Críticas

A un padre, con amor

El olvido que seremos

Otros títulos: Memories of my father, Forgotten we'll be.

Fernando Trueba. Colombia, 2021.

Para sufrir, la vida es más que suficiente, y yo no le voy a ayudar”.
Héctor Abad Faciolince, El olvido que seremos.

 

El Olvido Que Seremos - CartelNo es fácil adaptar la obra más conocida del autor colombiano Héctor Abad Faciolince, El olvido que seremos. Este libro se ha vuelto la carta de presentación del autor en el mundo y un retrato de la violencia de Colombia durante los años 80; es, a la vez, una historia muy personal y el dolor de todo un país que aún se desangra lentamente. Después de más de 300.000 copias vendidas en español y haber sido traducido al inglés, alemán, italiano, francés y otros más, finalmente se ha convertido en un largometraje, en las manos de los famosos hermanos Trueba: Fernando en la dirección y David en el guion. Y el resultado es adecuado y satisfactorio.

Para nadie es un misterio que durante años estuvo en el aire la idea de adaptar uno de los libros más exitosos de la literatura colombiana de los últimos años. El mismo Abad Faciolince se negó a adaptar su propio libro, no solo porque no es libretista sino porque no deseaba revivir la historia que ahí plasma. Para quienes no han tenido la fortuna de leerlo, El olvido que seremos es la vida de Héctor Abad Gómez a través de las amorosas y desgarradoras palabras de su único hijo hombre.

Abad Gómez fue médico, escritor, periodista, diputado y muchos otros, pero es especialmente recordado por su activismo, su lucha para mejorar la salud de los colombianos, creando la Escuela Nacional de Salud Pública en Medellín y sus denuncias ante el comité para la Defensa de los Derechos Humanos. El elegido para convertir esta historia en la película homónima fue el español David Trueba, reconocido escritor y libretista que ya se había encargado de adaptar otro libro: Soldados de Salamina, de Javier Cercas. David recibió esta tarea directamente de su hermano, el galardonado director Fernando Trueba, recordado por la película ganadora del Oscar y nueve premios Goya, Belle Époque (1992).

El Olvido Que Seremos - Fotograma

El mismo Fernando se confiesa amante del libro y que se lo ha regalado a muchos de sus amigos, por eso consideraba que era una novela imposible de adaptar. Pero David ha logrado sintetizarlo en una hermosa carta de amor al padre, tan desgarrador como conmovedor, invitando al espectador a conocer una tradicional familia antioqueña de los años 70. Este padre es un hombre maravilloso, sorprendente, adorable, casi imposible de creer en un ambiente machista y retrógrado como lo fue (¿o es?) Colombia. Su historia es también la historia de mi país, de los que han querido alzar su voz y rebelarse contra las injusticias, es la vida de los líderes sociales que han querido mejorar las condiciones en las que vivimos y siguen siendo víctimas de la violencia.

Una gran responsabilidad que fue sabiamente impuesta en el actor español Javier Cámara, una decisión apoyada por la familia Abad. Y es que hay que ver las fotos para entenderlo: su parecido físico es sorprendente, y al ver la primera escena en los zapatos de Abad Gómez, es evidente que nos va a llevar por un mundo de emociones. En Cámara recae el peso de todo el largometraje y logra salir avante, acompañado de un reparto de lujo de intérpretes colombianos como Patricia Tamayo, Laura Londoño, Juan Pablo Urrego y otros.

El Olvido Que Seremos - Fotograma

La estructura del filme es interesante: abre en una Italia de los 80s en blanco y negro, con un Abad Faciolince (Juan Pablo Urrego) adolescente que estudia literatura y recibe una invitación para un homenaje a su padre, en su natal Medellín. Al regresar a su país natal viajamos a sus recuerdos de niñez, un pasado lleno de colores, cuando todo era feliz e inocente, cuando el hoy escritor era “Quiquín” (Nicolás Reyes Cano), un niño travieso que amaba e idolatraba a su padre, el famoso médico y profesor Héctor Abad Gómez (Javier Cámara). El hombre es, simplemente, encantador.

Su esposa Cecilia (Patricia Tamayo) es su mano derecha y su complemento perfecto, la mujer más importante de su vida, junto con sus cinco hijas. Una familia feliz, soñada, casi perfecta. A pesar de que por momentos algunas escenas se quedan en meras anécdotas de niñez y no conectan mucho con la historia, la película logra ser un retrato fiel de libro, incluyendo los momentos más tristes y difíciles de la familia, que es de lo que esta hecha la vida, finalmente. Las reminiscencias de la vida de Abad Gómez logran mostrar la vida familiar tradicional, la realidad de un país tercermundista con muchos defectos y falencias, y hasta la influencia de la iglesia católica en las decisiones de la época, así como el famoso “¿qué dirán?” que aún domina la sociedad colombiana. Y a pesar de ser tan local, la fortaleza del largometraje es llegar a cualquier público.

El Olvido Que Seremos - Fotograma

El padre es el padre, en cualquier lugar del mundo, y uno tan maravilloso como el que cuenta Abad Faciolince en su libro merece una celebración de su vida, de sus logros y sus luchas. Eso se logra con creces. Y al mismo tiempo, es un retrato de la evolución (o quizás “involución”) de la sociedad colombiana, que ha pasado de una época más alegre y tranquila (a color) a una realidad oscura, llena de grises, donde aquel que pregonaba la verdad y denunciar las injusticias podía ver su vida en peligro.

Una realidad que no ha cambiado mucho y que sigue doliendo es hoy un largometraje ganador del premio Goya a la Mejor Película Iberoamericana, por primera vez para la historia de Colombia, y parte de la Selección Oficial de Cannes 2020, en un año extraño para el festival por cortesía de la pandemia. Y son premios muy merecidos para un filme emocionante y conmovedor, un homenaje lleno de amor a un hombre excepcional y a una vida digna de elogiar, como la de todos los que luchan por hacer de su país un lugar mejor.

Trailer:

Ficha técnica:

El olvido que seremos  / Memories of my father, Forgotten we'll be ,  Colombia, 2021.

Dirección: Fernando Trueba
Duración: 136 minutos
Guion: David Trueba
Producción: Dago García, María Isabel Páramo
Fotografía: Sergio Iván Castaño
Música: Zbigniew Preisner
Reparto: Javier Cámara, Patricia Tamayo, Juan Pablo Urrego, Nicolás Reyes Cano, Laura Londoño, María Teresa Barreto, Kami Zea

3 respuestas a «El olvido que seremos»

  1. Yo de adolescente oía al Dr. Héctor Abad Gómez en un programa de la emisora cultural de la U. de A. , donde todo su discurso era en pro de la Salud Pública y la justicia social. Pero en este país, eso se convierte en un pecado que se castiga con la muerte. Oda a la memoria del Dr. Abad Gómez y enhorabuena por la película que ahora se estrena. Amén.

  2. Todo muy loable la historia daba para más , para mí mucho faltò el factor sorpresa y emoción , nacionalistas que somos ,faltó presupuesto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.