Libros: 

John Frankenheimer, un francotirador en Hollywood

Título: John Frankenheimer, un francotirador en Hollywood

Autor/es: Christian Aguilera

Editorial: Kane Ediciones.

Año: 2021

El escritor cinematográfico barcelonés Christian Aguilera acomete una importante tarea de doble intencionalidad al crear un sello editorial nuevo, Kane Ediciones, y llevar adelante un propósito firme. Su empeño más significativo consiste en alumbrar una colección de textos que fijen su mirada analítica en los cineastas norteamericanos que comenzaron su andadura profesional en el terreno audiovisual, trabajando para la televisión. El principal reto es abarcar, en estudios muy completos, a los directores agrupados bajo el epígrafe «la generación de la televisión». Una mezcolanza de realizadores que dieron sus primeros pasos en el pujante formato de la pequeña pantalla construyendo piezas de notable vigor dramático que les sirvieron de aprendizaje. Una formación de indudable calado, por la calidad del material rodado, cuya intensidad y dominio de la puesta en escena les granjeó un estatus de fiables contadores de historias, con un estilo que se adivinaba personal, y que les condujo a su salto al cine. Uno de ellos fue el cineasta John Michael Frankenheimer (1930 – 2002).

Christian Aguilera, de vasta producción de libros sobre cine con especial atención a cineastas y compositores de música, centra su punto de mira en la figura de Frankenheimer. Sitúa al neoyorkino en el epicentro de una potente generación de autores de la talla de Sidney Lumet, Martin Ritt, Robert Mulligan, Arthur Penn, entre otros. Firmas cualificadas que armaron filmografías no sólo de mucha trascendencia sino por que acuñaron un legado admirado por miles de aficionados que consideran la carrera de los nombres citados como representantes de una época poco menos que gloriosa.

Uno de los baluartes que respondieron a los paradigmas de alumno aventajado surgido de la academia catódica es John Frankenheimer, responsable de un puñado de fabulosos títulos que la lectura de las páginas de Aguilera confirman. El autor del libro subraya la talentosa inspiración creativa del neoyorquino y apuntala, en un inmenso trabajo de investigación, las huellas que el autor de El tren dejó en aquellos géneros que abordó e imprimió un sello de estilo y temático muy propio, con aportaciones y destellos de primerísima calidad cuya valoración no siempre ha sido completa y precisa, y si bien jamás fue menospreciado, se le encajonó en la modalidad de inspirado artesano. La lectura de John Frankenheimier: un francotirador en Hollywood corrige esa etiqueta injusta y, además, amplía cualquier aproximación a su obra anterior con un alarde de soberana magnificencia atendiendo todos los frentes en los que trabajó Frankenheimer.

El libro es un estudio autorizado escrito con prosa curtida y con un excelente esfuerzo de datos. El lector interesado en conocer la carrera artística de Frankenheimer encontrará una guía completa y exhaustiva. Tener en las manos el volumen, abrirlo y comenzar a leerlo es una inmersión total y a gran profundidad. Christian Aguilera acota los itinerarios de manera cronológica y pautado por partes que llevan su propio epígrafe que definen los períodos creativos del neoyorkino. Desde los primeros pasos como documentalista, pasando por coqueteos con la interpretación hasta definir, después de leer las teorías cinematográficas de Serguéi Eisenstein, su vocación como realizador. Fogeándose, al comienzo de su carrera, en la CBS para completar a lo largo de la década de los cincuenta más de 140 episodios de distintos programas.

Una experiencia televisiva que le reportó, aparte de un bagaje a nivel dramático y de dirección de actores, una solvencia narrativa sólida y el estímulo necesario para afrontar el reto de su deseada incursión en la filmación de historias para la gran pantalla. Una ruta que se inició con The young stranger (1957), siguió con The young savage (1961) y prosiguió en una aventura fílmica donde se manejó con rotunda habilidad en las películas de suspense, misterio e intriga. Como realizador de thrillers sacó adelante proyectos de bastante fuste y en la década de los 70 su carrera se volvió titubeante, con algunos fracasos continuados que le condujeron a un temporal exilio en Europa en el que buscó segundas oportunidades para reflotar su estima hasta recuperar sensaciones en propuestas televisivas o acertando de pleno con la que quizás fue su última obra maestra, Ronin (1998)

John Frankenheimer: un francotirador en Hollywood es una especie rara en el mercado editorial sobre libros de cine. Lo digo porque el volumen es de una magnitud exigente que abarca todas las parcelas en las que el neoyorkino ofició su profesión. La amplitud de la cobertura es pormenorizado y llega hasta al extremo de incluir un bloque dedicado al estudio y conexión de la música utilizada para sus filmes y la influencia de los compositores en los largometrajes cine/televisión rodados por Frankenheimer. Sin duda el texto de Christian Aguilera es una de las apuestas más ambiciosas sobre un cineasta que se puede encontrar en las estanterías dedicadas al cine de una librería. Muy recomendable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.