Críticas

Un milagro malo

¡Nop!

Nope. Jordan Peele. EUA, 2022.

Nope, cartelEl tercer largometraje escrito y dirigido por Jordan Peele (Nueva York, 1979), ¡Nop!, es un buen ejemplo del virtuosismo narrativo y visual del director, uno de los nombres imprescindibles del nuevo terror contemporáneo, junto a Robert Eggers (New Hampshire, 1983) y Ari Aster (Nueva York, 1986). Ahora bien, a Peele siempre le gusta añadir una nota social, e incluso política, a sus películas, tal como se puede comprobar en Déjame salir (Get Out, 2017) y Nosotros (Us, 2019), pero también en otros proyectos en los que ha participado, como el remake de Candyman (Nia DaCosta, 2021) o la serie de HBO Territorio Lovecraft (2020).

Puede que en ¡Nop! no resulte tan evidente esa lectura política, pero también está ahí, detrás de una historia que se encuentra a caballo, nunca mejor dicho, entre Señales (Signs, M. Night Shyamalan, 2002) y Tiburón (Jaws, Steven Spielberg, 1975). La trama principal de la película es la de los hermanos Haywood, OJ (Daniel Kaluuya) y Emerald (Keke Palmer), que regentan un rancho de caballos para el cine y la televisión en las afueras de Los Ángeles. Hace seis meses que han perdido a su padre, Otis Senior (Keith David), en extrañas circunstancias y el negocio no va bien, lo que les obliga a ir vendiendo poco a poco a sus caballos (la película se divide en capítulos que deben su nombre al de los caballos). OJ y Emerald tienen caracteres completamente opuestos, pero, juntos, van a formar un magnífico equipo a la hora de enfrentarse a esos fenómenos extraños que ocurren en su propiedad (el término ovni ha sido sustituido por otra todavía más impreciso y eufemístico: FANI, fenómeno atmosférico no identificado). Pronto pasan a formar parte de ese equipo el dependiente de unos grandes almacenes, especialista en la instalación de cámaras, Ángel Torres (Brandon Perea), y un director de fotografía obsesionado con imágenes de la naturaleza que busca la toma de su vida, Antlers Holst (Michael Wincott), algo así como un trasunto de Quint (Robert Shaw) en Tiburón o de la figura del director Werner Herzog, a quien se le ofreció el papel en primera instancia.

Ahora bien, a esa trama principal hemos de sumar la de Ricky “Jupe” Park (Steven Yeun), vecino de los Haywood, una antigua estrella infantil de la televisión que ahora regenta un pequeño parque temático del oeste. Jupe se hizo famoso por formar parte de una sitcom titulada El mundo de Gordy, sobre una familia que convivía con un chimpancé, tristemente célebre porque un día de rodaje, enloquecido por la explosión de un globo, mató y mutiló a buena parte del reparto. El rancho de los Haywood y el poblado del oeste son los espacios principales donde se desarrolla la acción, en mitad de un mundo alienado, falso, que tiene mucho más que ver con la representación y con el espectáculo que con el mundo real. De hecho, tanto los Haywood como Jupe quieren capitalizar ese fenómeno extraño para poder escapar de ese mundo, pero no saben exactamente a qué se enfrentan.

Como suele ser habitual en el cine de Jordan Peele (es algo que comparte, por ejemplo, con Shyamalan, uno de sus referentes más directos), toda la acción transcurre en pocos días, si bien utiliza algunos saltos temporales para presentar la muerte del padre de los Haywood y el episodio del chimpancé (la cabecera de la serie Gordy’s Home! es uno de los mayores aciertos de la película). Más allá de la historia principal, hay un nada velado homenaje a los especialistas y a los orígenes del cine; es más, los Haywood son descendientes de uno de los jinetes inmortalizados por Muybridge en sus fotografías. Pero ese mundo presenta también un lado oscuro, como la explotación de las estrellas infantiles o el maltrato de los animales, en un mundo que cada vez está más pendiente de producir imágenes para un consumo rápido.

Los guiones de Jordan Peele funcionan con la precisión de un reloj suizo y no hay nada en ellos que sobre ni que falte. Cada personaje, además, está perfectamente trazado y podría existir al margen de la historia. En ¡Nop!, tanto Daniel Kaluuya como Steven Yeun componen dos personajes magníficos, pero absolutamente opuestos. Veinte años después del estreno de la todavía hoy muy infravalorada Señales, llega una nueva obra maestra que aborda el fenómeno OVNI/FANI desde un punto de vista algo diferente, en la que no faltan referencias al periodismo sensacionalista (aparece un reportero de TMZ) y a un mundo que nos obliga a explotarnos a nosotros mismos. Como es habitual en la obra de Peele, hay algunos momentos de humor que descargan la tensión narrativa: no se pierdan, por ejemplo, el momento en el que OJ pronuncia la interjección que da título al film.

Tráiler:

 

Ficha técnica:

¡Nop! (Nope),  EUA, 2022.

Dirección: Jordan Peele
Duración: 130 minutos
Guion: Jordan Peele
Producción: Ian Cooper, Jordan Peele
Fotografía: Hoyte Van Hoytema
Música: Michael Abels
Reparto: Daniel Kaluuya, Keke Palmer, Brandon Perea, Michael Wincott, Steven Yeun, Wrenn Schmidt, Keith David

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.