Críticas

Sin ausencia de evidencia

JFK: caso revisado

JFK Revisited: Through the Looking Glass. Oliver Stone. EUA, 2021.

JFK: caso revisado aficheCon la secuela de JFK: caso abierto, Oliver Stone nos confronta con los archivos desclasificados de la CIA y el FBI. Un retorno que, en formato documental, nos sitúa ante los controvertidos sucesos de 1963 en Dallas.

El filme resulta en una ampliación de datos al detalle. Un excesivo aluvión de documentos y testimonios bombardea al espectador desde el comienzo. El conflicto entre posibles no demora en desnivelar la balanza hacia el refuerzo de una teoría conspirativa, ya presente en la película de 1991; y es que, JFK: caso revisado es justamente eso, la profundización de las tesis presentadas por Stone hace 31 años. Eso sí, nadie puede quejarse por ausencia de datos, el detalle y la minuciosidad operan como característica propia de una obra prolífica en argumentaciones. Como para que la duda sea ampliamente disipada mediante la contundencia de un relato que, por momentos, peca de intempestivo, y hasta un tanto espeso, aunque no carente de interés.

Si bien, las comparaciones son odiosas, en términos de presentación, la obra del 91 es más efectiva; aunque no goza de peso testimonial directo, se las ingenia para clarificar elementos de juicio por medio de una narración impecable que apunta más a lo general.

JFK: caso revisado peca de torrencial. Una sobredosis de información que impacta desde la administración a altas velocidades. El proceso de asimilación termina siendo inundado, el registro captura lo esencial. No iremos más allá de conclusiones ya establecidas en la fase anterior, pero ahora, contaremos con el documento avalado por testimonios.

JFK: caso revisado fotograma

Una permanente exposición de contradicciones resuena a manera de prueba irrefutable: “hubo un complot”. La perspectiva de Stone está tan bien fundamentada que no exhibe brecha alguna, la duda no puede ser combatida. Por momentos, la exposición de inconsistencias parece infinita. La estructura del modelo explicativo oficial hace agua por todas partes, la CIA y el FBI demuestran la desprolijidad propia de quienes se sienten inmunes ante una sociedad víctima de implantaciones procedentes de los medios masivos de comunicación. Un sistema que trasciende los lugares de poder: ser presidente es un accidente, no hace a la cuestión. A manera de demostración, opera el sacrificio; Kennedy, Johnson, dos caras de una misma moneda; los opuestos se diluyen, gana un sistema congelado por la Guerra Fría.

Si JFK: caso abierto se ocupó del combate al descrédito, JFK: caso revisado se lanza a la batalla en el intento de aplastar una premisa superada por la historia. Todo lo que ocurrió en 31 años genera una antesala propiciadora de credibilidad ante la “prueba”, a los medios de la época les llegó la hora del descrédito, el presente acerca la probabilidad de un complot al grado de “verdad” cuasi irrefutable. El mundo cambia sus lógicas, el poder de la historia hace viable el impacto del material desclasificado en su tono de acaecimiento fidedigno. Un viento a favor que Stone capitaliza sin reparos ni reservas; se despacha con una andanada de información tan valiosa como difícil de procesar en detalle. Aun así, en el afán por confirmar hipótesis de la anterior entrega, las ideas generales prevalecen.

JFK Revisited: Through the Looking Glass escena

Las imágenes se expresan en una progresión politizante. Exhibición de pruebas forenses en condiciones dudosas, creación de comisiones de discutible imparcialidad; campea lo grotesco, la institucionalidad es violada desde investiduras que pretenden imponerse en términos de autoridad moral homologada a mentalidades militaristas. Solo importa la cadena de mando sustentada por titiriteros forjados en un sistema que contribuye a mantener la apariencia de un statu quo incuestionable, mimetizado en una pretendida moral nacional. Dulles comparte escenario con Warren, la careta de la justicia, asociada al intento fallido por derrocar al verdadero poder; condimentos para un plato que ni el más crédulo sería capaz de digerir.

El mundo de las contradicciones expuesto desde la prueba. El relato navega en un collage que articula imágenes de archivo con entrevistas del presente; Oliver Stone es protagonista, aunque sabe hacerse a un lado en el momento oportuno, el oficio de periodista le sienta bien.

Ni por asomo es su mejor trabajo, pero el aporte es necesario, vale el esfuerzo a pesar de la desprolijidad didáctica. Demasiada información en tiempo record, más para un libro que para un filme. Una estructura que peca de emergencia cuantitativa, hay apuro por decirlo todo sin balancear el contenido en aras de un resultado provechoso. De todas formas, el espectador puede apelar a la estrategia de re-visionado e, inclusive, tomar notas para fijar y ordenar la información sería una buena estrategia para controlar el exceso de detalle en velocidad. El intento en amortiguar la ansiedad de las imágenes puede contribuir a su adecuado procesamiento. El material lo vale.

El documental contiene de todo. Un enfoque macro que trasciende el mero hecho, cuanto más extensas las referencias, más contundente se vuelve la hipótesis del complot. La Guerra Fría oficia de marco al sustento de una ideología que justifica la operación en las sombras. Hay mucho contenido en la amplitud: el fuego cruzado, la disputa de los imperios, la internacionalización de los conflictos, el negocio de las armas, todo un entramado que gesta una teoría  desde la seriedad de un enfoque que no deja punto sin cuestionar.

JFK Revisited: Through the Looking Glass plano

La contradicción es una gran paradoja que se ciñe sobre todo el documental, lo contextualiza a la vez que le asigna un formato de realidad, un carácter de evidencia conspirativa, a la vez que cuestionadora. La CIA, el vale todo que eleva la figura de Oswald a un plano de utilidad polivalente, desde representante de la resistencia anti-castrista, pasando por militante pro-comunista, hasta asesino compulsivo. Todo es posible en función de la “causa”. Las pruebas conservan la “virtud” de una flexibilidad a gusto del consumidor, la teoría de la bala mágica da cuenta de ello. Realidades camaleónicas que desafían la lógica aristotélica sin pretender hacerlo. Virtualidades que se instalan en escenarios por conveniencia, el secreto articula necesidades estratégicas del momento: Oswald es lo que se necesita que sea, la bala mágica también. El principio de no contradicción es evadido, se extirpa del  escenario sin justificación por su ausencia, jamás se lo cita.

Como dijimos anteriormente, el esfuerzo es valorable. Una obra que peca de exigente; pierde pie en la propuesta didáctica, aun así, vale la pena.

Ficha técnica:

JFK: caso revisado (JFK Revisited: Through the Looking Glass),  EUA, 2021.

Dirección: Oliver Stone
Duración: 118 minutos
Guion: Libro: James DiEugenio
Producción: Ingenious Media, Ixtlan Productions, Pantagruel Productions
Fotografía: Robert Richardson
Música: Jeff Beal
Reparto: Documental

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.