Críticas

De todas las cosas que se quedan sin hacer

Cielo de medianoche

The midnight sky. George Clooney. EUA, 2020.

Midnight Sky - CartelLa película arranca sin preámbulos: es el año 2049 y estamos en el observatorio Barbeau, en el círculo polar ártico, en la soledad más absoluta, tres semanas después de «el evento». Con una secuencia de flashbacks aprendemos rápidamente que Augustine Lofthouse (George Clooney) es un científico con una enfermedad terminal que se queda solo en este observatorio, esperando su final. En el espacio exterior solo sobrevive Aether, una de las misiones espaciales que intentó abrirle pasó a la raza humana en K-23, una de las lunas de Júpiter. Estos astronautas vienen de regreso a la Tierra, llenos de dudas y sin poder comunicarse con nadie, mientras Augustine se encuentra con Iris (Caoilinn Springall), una hermosa niña de ojos claros que fue dejada por accidente. Lofthouse tiene que comunicarse con ellos para anunciarles la tragedia del planeta y tendrá que salir de la seguridad del observatorio a buscar una antena tan poderosa que los ayude a enviarles el mensaje.

De esto va Cielo de medianoche (The Midnight Sky, 2020), la más reciente película de George Clooney como director y protagonista. Con toques de Marte (The Martian, 2015), Gravity (2013), Ad Astra (2019) y tantas otras películas sobre el viajes al espacio, este filme se destaca por sus grandes efectos especiales, tanto en el “espacio exterior” como en las tormentas de nieve, con excelentes movimientos de cámara y manejo de la tensión, la película es un sube y baja de inquietud y emoción permanente, cuando uno cree que los momentos clichés de este tipo de películas del espacio han llegado, hay un giro interesante que repunta y eleva el interés. Eso la hace diferente, inesperada, extraña para muchos y mala para otros.

Midnight Sky - Fotograma

Y todo porque es una película muy poética, visualmente hermosa, se siente el toque del autor y tiene una historia que va más allá de la ciencia de viajar en el espacio, me recordó a La llegada (Arrival, 2016) de Denis Villeneuve. Claro, guardando las distancias, porque desafortunadamente a Cielo de medianoche le falta mucha emoción. Del mismo libretista de El renacido (The Revenant, 2015) y basado en el libro Good Morning, Midnight, de Lily Brooks-Dalton, el filme conserva ese aire de aventura de la película de González Iñárritu, al igual que varias cosas inverosímiles en la vida real que desconectan de la historia por momentos, como que la vida en K-23 sería imposible por la radiación de Júpiter, o que después de una caída al agua helada, Augustine, probablemente, moriría de hipotermia. Ahí si le faltó la ciencia real con la cual Interestellar (2014) se sostiene…

Pero bueno, tampoco se trata de una clase de ciencia, el mismo director lo dice al presentar la película como «Gravity meets The Revenant» (Gravity “se encuentra” con El renacido), un híbrido a cuyo guion le faltó una revisión más para fortalecerse. Y aunque tiene una técnica impecable, una música excelente del maravilloso Alexandre Desplat y un reparto de lujo que complementa a Clooney (Felicity Jones, David Oyelowo, Kyle Chandler, Demián Bichir y Tiffany Boone como los astronautas que vienen camino a la Tierra), la fórmula para el éxito carece de emoción. Parecen dos películas diferentes en un solo híbrido, las situaciones en la Tierra y en el espacio están tan distantes que desconectan al espectador y rompen el ritmo que ha propuesto la historia, uno mucho más contemplativo y calmado, opuesto a la acción que se desarrolla en el espacio exterior.

Midnight Sky - Fotograma

Los pocos momentos en que interactúan estos dos mundos son los más emocionales de toda la película, hechos exclusivamente y a propósito para la explotación de sentimientos de la audiencia. Pero los personajes nunca son explorados adecuadamente, no logran despertar una empatía o emoción de verdad, están tan distantes como el viaje de la aeronave Aether. Clooney en Tierra es frío, y no solo porque está en el ártico. Si ya lo hemos visto dando grandes interpretaciones y su trabajo como director ha sido elogiado por críticos y festivales por igual, ¿qué falló acá? Nada. No termina de ser buena, pero tampoco termina de ser mala.

Me gusta leer críticas después de ver las películas, para ver cuántos piensan como yo, especialmente en casos cuando la opinión está muy dividida. Muchas personas aseguran que en esta película no pasa «nada», y no es cierto. Está muy bien lograda y muy adecuada para estos tiempos de pandemia. Tantas cosas que se han quedado sin hacer, lo que hemos dejado «para después» sin contar que un virus nos iba a encerrar a todos por meses. Los arrepentimientos y las cosas sin decir, la redención antes del final y las reflexiones sobre la vida que hemos llevado (ayudada para Lofthouse con flashbacks de su juventud). Es una meditación llena de nostalgia y melancolía por lo que fue y lo que perdimos, por el mundo que desaparece y la esperanza de la humanidad. Para gustos, los colores… y las películas como esta.

Trailer:

Ficha técnica:

Cielo de medianoche (The midnight sky),  EUA, 2020.

Dirección: George Clooney
Duración: 118 minutos
Guion: Mark L. Smith
Producción: George Clooney, Bard Dorros, Jennifer Gates, Barbara A. Hall, Grant Heslov, Keith Redmon, Cliff Roberts
Fotografía: Martin Ruhe
Música: Alexandre Desplat
Reparto: George Clooney, Felicity Jones, David Oyelowo, Kyle Chandler, Demián Bichir, Tiffany Boone, Caoilinn Springall

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.