Críticas

Una elegía que se queda corta

Hillbilly: una elegía rural

Hillbilly Elegy. Ron Howard. EUA, 2020.

Hillbilly Elegy - CartelLa voz en off de J.D. Vance (Gabriel Basso) será la que nos guíe en Hillbilly: una elegía rural (Hillbilly Elegy, 2020), la más reciente película de Ron Howard, que cuenta la historia de la familia Vance desde el punto de vista del hijo menor, quien llegó a ser abogado de Yale y escribir sus memorias en el libro del mismo nombre, un gran éxito en ventas en Estados Unidos. Antes que los créditos de la película aparezcan, ya se ha planteado para el espectador un retrato muy claro de las familias y el ambiente del sur de Estados Unidos, sus dinámicas, cómo se tratan entre ellos, y los acentos que marcan una abismal distancia con los americanos del norte. Una hermosa secuencia da comienzo a esta historia, una mezcla entre coming-of-age (que se ha vuelto casi un género en el audiovisual) y la búsqueda del origen de su protagonista.

A partir de este punto, el film se divide en dos tiempos: en el presente, J.D. quiere pagar la Universidad, salir adelante y recibir el título que nadie de su familia ha logrado antes, pero tiene que volver al lugar donde nació a ayudar a su mamá, Beverly (Amy Adams); en el pasado, conocemos cómo fue la relación y cómo terminó viviendo con su abuela materna, Bonnie (Glenn Close), quien lo crió. El protagonista es el ejemplo palpable del sueño americano, el hombre que con esfuerzo y dedicación logró salir del círculo de pobreza y triunfar en el mundo. Con esa historia, un comienzo prometedor, un director ganador del Oscar y un estelar elenco, la película parece estar destinada al éxito y a triunfar en la temporada de premios de cinematografía del 2021, pero no es así. Lentamente, la historia se empieza a volver predecible y termina por sentirse lejana e impersonal.

Hillbilly Elegy - Fotograma

Beverly es una mujer con adicciones y serios problemas emocionales, violenta y resentida por haber sido una madre adolescente, historia que repite casi al pie de la letra su hija mayor, Lindsay (Haley Bennett). Su hijo menor, J.D. (Owen Asztalos en su versión joven), es quien saca la cara por todos los Vance y debe jugar el papel del responsable que le fue impuesto por la abuela, mejor conocido como Mamaw, la mujer que no pudo salvar a su hija y se dedicó a cambiar la historia, salvando a J.D. del mismo camino de miseria y autodestrucción y sacándolo del mundo de pobreza al que está condenada la gran mayoría de las personas que viven en esa zona.

Los recuerdos de la crianza de Mamaw y el comportamiento errático de Beverly le da a sus respectivas actrices escenas poderosas, donde lucen todo su talento e incluso terminan pasándose de la raya (especialmente Adams, que tiende a la exageración). El casting es increíble, comparado con las imágenes reales que se pueden ver antes de los créditos se ve que hubo un proceso de selección muy bien cuidado y una caracterización impresionante. La escenografía es muy típica, recrea adecuadamente el mundo, los colores terrosos del sur se contrastan con los oscuros y grises del norte, de la ciudad y la elegancia de la nueva vida de J.D. con su novia Usha (Freida Pinto). Pero el conjunto no logra rescatar del todo a la película, que se hunde lentamente en el drama familiar y personajes interesantes, de los que solo vemos la superficie.

Hillbilly Elegy - Fotograma

Sin duda el film es un retrato notable y cercano a la realidad de la vida de un hillbilly, término peyorativo usado en Estados Unidos para definir a los habitantes de ciertas áreas remotas o rurales, especialmente del sur del país. Ellos no se caracterizan por ser unas personas educadas, viven en total libertad y sin trabas: visten como pueden, hablan y actúan como quieren. Seguramente, en todos los países se puede encontrar gente así, pero estos personajes producen poca empatía.

Básicamente, son la familia que nadie jamás quisiera tener. Eso funciona mucho en comedia, desde La familia Adams (The Addams Family, 1991) hasta Pequeña Miss Sunshine (Little Miss Sunshine, 2006), entre muchos casos de éxito. Pero en un drama, o particularmente en este, esta familia hace que el espectador tome una distancia para observar todo el zoológico y sentir lástima, nada más. Beverly no tiene remedio, Mamaw es implacable y dulce en su típico estilo sureño, y J.D. no tiene los pantalones suficientes para enfrentar su vida. Quizá por eso la historia se siente lejana. A pesar de presentar y estructurar adecuadamente patrones de comportamiento que se repiten en muchas familias en cualquier lugar del mundo, como los círculos de violencia repetitivos, el abuso y la toxicidad emocional, el filme carece de pasión. Se siente repetido, plano, sin alma.

Hillbilly Elegy - Fotograma

Esta fórmula ya la hemos visto, y esta parte recae principalmente en la nominada al Oscar por La forma del agua (The Shape of Water, 2017), la libretista Vanessa Taylor, que parece repetir los mismos fallos en algunas de las historias que ha escrito, especialmente Si de verdad quieres… (Hope Springs, 2012). No es que sea deber de la película explorar los conflictos sociales y económicos de la pobreza del sur de Estados Unidos a profundidad, finalmente es solo una película más de Hollywood para entretener. Y en este objetivo, triunfa a medias.

La expectativa por este film era bastante alta, el tráiler había sentenciado nominaciones al premio Oscar para Adams y Close, con un posible triunfo de esta última, después de 7 nominaciones y ninguna estatuilla. Pero su estreno por Netflix, plataforma que la produjo, disipó rápidamente estas posibilidades. En la carrera de los premios que empieza cada año, los críticos castigaron sin compasión esta película, comparándola con el libro y esperando más de lo que encontraron. Así es el mundo del entretenimiento, a veces se gana y otras, se pierde. Y Ron Howard sí que sabe de eso.

Trailer:

 

Ficha técnica:

Hillbilly: una elegía rural (Hillbilly Elegy),  EUA, 2020.

Dirección: Ron Howard
Duración: 116 minutos
Guion: Vanessa Taylor
Producción: Ron Howard, Brian Grazer, Karen Lunder, J.D. Vance
Fotografía: Maryse Alberti
Música: David Fleming, Hans Zimmer
Reparto: Amy Adams, Glenn Close, Gabriel Basso, Haley Bennett, Freida Pinto, Owen Asztalos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.