Críticas

Por sobre todas las cosas: la libertad y la amistad

Socias y enemigas

Like a Boss . Miguel Arteta. EUA, 2020.

Like a boss aficcheLa historia nos sitúa frente al dilema por el que atraviesan dos amigas que poseen una pequeña empresa dedicada a la fabricación y venta de cosméticos artesanales. El negocio está en dificultades  por deudas; se presentará una inversora (Salma Hayek), que intentará manipular a las socias para quedarse con la pequeña empresa. La amistad será puesta a prueba.

Haddish y Byme, sin deslumbrar, complementan con acierto sus papeles, mientras que Hayek luce en extremo artificial y forzada en un rol que no parece calzar a su medida.

Una comedia que peca de excesiva liviandad;  nos conduce hacia  un contrapunto carente de la suficiente pegada como para sacudir al espectador. Un tema complejo que  desaprovecha la oportunidad de promover el pensamiento crítico.

Humor barato en busca de taquilla fácil. Serie de chistes sexuales en medio de todas las conversaciones; así es como abre el filme. Dos protagonistas  que dan cuenta de la estupidez de ciertos sectores de la sociedad, que hacen de la “belleza “un vacío culto al éxito y el dinero. La película hace pensar desde lo no pretendido, efecto extraído de las vicisitudes de un mundo dibujado por la lógica de estereotipos ridiculizados, no por lo que representan, sino por intermedio de errores que colocan en el centro una moral de culto a las apariencias.

Like a boss

Es el contrapunto entre dos circunstancias, en medio de una tontería llena de ridículos obvios, que remite a lugares comunes donde se torna imposible la sorpresa. Los clichés se encargan de plagar la historia, a punto tal de hacerla naufragar en pocos minutos. El interés se disipa, el tiempo nos salva, debemos soportar solo 83 minutos, todo un alivio.

La libertad y la amistad se contraponen al lucro y el poder. Un duelo que se apoya en el conflicto entre dos personalidades complementarias, hasta que la posibilidad del éxito y el dinero irrumpen a partir de una situación de necesidad. Un desafío vital que, en su resolución,  integra la artificialidad en función de lo particular de cada quien. La belleza propia, explotada por la necesidad de vender para enriquecerse, incluye el atenuante del respeto a la persona. Una filosofía industrial reluce como valor moral y resurge en el momento oportuno, aunque quizá, de manera inadecuada por lo abrupto y ligero de la resolución.

Like a boss fotograma

El negocio y la amistad van de la mano. La fraternidad es necesaria y, finalmente, nos conduce por el buen camino. Una apología de la empresa con valores humanos, aunque sin la debida crítica a un sistema que promueve lo contrario. En ese punto, el filme debería ser tildado de “fantástico”, aunque no reúna las características del género.

A veces, la falta de ambición creativa puede derivar en el efecto contrario, la película da cuenta de ello, aunque el espectador debe estar atento y con deseos de capturar ciertas sutilezas.

Like a boss escena

Una cámara sosegada que se  mueve muy poco y apuesta a captar diálogos en primeros planos compartidos, donde se juega la mayoría de las situaciones. También abundan conversaciones en plano-contraplano combinados con algunos planos generales; suelen ser determinantes para introducir ciertos climas de riesgo y aprobación social. Se imprime  ritmo desde la dinámica de una multiplicidad y alternancia de planos breves, unidos a ocurrencias, gestos y posturas chispeantes que saturan por exceso.

Idealización de relaciones empresariales en habitual dicotomía: los seres humanos pueden ser buenos o malos. Ejercicio banal que desperdicia la gran oportunidad de analizar un tema que se encuentra en la médula del sistema económico imperante. Asistimos al desaprovechamiento en aras de un humor gastado que promete más de lo que concreta. Una batería de bromas y situaciones ridículas, que saturan la obra por exceso de gags poco originales. La cosecha es muy pobre.

Ficha técnica:

Socias y enemigas (Like a Boss ),  EUA, 2020.

Dirección: Miguel Arteta
Duración: 83 minutos
Guion: Adam Cole-Kelly, Sam Pitman (Historia: Danielle Sanchez-Witzel)
Producción: Principato-Young Entertainment, MTV Films, Media Rights Capital (MRC), Paramount Players, She Ready, WWE Studios (Distribuidora: Paramount Pictures
Fotografía: Jas Shelton
Música: Christophe Beck
Reparto: Tiffany Haddish, Rose Byrne, Salma Hayek, Ari Graynor, Billy Porter, Jimmy O. Yang, Jessica St. Clair, Lisa Kudrow, Melissa Saint-Amand, Karan Soni, Natasha Rothwell, Jacob Latimore, Caroline Arapoglou, Lana Young, Catherine Carlen, Brittany Guess, Jennifer Coolidge, Catherine Parker, Vanessa Merrell, Veronica Merrell, Colby Lopez, India Batson, Sheril Rodgers, Emma Coulter, Mackenzie Messick, Charlandra L. Jacobs

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.