Críticas

Una comedia generacional

Inmaduros

Immaturi. Paolo Genovese. Italia, 2011.

Una película de Paolo GenoveseDespués de cosechar un gran éxito de público en Italia, Inmaduros ha llegado a España coincidiendo con el estreno, en su país de origen, de la segunda parte, Immaturi: il viaggio (2012). Desde su primer largo, Incantesimo napoletano (2002), el director romano Paolo Genovese se ha especializado en la realización de comedias, entre las que destacan Nessun messaggio in segreteria (2005), Viaggio in Italia. Una favola vera (2007), Questa notte è ancora nostra (2008) y La banda dei babbi natale (2010). Además, Genovese ha participado también en series de televisión como Nati ieri o Amiche mie. De todas maneras, esta es la primera de sus películas que llega a nuestras pantallas, donde se ha hecho un pequeño hueco como la comedia generacional, amable y nostálgica del verano.

Un grupo de amigosLa nostalgia tiene un alto rendimiento cinematográfico, e incluso hay cineastas, como José Luis Garci, que la han convertido en uno de los motores de su filmografía. La razón no es muy difícil de entender, ya que, en nuestras vidas, tendemos a convertir nuestro pasado en un refugio paradisiaco; la infancia es el único paraíso del que nunca podremos ser expulsados, como decía Jean Paul Richter. Si hay dos géneros cinematográficos que puedan dar voz a ese sentimiento de nostalgia son, sin duda, la comedia y el melodrama. Inmaduros, además, propone la idea de un reencuentro generacional, algo que, a lo largo del tiempo, hemos visto en numerosas películas, como Reencuentro (The Big Chill, Lawrence Kasdan, 1983), Los amigos de Peter (Peter’s Friends, Kenneth Branagh, 1992) o la más reciente Pequeñas mentiras sin importancia (Les petits mouchoirs, Guillaume Canet, 2010). El común denominador de todas estas propuestas es siempre una reunión de amigos –se trata, por tanto, de películas corales–, que puede estar motivada por un entierro, la enfermedad de un amigo, unas vacaciones…

Ambra Angiolini, Luca Bizzarri y Barbora BobulovaEn el caso de Inmaduros, la premisa argumental es cómica y algo absurda: un grupo de amigos del instituto ha de reunirse de nuevo para preparar el examen de Selectividad (en Italia, se llama Prueba de Madurez, “Madurità”). Esta situación, de todas maneras, solo es un pretexto para acercarnos a la vida de unos personajes que la vida ha ido empujando a distintos lugares. No deja de resultar paradójico que deban aprobar nuevamente un examen de madurez, ya que, aunque todos ellos están cerca de los cuarenta, casi todos ellos dan pruebas constantes de su inmadurez. Lorenzo (Ricky Memphis), el más centrado de todos, trabaja en una agencia inmobiliaria, pero ni se plantea abandonar la casa de sus padres; Giorgio (Raoul Bova), que es psiquiatra infantil, sufre un auténtico ataque de pánico cuando su esposa, Marta (Luisa Ranieri), con la que tenía una enorme complicidad, le anuncia que van a ser padres; Piero (Luca Bizzarri), que es un locutor de radio de éxito, simula estar casado para no llegar a un compromiso mayor con su pareja, Cinzia (Giulia Michelini); Luisa (Barbora Bobulova), madre separada, es una ejecutiva de éxito que no ha conseguido centrar su vida; y Francesca (Ambra Angiolini), que es chef en un restaurante, sigue una terapia para superar su adicción al sexo. Estos cinco personajes conforman el grupo central de amigos, al que se unen, a lo largo del metraje, un estrafalario, simpático y juerguista Virgilio (Paolo Kessisoglu) y una enigmática y distante Eleonora (Anita Caprioli), antigua novia de Giorgio.

Luisa (Barbora Bobulova) y Francesca (Ambra Angiolini)Estos son los ingredientes con los que Genovese cocina una buena comedia llena de tristeza y melancolía, ya que, cuando nos reencontramos con nuestra juventud, nos topamos de bruces con todos los sueños que teníamos y que no hemos conseguido. Quizás el metraje sea un poco excesivo y se echa en falta algún episodio descacharrante. Ahora bien, hay en la película una frase estupenda, porque plantea una de las cuestiones esenciales de nuestra vida: “A los dieciocho años nos preguntamos por el sentido de la vida, pero a los cuarenta nos importa una mierda”. Efectivamente, todas las inquietudes e ilusiones de la juventud van quedando atrás mientras nos hacemos adultos, pero los personajes de Inmaduros todavía conservan ese punto de locura, extravagancia y rebeldía que nunca deberíamos perder. Todo adulto debería conservar algo del niño que fue.

En definitiva, Inmaduros es una comedia nostálgica que nos reconcilia con nuestro pasado y, sobre todo, con nosotros mismos, ya que lanza un mensaje inequívoco: nunca es tarde para encauzar nuestras vidas, debemos aceptar nuestro pasado y solo el perdón y la reconciliación nos hará mejores.

Premios: Nominada al David de Donatello como Mejor Director (Paolo Genovese), Mejor Guion (Paolo Genovese) y Mejor Canción (Alex Britti por “Immaturi”)

Trailer:

Ficha técnica:

Inmaduros (Immaturi),  Italia, 2011.

Dirección: Paolo Genovese
Guion: Paolo Genovese
Producción: Marco Belardi
Fotografía: Fabrizio Lucci
Música: Andrea Guerra
Reparto: Raoul Bova, Barbora Bobulova, Ricky Memphis, Ambra Angiolini, Luca Bizzarri, Paolo Kessisoglu, Anita Caprioli, Giulia Michelini, Alessandro Tiberi, Daniela Virgilio, Luisa Ranieri, Giovanna Ralli, Maurizio Mattioli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *