chaves
Duración: 112 minutos
Guion: David Leslie Johnson-McGoldrick
Producción: Will Greenfield, Peter Safran, James Wan
Fotografía: Michael Burgess
Música: Joseph Bishara
Reparto: Vera Farmiga, Patrick Wilson, Ruairi O'Connor, Sarah Catherine Hook, Julian Hilliard, John Noble, Eugenie Bondurant

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.