Críticas

El mal habita entre nosotros

La noche de Halloween (2018)

Halloween (2018). David Gordon Green. EUA, 2018.

Cartel de la película La noche de Halloween (2018)Que hayan pasado ya cuarenta años desde el estreno de ese clásico del terror que es La noche de Halloween (Halloween, John Carpenter, 1978) es tan buena excusa como cualquier otra para estrenar una secuela directa de aquel film que consagró a John Carpenter como uno de los maestros de la serie B más rentable. Como los imitadores de Michael Myers han sido legión y la propia película de Carpenter ha tenido otras secuelas e incluso una precuela, lo que ha hecho David Gordon Green, el director de La noche de Halloween 2018, es olvidarse de todo menos de la primera película, a la que homenajea constantemente. De hecho, sigue la misma estructura narrativa que su homónima de 1978, pero cuarenta años después.

Creo que, desde el primer momento, resultó llamativo el nombre de David Gordon Green para dirigir esta secuela, ya que, hasta la fecha, dicho realizador se había movido mucho mejor en la comedia que en el terror, a juzgar por sus dos largometrajes más conocidos, Superfumados (Pineapple Express, 2008) y la magnífica Caballeros, princesas y otras bestias (Your Highness, 2011), por no hablar de su trabajo en las series De culo y cuesta abajo (Eastbound & Down, 2009-2013), Red Oaks (2014-2017) y Vice Principals (2016 2018). En casi todas, por cierto, trabajó con el cómico Danny McBride, coguionista de La noche de Halloween junto al propio Gordon Green y Jeff Fradley.

Gordon Green pasa, con esta nueva entrega de La noche de Halloween, a engrosar la ya larga lista de directores que han tenido que lidiar con el personaje de Michael Myers. Recordemos que, tras la película de Carpenter, se fueron estrenando Halloween 2: Sanguinario (Halloween II, Rick Rosenthal, 1981), con guion de Carpenter y Debra Hill, como la primera, y protagonizada por Jamie Lee Curtis y Donald Pleasance; Halloween III: El día de la bruja (Halloween III: Season of the Witch, Tommy Lee Wallace, 1982), dirigida por un colaborador habitual de Carpenter, pero en la que ni siquiera aparecía Michael Myers; Halloween 4: El regreso de Michael Myers (Halloween 4: The Return of Michael Myers, Dwight H. Little, 1988), protagonizada por Donald Pleasance, Ellie Cornell y Danielle Harris; y Halloween 5: La venganza de Michael Myers (Halloween 5: The Revenge of Michael Myers, Dominique Othenin-Girard, 1989), con los mismos actores de la anterior.

Frente a las anteriores, que son secuelas más o menos directas, tenemos otras propuestas mucho más interesantes, porque tras ellas se encuentran los directores Steve Miner, responsable de la segunda y la tercera parte de Viernes 13; Rick Rosenthal, que dirigió la primera secuela; y Rob Zombie, conocido por La casa de los 1000 cadáveres (House of 1000 Corpses, 2003) y algunos remakes de películas de terror. Los dos primeros son los responsables de la interesantísima Halloween H20: 20 años después (Halloween H20: 20 Years Later, Steve Miner, 1998) y su continuación, Halloween: Resurrection (Rick Rosenthal, 2012); y el tercero, de la precuela Halloween. El origen (Halloween, Rob Zombie, 2007), que tuvo su continuación en Halloween 2 (Halloween II, Rob Zombie, 2009). En las dos últimas, Malcolm McDowell interpretaba al doctor Loomis.

Sin duda, toda esta descendencia no está nada mal para una pequeña producción de 320.000 dólares que se ha convertido en el título más rentable de la historia del cine y que nació como un homenaje a una obra maestra del séptimo arte, Psicosis (Psycho, Alfred Hitchcock, 1960), con la que dialoga intertextualmente. Y no solo eso, sino que Michael Myers ha tenido diversos imitadores, continuadores e incluso bastardos, entre los que podríamos destacar personajes como Jason Vorhees, Freddie Krueger e incluso Chucky, protagonistas de las series Viernes 13 (Friday the 13th, Sean S. Cunningham, 1980), Pesadilla en Elm Street (A Nightmare on Elm Street, Wes Craven, 1984) o Muñeco diabólico (Child’s Play, Tom Holland, 1988).

Pero no olvidemos que lo que nos ha traído aquí es la película de Gordon Green, una secuela que se ha planteado como un remake, que reelabora muchas de las secuencias de la original y aporta, como su modelo, una interesante reflexión moral: ¿hasta qué punto la víctima, si sobrevive al verdugo, puede convertirse en un monstruo? De hecho, ¿quién es más letal en esta nueva entrega, Michael Myers (Nick Castle) o Laurie Strode (Jamie Lee Curtis)? ¿Quién persigue a quién? Y eso es lo más interesante de una película rodada siguiendo los procedimientos y técnicas empleadas por Carpenter.

Myers solo vuelve a convertirse en The Shape cuando recupera su máscara, se pone un mono de mecánico y empuña un afilado cuchillo de cocina. Laurie Strode, en cambio, ha pasado toda su vida esperando el momento en que pudiera dar caza a su mayor pesadilla, y eso vuelve a ocurrir en Haddonfield durante la noche de Halloween de 2018, cuarenta años después de su primer encuentro con Michael. En esta ocasión, Laurie no está sola, sino que la acompañan su hija, Karen (Judy Greer), y su nieta, Allyson (Andi Matichak), aunque Laurie nunca haya sido una madre o una abuela convencional. De hecho, las relaciones con su hija son muy tensas.

Tres generaciones de mujeres Strode, una familia marcada por la sombra de Michael Myers. Es el signo de los tiempos. Ya habíamos visto a una Laurie Strode fuerte, capaz de perseguir a su perseguidor, en Halloween H20: 20 años después, pero ahora es distinto, ya que Laurie no es ya la presa, sino que se ha convertido en el cazador; y, al final de la película, se invierten totalmente los papeles, y eso es algo que sabe plasmar muy bien Gordon Green en imágenes.

Son muchos los momentos antológicos de La noche de Halloween 2018, pero los mejores ya los habíamos visto en la original o en otras cintas de Carpenter: la escena de los periodistas con el doctor Sartain (Haluk Bilginer), discípulo del doctor Loomis; el patio de la cárcel, cuando el periodista (Jefferson Hall) le muestra la máscara a Michael; la secuencia de la gasolinera; el momento en que Michael se escapa del autobús; el plano secuencia que muestra los primeros asesinatos en Haddonfield… y, sobre todo, el reencuentro entre Michael y Laurie.

Uno de los grandes aciertos es no enseñar jamás el rostro de Michael, porque, en realidad, el mal no tiene rostro y cualquiera puede ser el rostro del mal. Con un poco de suerte, el Hombre del Saco ya no nos esperará hasta el próximo Halloween.

Tráiler:

Ficha técnica:

La noche de Halloween (2018) (Halloween (2018)),  EUA, 2018.

Dirección: David Gordon Green
Duración: 106 minutos
Guion: David Gordon Green, Dany McBride y Jeff Fradley
Producción: Malek Akkad, Bill Block y Jason Blum
Fotografía: Michael Simmonds
Música: Daniel A. Davies, John Carpenter y Cody Carpenter
Reparto: Jamie Lee Curtis, Judy Greer, Andi Matichak, Nick Castle, Virginia Gardner, Will Patton, Toby Huss y Mike Robbins

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.