Críticas

¿Crónica para una toma de conciencia?

Colectiv

Alexander Nanau. Rumanía, 2019.

Colectiv aficheEl incendio de la discoteca Colectiv -en Bucarest-, es el punto de partida para un detenido examen acerca de la corrupción en el sistema político rumano. El siniestro de 2015 suponía la actuación de la banda Goodbye  to Gravity,  grupo de metalcore que, tras la pretensión de incorporar  pirotecnia al espectáculo, acabó provocando un incendio que segó la vida de 60 personas y dejó como saldo 151 heridos. Los fuegos artificiales  entraron en contacto con espuma de poliuretano, material utilizado para absorber el ruido acústico. El resultado fue la catástrofe que puso de manifiesto diversa índole de negligencias; la más importante supuso la-carencia de una salida de emergencia para el público.

El documental desarrolla la denuncia bajo un acto periodístico que contagia a la población y genera una reacción del sistema político. Puja de valores que culminará dirimiéndose en el acto democrático;  voluntad ciudadana que quizá no colme las expectativas de algunos actores comprometidos en soluciones de fondo.

Aleccionador, necesario y removedor; reivindica la labor periodística como función general, más allá del medio del cual se trate: la investigación corresponde a un órgano de prensa deportiva,  algo que resulta inusual por no  guardar relación con la temática.

El tratamiento del tema concibe una cronología simple; historia a base de incidencias que alternan discursos políticos con reuniones de jerarcas, el trabajo interno de la prensa y la presencia de una víctima icónica, que oficia de símbolo para la superación de la tragedia en base al compromiso con la causa. Su retrato es figura en planos alternos que exhiben la presencia en salas de reunión, donde se discuten posibilidades  para el combate a la corrupción. La conclusión se aviene a cada punto de avance, el guion refuerza la inmoralidad del sistema; es algo enquistado que refleja un modo de ser, un estilo de vida político que se ha vuelto estructural y ajeno a la ciudadanía, por eso, lo relevante de la labor periodística como iluminador de conciencias. Lo significativo no es la movilización, ni siquiera las elecciones; el foco está puesto en la labor de la prensa, en su importancia para remover lo estancado y sacudir rigideces, a punto tal de promover algún intento de cambio.

Colectiv fotograma

Pinceladas de un episodio reciente, que permitió develar un turbio trasfondo a la manera de una madeja que va desenvolviéndose,  para sorprendernos a cada instante con nuevos datos. La gravedad de la tragedia  aumenta, cobra un mayor alcance, tanto en certezas como en posibilidades: cualquier miembro de la población puede verse afectado sin saberlo.

No obstante las virtudes expuestas, el documental adolece del ritmo propio de una cronología centrada en múltiples situaciones de diálogo y discurso informativos, que obturan la posibilidad de contenido dramático, permutándolo en tendencias hacia el dato objetivo. Es central la idea del descubrimiento de la información, como eje de una investigación que comienza siendo periodística y se continúa en el ámbito político-técnico, sin jamás dejar de resaltar la importancia de la prensa en el proceso. El resultado es la antítesis entre el interés por la información relevante y un dejo de aburrimiento transitorio provocado por ausencia de dinamismo. El filme bien podría haber sido confundido con la compilación de un periodístico televisivo;  el montaje ofrece una estructura de continuidad que nos permite por momentos tal asociación.

Colectiv escena

La idea fundamental profundiza en la posibilidad de cambio asociada a la esperanza de acciones voluntarias responsables y comprometidas, donde el acto político puede contribuir a la solución final; el desenlace nos ilustrará al respecto.

El sufrimiento es canalizado en el arte, objetivado en pinceladas que mitigan el horror de la tragedia y lo reconducen a fines altruistas;  mediadores terapéuticos que conllevan una salida constructiva para todos. Se asigna valor a la persona quemada; su lugar social es redimensionado a partir de un sentido,  se nos indica el camino de salida a los problemas político-sanitarios que afectan a la sociedad. El individualismo es señalizado, aunque no de manera tan directa, su presencia es la implicancia que posibilita todo acto de corrupción. Se articula con la idea de desinterés propia del no afectado; los esfuerzos para el cambio no suelen ser generales, la investigación, asociada a la información como posibilidad, no alcanza.

Colectiv plano

La ética en el centro del dilema como algo vinculado a decisiones personales por sobre estructuras de funcionamiento que priorizan los intereses económicos y la apatía de una población crédula, que jamás cuestiona la información oficial. Pero, ¿qué sucede cuando la prensa se desmarca dentro del sistema y apela  a otros valores? Parece ser que allí estaría la clave, el individuo que ofrece su vida al combate por una causa justa, donde lo humano es central y se diferencia de patrones de comportamiento insensibilizado, tendiente a mirar  por el propio interés. Personal del sistema de salud en conflicto con su conciencia; una vez que  capta la posibilidad de quedar por fuera de represalias, se apresta a liberarse en el despertar de cualidades humanas que todos deberíamos considerar a la hora de vivir en sociedad. En cuentagotas el guion nos va proporcionando la aparición gradual de nuevos testigos dispuestos a brindar información sustancial para la causa. Parecería que el despertar es una cuestión de animarse de a poco, la estructura no cae sin la suma de voluntades dispuestas a cambiar pautas sobreentendidas y naturalizadas.  Parecería que la transformación puede llegar a partir de un proceso de  encuentro entre voluntades dispersas, disociadas y al margen de los circuitos de poder, aunque partícipes desde una subordinación más por necesidad que por convicción.

Estos microdramas de conflictiva interna son solo mostrados desde la posibilidad de absolución por la confesión. Los testigos e informantes son contundentes, aparecen convencidos, en primeros planos, solos o compartidos, donde se manifiestan en posturas, expresiones y discursos decididos; no hay titubeo alguno, esperaban la oportunidad para la paz que el desahogo trae a la propia conciencia.

El asunto está sobre la mesa, la resolución presupone unificación de voluntades. El documental pretende combatir el desinterés sin efectismos, sin dramatizaciones;  la información objetiva cuenta, despertar conciencia  es la premisa, hacerse cargo la opción.

Ficha técnica:

Colectiv ,  Rumanía, 2019.

Dirección: Alexander Nanau
Duración: 109 minutos
Guion: Alexander Nanau, Antoaneta Opris
Producción: Coproducción Rumanía-Luxemburgo-Alemania; Alexander Nanau Production, Samsa Film. Distribuidora: HBO Documentary Films
Fotografía: Alexander Nanau
Música: Kyan Bayani
Reparto: Documental

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.