Críticas

Modern Love

Frances Ha

Noah Baumbach. EUA, 2013.

Cartel de la película Frances Ha22 Catherine St., Chinatown, NY. Los caracteres en blanco sobre una tapa negra invaden la pantalla y la banda sonora se convierte en los rasgueos de una guitarra. Son las primeras notas de Modern Love, clásico tema de David Bowie, posiblemente recordado por algunos cinéfilos gracias a aquella icónica escena en Mala Sangre (Mauvais sang, 1986) de Léos Carax, en la cual Alex corre por la acera de una calle vacía a mitad de la noche. Igual de icónicas resultan las calles de Nueva York, esta vez en blanco y negro, recorridas a gran velocidad por Frances, mientras el espectador sigue sus pasos gracias a un travelling lateral plagado de jump cuts.

Los recursos técnicos del lenguaje cinematográfico de esta única escena son suficientes para entender parte de las pretensiones y ambiciones de la nueva propuesta de Noah Baumbach, director y guionista estadounidense, cuyos trabajos incluyen Una Historia de Brooklyn (The Squid and the Whale, 2005) en su vertiente de realizador (entre otros), y una fructífera colaboración con Wes Anderson en Fantástico Sr. Fox (Fantastic Mr. Fox, 2009) y Life Aquatic (The Life Aquatic with Steve Zissou, 2004) como escritor. Hay en Frances Ha un esfuerzo por aferrarse a un estilo, por ser fresco y contemporáneo rescatando lo más destacado de la nueva ola francesa. Es una película que aboga por la nostalgia visual, e incluso lleva a su personaje en algunos momentos específicos a la evocadora ciudad de París.

Y si ya hablábamos de Léos Carax entre las influencias, también podríamos referirnos a François Truffaut y su Jules y Jim (Jules et Jim, 1961) para encontrar un equivalente espiritual que provenga de esos años godardnianos. ¿Y por qué no? También hay en ese blanco y negro contrastado, limpio, algunas evocaciones al Woody Allen de Manhattan (1979). Entonces, ¿dónde queda la originalidad? ¿Es una película conformada por un cúmulo de vestigios? No tan rápido. Al igual que Tarantino, Baumbach toma los elementos más acentuados de una época cinematográfica destacada y los transforma para su uso en el presente. Porque, trasladando la técnica a lo narrativo, Frances Ha es una historia que habla sobre el miedo a crecer, sobre la esperanza de aferrarse al pasado.

Fotograma de Frances HaFrances (interpretada por Greta Gerwig, que también participa en el guion) es una mujer de 27 años que vive en un apartamento con su amiga Sophie y que trabaja para una compañía de danza en Nueva York. Optimista, aventurera e inocente, podría decirse que vive sumida en una adolescencia tardía, y que sus sentimientos son más puros y auténticos de lo que se puede esperar del resto de la gente. Sin embargo, esta vida carente de preocupaciones y este estilo que se niega a adquirir responsabilidades, poco a poco influye en el descenso de Frances hacia la melancolía, sobre todo después de que su amiga Sophie decida marcharse a vivir con su novio. Cabe destacar un diálogo, más o menos a mitad del metraje, en el que Frances describe lo que para ella sería una relación especial. Parafraseando su idea, dice que se trata simplemente de mirar hacia el otro lado de la habitación, y encontrar una mirada que conecte con la suya. Que sea especial. Añade que le gustaría conocer a “su” persona.

Este gesto sencillo pero de gran significado representa una realización personal que Frances no concibe por medio de una relación amorosa. Su más fervorosa valoración por la gente va ligada a la amistad, a las relaciones despreocupadas llenas de fidelidad. Sus grandes placeres se encuentran encerrados en pequeños momentos de su vida, como fumar frente a una ventana con Sophie, beber unas cervezas en un balcón, o participar en una cena con conocidos. Es cierto que hay algún reproche por parte de la sociedad que la rodea, obligándole a crecer, y esto es palpable cada vez que Frances es cuestionada acerca de su edad. Ella responde con incomodidad, pero sin perder su sonrisa característica, sin dejarse arrastrar por el común de la gente.

Frances HA. CríticaHay dos posibles reflexiones que encajan con Frances, dependiendo de la perspectiva. Su constante negativa a crecer, a pesar de situarse mucho más cerca de los treinta que de los veinte, y su incapacidad por adaptarse a un sistema podrían garantizarle una vida desfasada con grandes posibilidades de caer en el absoluto fracaso. Pero… ¿no es exactamente eso lo que, trasladado al lenguaje cinematográfico, está haciendo Baumbach? Sí, y esa es la gran hermosura de Frances Ha. Porque esta primera reflexión, a pesar de ser errónea, se debe destacar para comprender con entereza el verdadero significado de la película. Y es que, ¿quién tiene un concepto claro de lo que significa “fracaso”?

Lo especial detrás de Frances Ha radica en la capacidad del personaje (y del director) para celebrar los pequeños momentos de la vida, en desvincular el éxito de lo social. Frances podrá haber perdido su trabajo y dudado de sí misma al perder a su mejor amiga, pero poco a poco va tejiendo una ruta hacia arriba. Le importa lo que piensen los demás de ella, pero no vive para ellos. Intenta alcanzar una paz interior siendo agradable con las demás personas y brindando lo mejor de sí misma. Se niega a crecer, ¿y? ¿Es acaso un requisito para alcanzar la felicidad? Y aunque al final es posible que Frances parezca sentar cabeza, también vemos en sus ademanes y expresiones que “adaptarse” no significa “morir”. Ella es ella.

Sigue buscando a esa persona especial que por varias razones perdió. Espera el momento en el que Sophie esté del otro lado de la habitación y pueda reír con ella cuando sus miradas se crucen. Baumbach ha creado un despreocupado himno a la amistad, a la nostalgia, a la vida. Podrá haber nacido de numerosas referencias, pero la claridad de las mismas le da la suficiente personalidad para ser única. Es una película entrañable, y su mayor mérito, compartido inequívocamente junto a Greta Gerwig, es haber hecho de Frances un personaje fieramente humano, y uno del cual hay muchas cosas por aprender.

Trailer

Ficha técnica:

Frances Ha ,  EUA, 2013.

Dirección: Noah Baumbach
Guion: Noah Baumbach, Greta Gerwig
Producción: Scott Rudin Productions / RT Features / Pine District Pictures
Fotografía: Sam Levy (B&W
Reparto: Greta Gerwig, Mickey Sumner, Adam Driver, Michael Esper, Grace Gummer, Charlotte d'Amboise, Michael Zegen, Patrick Heusinger, Justine Lupe

3 opiniones en “Frances Ha”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *