Críticas

Entre los sueños y la realidad

Miss India

Narendra Nath. India, 2020.

Cartel de la película Miss IndiaEl Ayurveda es el ancestral sistema de medicina de la India y de Nepal. Basado en la búsqueda del equilibrio personal como fundamento para la salud, cuenta con un extenso catálogo de hierbas medicinales y de propuestas de dieta. Los médicos del Ayurveda, al menos hasta tiempos recientes, eran parte de tradiciones que se heredaban y que se aprendían a través de la práctica y el contacto entre maestros y discípulos. En Miss India se nos cuenta una historia en la cual el protagonista es una bebida basada en el té, denominada Chai, que bajo el nombre “Miss India” se convierte en la base para una aventura comercial y de emprendimiento desarrollada en los Estados Unidos por una atrevida y joven mujer india, Manasa Samyuktha (Keerthy Suresh). Aprendió Manasa de su abuelo, que era practicante del Ayurveda, el arte de la preparación de bebidas aromáticas y sanadoras, entre ellas un maravilloso Té Chai, de sabor único y milagrosas capacidades para tonificar y reconfortar a las personas.

Desafiando las tradiciones familiares de su país, en las cuales la mujer está destinada al hogar, a casarse en fastuosa ceremonia con un esposo que escogen sus familias; y donde no es normal que una mujer sea empresaria, Manasa, desde niña lo tiene muy claro. Ella está destinada a ser una mujer de negocios, contra viento y marea si es del caso. Los vientos de la resistencia son huracanados y persistentes y vienen de su madre y de su hermano, pero ella no cede en absoluto, enfocando todo lo que hace en su idea obsesiva. Eventualmente, como ocurre con tantos indios, ella emigra con sus padres y su hermano a Estados Unidos, no sin que antes muera su abuelo y que su padre se vea sometido a una enfermedad senil que le hace perder la memoria, pero no la jovialidad.

Fotograma de Miss India

Naturalmente no describiré todo lo que le sucede en Estados Unidos, tierra de costumbres muy diferentes que la protagonista va asumiendo poco a poco, siendo todos estos incidentes parte importante de la película. Con ellos ella va acrisolando su proyecto de vida, lo va configurando hasta que en momentos de iluminación tiene al fin su idea brillante: montar una empresa un poco al estilo Starbucks para vender su Chai.

Al embarcarse en semejante aventura, debe vencer todos los obstáculos: falta de capital; juegos sucios de parte de la competencia; desconocimiento del producto por parte de los consumidores; deslealtad de sus socios; desánimos e inestabilidad; estereotipos en cuanto a su nacionalidad y su género. Todo esto se presta para muchas escenas divertidas, románticas, dramáticas, que están bien contadas con una atractiva mezcla de realismo y de fantasía.

Miss India, crítica

Es en este sentido que considero que vale la pena apreciar este filme. Esta es una característica que tiende a manifestarse en el cine de la India, muy de acuerdo con ese antiguo sentir de las historias fabuladas que desde siempre han matizado la vida en ese país, donde hay dioses por todas partes, que representan la magia divina que fundamenta todo lo que pasa en la naturaleza y en la existencia humana; magia que convive con la dureza de la realidad, con las terribles posibilidades asociadas con la malicia y la tragedia, con la injusticia y el fracaso. El personaje central es una mujer moderna, empresaria, negociante dura, innovadora y brillante, dotada de un realismo que sorprende a los que la rodean y que penetra agudamente por los caminos empresariales, venciendo una a una las capas de la imposibilidad. Para ello cuenta con la magia interior, con esas profundas tradiciones, simbolizadas en el té Chai ayurvédico y reflejadas en un espíritu noble, confiado, lleno de fe y de creatividad.

Miss India

La industria misma del cine de la India es parte de estas analogías, de estas oposiciones y se me ocurre que Miss India es una figura alegórica de la conquista del mundo, de la mano de la energía potente de la India, a modo de mujer, que irrumpe en el mundo internacional del cine para arrebatar espacios a las industrias ya establecidas del cine europeo y norteamericano. Para ello, atrevidamente, ofrece sus mensajes de valores familiares, de tradiciones ancestrales, de seres que tienen sueños y que luchan por ellos. Esto irrumpe en un mundo donde abundan el cinismo, el existencialismo pesimista, la superficialidad, y un desánimo por el futuro, que se advierte en grave riesgo bajo el ataque de todos los demonios del consumismo y la modernidad, demonios que andan sin control ante la pretendida muerte de dios. ¿Habrá evolución favorable en esta incursión, que naturalmente, como ocurre con el té Miss India, depende del éxito económico, o simplemente se diluirá y se confundirán todas las cosas y las esperanzas de un nuevo espíritu, en un soso globalismo comercial? El tiempo y la interrelación entre los sueños y la realidad lo irán diciendo.

 

Trailer

Ficha técnica:

Miss India ,  India, 2020.

Dirección: Narendra Nath
Duración: 136 minutos
Guion: Narendra Nath
Producción: Mahesh S Koneru
Fotografía: Dani Sanchez-Lopez, Sujith Vaassudev
Música: S. Thaman
Reparto: Keerthy Suresh, Rajendra Prasad, Jagapathi Babu, Naresh,Nadhiya, Naveen Chandra, Sumanth Shailendra, Kamal Kamaraju, Praveen, Pujita Ponnada, Divya Sripada, Bhanu Sri Mehra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.