Series de TV 

The Mandalorian (temporada 2)

Ocho nuevos episodios (numerados como capítulos, del 9 al 16) conforman la segunda temporada de una de las series más esperadas de la galaxia, The Mandalorian, que se ha convertido en uno de los platos fuertes de la plataforma Disney+. La serie, ambientada en el Universo Star Wars, no solo mantiene el tono de la primera temporada, cuyo gran acierto había sido llevarnos a unas geografías galácticas perfectamente reconocibles para los iniciados, sino que da un paso más allá y hace que Mando (Pedro Pascal) no solo se reencuentre con algunos personajes y escenarios de la primera entrega, sino que hace coincidir las aventuras del mandaloriano con las de personajes procedentes del antiguo Universo Expandido (ahora Legends) e incluso con personajes extraídos de la trilogía original. Poco a poco, además, vamos sabiendo más acerca de la vida del Niño, de sus poderes, de su pasado en el Templo Jedi de Coruscant e incluso se revela su verdadero nombre: Grogu.

The Mandalorian ofrece al público todo un festín cinéfilo y galáctico debidamente dosificado. De nuevo, Jon Favreau ha obrado el milagro y se ha rodeado de un equipo en estado de gracia, tanto en el apartado técnico como artístico. El propio Favreau, guionista casi en solitario de toda la temporada (salvo en un par de episodios, en los que comparte créditos con Dave Filoni y con Rick Famuyiwa), dirige la primera entrega, “El marshal”, que es, en sí misma, una pequeña película con claras resonancias de western, sobre todo por su tratamiento del paisaje. Mando llega a Mos Pelgo (en una escena que recuerda a Un puñado de dólares), en el planeta Tatooine, donde se encuentra con el marshal Cobb Vanth (Timothy Olifant), que viste la armadura de Boba Fett. Juntos, con la ayuda de los moradores de las arenas, se enfrentarán a un gigantesco dragón krayt. El final del episodio reserva una sorpresa, la aparición de Temuera Morrison, el actor que encarnó a Jango Fett y a todos los clones.

Dirigen los episodios siguientes Peyton Reed, Bryce Dallas Howard, Carl Weathers, Dave Filoni, Robert Rodríguez y Rick Famuyiwa. Reed, realizador de Ant-Man (2015), se pone tras las cámaras en el segundo, “La pasajera”, y en el último, “El rescate”. En realidad, el propio Reed, Carl Weathers (episodio 4, “El asedio”) y Robert Rodríguez (episodio 6, “La tragedia”) dirigen su primer episodio en The Mandalorian, pero Weathers tiene una amplia trayectoria como realizador de televisión y es un viejo conocido de la serie por su papel de Greef Karga. Bryce Dallas Howard (episodio 3, “La heredera”), Dave Filoni (episodio 5, “La jedi”) y Rick Famuyiwa (episodio 7, “El creyente”) ya habían dirigido algunos episodios de la primera temporada.

Deliberadamente menor es la segunda entrega, “La pasajera”, que homenajea de forma explícita a un episodio concreto de El imperio contraataca; pero, a partir de ese momento, la serie no da descanso al espectador, que asiste a una serie de encuentros, reencuentros y desencuentros que culminan con una aparición tan lógica como inesperada en el último capítulo, “El rescate”. Esta temporada tiene grandes momentos, como el primer enfrentamiento entre Mando y el marshal, pero, poco a poco, van apareciendo nuevos personajes (aunque muchos de ellos son viejos conocidos de los fans de la saga galáctica), como Bo‑Katan (Katee Sackhoff), Boba Fett (Temuera Morrison) y Ahsoka Tano (Rosario Dawson), hasta que se produce ese encuentro final con la trilogía original.

El villano de la función es Moff Gideon (Giancarlo Esposito), que, si bien apareció en los episodios finales de la primera temporada, ahora cobra mucha más relevancia. No es, desde luego, el único personaje que se recupera de la primera entrega, ya que también regresan Mayfeld (Bill Burr), Peli Motto (Amy Sedaris), Cara Dune (Gina Carano), Greef Karga (Carl Weathers) y Fennec Shand (Ming-Na Wen).

Mando debe entregar al Chico a alguien que pueda entrenarlo en la Fuerza, ya que es muy poderoso, y a lo largo de la temporada se plantean una serie de retos y obstáculos que le dificultarán cumplir con su misión. Al mismo tiempo, los lazos entre Mando y Grogu son cada vez más estrechos y su relación prácticamente se plantea en términos paternofiliales. La nave de Mando, la Razor Crest, sigue teniendo un importante protagonismo, pero, a  partir del determinado momento, se ve desplazada en favor de otra nave mítica de Star Wars, la Slave, pilotada por Boba Fett.

Parece que Disney por fin ha encontrado su camino hacia la Fuerza, pero el reciente anuncio de múltiples series relacionadas con Star Wars me hace temer lo peor. No me cansaré de repetirlo: a veces Disney se parece mucho al Imperio.

Tráiler:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.