Críticas

Ahora sí que sí: hasta el infinito y más allá

Toy Story 4

Josh Cooley. EUA, 2019.

Toy Story cartelToy Story 4 ha sido galardonada con el Oscar a la Mejor Película de Animación (2020).  Y es un premio completamente merecido, pues todo el equipo ha realizado un arduo trabajo para superar el reto que se les presentaba: continuar con una saga que se creía terminada ¡y que cuenta con gran cantidad de seguidores a los que no se podía decepcionar!

En Toy Story 4, el tiempo fílmico no ha transcurrido des del final de la tercera entrega (Toy Story 3): Bonnie sigue siendo una niña. Durante el día de adaptación del colegio, construye su nuevo juguete favorito, Forky, con material de la basura. Como aún queda una semana para que empiece el colegio, la familia emprende un viaje en autocaravana. Forky y Woody se escapan para entrar en una tienda de antigüedades y salvar así a su amiga Bo Peep. Pero unos juguetes malignos de allí dentro secuestran a Forky como rehén para quedarse con la voz de Woody (y así poder pertenecer a un niño). Aunque al final consiguen volver a estar juntos los tres y llegar a tiempo a la autocaravana -antes de que volvieran a emprender la ruta-, Woody a decide abandonarles e irse con Bo Peep a empezar una nueva vida.

Aún partiendo de la misma idea que sus predecesoras (un secuestro) y contar con la misma base temática (la incertidumbre de cuando el dueño crece) y subtemas (amistad, sacrificio, nostalgia), Toy Story 4 ha conseguido innovar: Woody se marcha; y eso que es un juguete leal. Si hubiera vuelto a casa, la trama se hubiera convertido en un bucle cansino y carecería de valor y de originalidad; todos sabemos que Bonnie cuando se hiciera mayor los donaría a otro niño o les vendería en el mercadillo de su barrio. Y eso ya está visto. Lo que presenciamos esta vez es una evolución del personaje principal que le da sentido al final de la saga:

Toy Story

Si el vaquero no hubiese aprendido ni interiorizado ninguna lección o moraleja durante sus odiseas y peripecias, hubiera acabado mostrando la misma tóxica envidia hacia Forky que cuando llegó Buzz Lightyear a sus vidas (en Toy Story). En contraposición, está orgulloso y encantado de ver a Bonnie divertirse aunque no sea con él. Ha madurado. Y eso le lleva a encontrarse en una posición de mente abierta y recepción frente a lo que sus viejos y nuevos amigos -sobre todo Bo Peep- le quieren enseñar: la vida de un juguete no se limita a cuidar y a hacer feliz a su niño, sino que el mundo está lleno de aventuras.

Aparte, hay muy buen trabajo de caracterización. Los nuevos personajes son atractivos, carismáticos, diferentes, personales… ¡y viejos! Y esto es otro puntazo. Podrían haber mordido el bombón envenenado del contexto tecnológico revolucionario y desarrollado en el que nos encontramos y haber decidido que los protagonistas entraran en una tienda de aparatos electrónicos (llena de tabletas, ordenadores, móviles… y todo aquello que un niño de hoy en día tendría que dejar de lado por unos instantes para conocer las canicas, los cromos o la mímica). Pero no, han entrado en una tienda de antigüedades de segunda mano. ¡Bravo!

Toy Story fotograma

Y tres hurras también por la evolución que ha sufrido Bo Peep desde la primera entrega: representa el nuevo punto de vista de la vida; todo lo contrario al enfoque de Woody. Es libertad, independencia, aventura. ¿Nos lo tenemos que tomar como una lectura social o espiritual? ¿Y podría considerarse un homenaje a la Imperator Furiosa de Mad Max: Furia en la carretera? Recuerda bastante a ella; y las referencias enriquecen la película.

De hecho, Toy Story 4 pertenece Pixar, por lo que es evidente que hay más referencias a parte de esta: la compañera de Bonnie de la escuela -que vuelve a aparecer en la feria- es igual a Boo de Monstruos, S.A.; el juguete sobrevolando la luna nos recuerda a la famosa escena de E.T., el extraterrestre; los ventrículos son iguales a los de Pesadillas; la gasolinera es Dinoco; en la feria, la guitarra es de Coco y el gorro tiene el cohete de Pizza Planet; las gafas de buceo de la tienda de antigüedades son muy parecidas a las de Buscando a Nemo (¡por no decir las mismas!)… Y seguro que encontráis más si prestáis atención a los detalles.

Toy Story película

En relación al guion, presenciamos una narrativa nunca antes usada en la saga -y que en este artículo se mantendrá en secreto para no destripar la magia del filme- y diálogos finos. Y sobre la animación, ¡chapó!: han optado por una excelente técnica creada por la tecnología actual que provoca que las texturas y la animación fluyan y se amolden a la trama. ¡Qué placer!

La verdad es que Toy Story 4 no ha conseguido alcanzar el nivel de sus predecesoras, pero era mucho pedir. Sin embargo, de las cuatro piezas es la más divertida y con la que más se puede disfrutar de un verdadero espectáculo visual. Pero, ¿era necesaria? No es el cierre que en nuestro interior hubiéramos deseado, pero es el correcto. Es lo que tiene que pasar, cómo tiene que terminar la mejor saga de animación de Pixar (no se puede comparar con las secuelas de Cars, Buscando a Nemo, Los Increíbles…).

 

Tráiler

Ficha técnica:

Toy Story 4 ,  EUA, 2019.

Dirección: Josh Cooley
Duración: 100 minutos
Guion: Andrew Stanton, Stephany Folsom (Historia: John Lasseter, Andrew Stanton, Josh Cooley, Valerie LaPointe, Rashida Jones, Will McCormack, Martin Hynes, Stephany Folsom)
Producción: Pixar Animation Studios. Distribuida por Walt Disney Pictures
Fotografía: Animación, Jean-Claude Kalache
Música: Randy Newman
Reparto: Animación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.