Críticas

Una conversación necesaria para comprender las bases del cineasta italoamericano

Italianamerican

Martin Scorsese. EUA, 1974.

Cartel de la película ItalianamericanItalianamerican (EUA, 1974) es un mediometraje documental filmado por Martin Scorsese. La película constituye un retrato íntimo sobre la manera de habitar el barrio de Little Italy, al sur de Manhattan. A través del testimonio de los padres de Scorsese, el espectador se aproxima a la dimensión familiar y barrial que compone el entorno fraterno del cineasta. Esta obra se enmarca en la línea de Back on the Block (1973), de Elliot Geisinger, cuyo relato cinematográfico se articula a través de los testimonios que Martin Scorsese realiza por Little Italy, mientras filma Mean Streets. Este último antecedente no es menor, ya que la época de filmación de esta película se ubica entre dos largometrajes que forjaron la mirada de autor del director italoamericano, como son Mean Streets (1973) y Alice Doesn’t Live Here Anymore (1974). Italianamerican se centra en los aspectos más significativos de los mencionados filmes del cineasta, al incorporar la aspereza de la calle y la cotidianeidad del departamento de Charles y Catherine Scorsese. Mediante una construcción visual en formato entrevista, cuya fotografía se caracteriza por una imagen bruta y sin ornamentos, el espectador es testigo de un cineasta que se está reconociendo. Scorsese toma las riendas de la interlocución, conduciendo la conversación a través de gestos, preguntas simples o monosilábicas respuestas.

Charles y Catherine Scorsese se mueven con naturalidad y son retratados naturalmente, mientras le narran a su hijo sus orígenes italianos, las costumbres sociales y la añoranza de una cultura propia alejada del continente americano. En la naturalidad de aquel relato oral es donde radica la potencia de esta exquisita pieza cinematográfica. Por otro lado, la intimidad y naturalidad del testimonio también se refleja en términos espaciales, ya que la película se desenvuelve libremente entre la sala de estar, la cocina y el comedor, donde la cámara capta coloridos muros y sofás que dan cuenta de una vida de época. El lente de Scorsese logra retrata la cotidianeidad de su hogar, motivando a que el espectador se empape por lo acogedor de la morada y sienta el visionado como una simple tarde de visita a unos amigos de Little Italy. No son grandes espacios los que componen el film, ya que la cámara se concentra en una familia de clase media trabajadora con total realismo social. La espacialidad del hogar también determina el equipo técnico que participa de la película y que queda declarado al inicio del filme. Se aprecia un cine de guerrilla, donde Scorsese dirige a un pequeño equipo de filmación, cuyos integrantes, inocentemente, se asoman entre varias secuencias del filme, insistiendo en lo reducido de los espacios sociales.

Martin Scorsese y sus padres

El sustrato de la película se construye a base de recuerdos. Scorsese escucha, define las pausas, así como también genera confianza con la cámara, permitiendo que sus padres se explayen y se desenvuelvan con total naturalidad. La intensidad del relato se concentra en la figura de Catherine Scorsese, con un texto descriptivo asociado a la vida y el carácter de la mujer italoamericana. Charles Scorsese plantea un testimonio medido y reservado, centrado en la vida social del barrio. El cineasta insiste con estructurar la construcción cinematográfica mediante la dimensión espacial del barrio y la dimensión oral de los testimonios, ya que el relato de su madre se proyecta desde los muros hacia adentro, mientras que el del padre se concentra en la calle y los rincones de la ciudad, o sea, desde los muros hacia afuera. Si dentro de la casa de los Scorsese la cámara se mantiene estática en gran parte del metraje, al salir a la calle se libera, lo que da cuenta de una primera aproximación por parte del cineasta a sus característicos planos secuencia que profundizaría en Goodfellas (1993).

Así como se reconoce el testimonio oral como un elemento fundamental que define el contenido discursivo de la película, también se puede apreciar el uso de material de archivo, como imágenes y películas de época, que junto al sucio lente de Alec Hirschfeld determinan su lenguaje cinematográfico. El error y la imperfección son parte de la construcción visual del filme, ya que lo enriquecen a través de su naturalidad. Es un relato con interrupciones, lo que lo hace más humano y próximo para el espectador. Es así como la película constituye un tributo a las primeras generaciones que habitaron el barrio y a la fortaleza de los primeros inmigrantes que tuvieron que situarse en un contexto ajeno y, sobre él, inculcar su cultura local. En ese sentido, Scorsese incorpora en el relato cinematográfico una actividad doméstica característica de la colonia italiana, como lo es la preparación de la pasta. El cineasta se apoya en su madre, quien pacientemente explica la preparación, entrega algunos secretos culinarios, que vuelven a aparecer de manera escrita y a modo de receta en los créditos finales del filme. Ambos Scorsese cocinan: Mientras Catherine sazona la pasta y enseña a preparar las albóndigas, su hijo Martin condimenta su película, a través de libretas con apuntes de producción y elementos técnicos de filmación que se divisan sobre una mesa atiborrada de comida. La cámara, siempre atenta, rueda en todo momento, captando hasta los detalles más ínfimos e íntimos de la domesticidad presente en el proceso gastronómico y cinematográfico.

Tal como lo plantea la construcción textual del título del filme, Italianamerican es una pequeña película que no aspira a nada más que a aproximar al espectador a la convivencia de dos culturas totalmente distintas, como lo son la italiana y la norteamericana. Años más tarde, Scorsese profundizaría en esta relación, a partir del análisis cinematográfico, desentrañando las bases del cine norteamericano en A Personal Journey with Martin Scorsese Through American Movies (Martin Scorsese, 1995) o el cine italiano en My Voyage to Italy (Martin Scorsese, 1999). Sin embargo, lo más significativo de Italianamerican es que constituye la piedra angular para comprender la cultura que ha configurado el imaginario del cineasta italoamericano.

 

Documental completo:

Ficha técnica:

Italianamerican ,  EUA, 1974.

Dirección: Martin Scorsese
Duración: 49 minutos
Guion: Lawrence D. Cohen, Mardik Martin
Fotografía: Alec Hirschfeld
Reparto: Intervenciones de Catherine Scorsese, Charles Scorsese, Martin Scorsese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.