Críticas

Un relato ancestral

Errementari (El herrero y el diablo)

Errementari. Paul Urkijo Alijo. España, 2017.

Cartel de la película ErrementariAños después de la primera Guerra Carlista de 1833, una pequeña aldea de Alava recibe a un misterioso enviado del gobierno que pretende investigar extraños eventos que lo dirigen a una siniestra herrería perdida en el fondo de un bosque, morada del misterioso herrero Patxi, del que se cuentan oscuras historias y se le endilgan pactos demoníacos. Una niña huérfana ingresa casualmente a la guarida, y descubre el fantástico secreto que el huraño herrero tiene atrapado en una jaula.

Posada inteligentemente en la utilización del folclore vasco, y con un lenguaje cinematográfico que va de lo clásico a lo innovador, con un corte neta e intencionadamente gótico, Errementari: El herrero y el diablo, es una cinta pletórica de tradiciones del relato ancestral, especialmente del cuento transmitido oralmente, y supone una agradable bocanada de aire puro en el universo del cine de género fantástico o de terror, algo a lo que ciertamente, ya nos tiene acostumbrados el cine español de los últimos tiempos.

El cuento mitológico recogido por el antropólogo José Miguel Barandiarán y Ayerbe en 1903 sirve para que el realizador alavés Paul Urkijo Alijo, autor de cortos exitosos como “Jugando con la muerte” y “El bosque negro”, y que ha recibido varios premios, debute en la categoría de largometraje y logre entretener con calidad. Sin que la historia decaiga en momento alguno, el cineasta le saca buen jugo a la leyenda y a los excelentes actores que eligió para el reparto, entre los que destacan Kandido Uranga, en el papel del misántropo herrero Patxi, Itziar Ituño, a la que ya vimos en La Casa de Papel, y muy especialmente Eneko Sagardoy, un joven actor que ya tiene varios trabajos en producciones vascas, pero que aquí compone al impactante y a la vez patético diablillo Sartael, encerrado en una jaula por el herrero, un personaje que llena la pantalla con cada aparición, un verdadero hallazgo interpretativo que deleita con cada frase y logra que el espectador olvide que, bajo ese denso maquillaje demoníaco, hay una persona de carne y hueso. Se lo vio anteriormente en Handia, otra interesante producción vasca de época, en la que daba vida al gigante que crecía sin parar. La niña Uma Bracaglia, en la piel de Usue, también es un acierto, y transmite con mucha naturalidad los sentimientos infantiles entre rebeldías, lágrimas y ternura, con una imagen casi de criatura silvestre.

El herrero y el diablo

A su vez, el contrapunto que se construye entre las figuras de Patxi y Sartael, lejos de alzarse como una batalla nimia y vacía de contenido, como en tantos otros exponentes del género, se presenta como si se tratara de las dos caras de Jano. Herrero y demonio son dos almas en la hoguera, bailando al borde del abismo, rogando por la salvación, atrapadas en el limbo, entre lo humano y lo divino. No por nada terminarán juntos, intentando cruzar al otro lado de la puerta del infierno, unidos no para salvarse ellos, sino a alguien que lo merecía mucho más.

El diseño de producción es uno de los componentes más atractivos de la película, que logra imponer una atmósfera agreste y a la vez gótica, aprovechándose de una puesta en escena claustrofóbica, circunscripta en buena parte del metraje al interior de la sórdida herrería y sus alrededores repletos de cercos y puertas oxidadas erizadas de puntas de metal, la espesura boscosa no menos tenebrosa, el pueblo, y especialmente las puertas del infierno, en las que el realizador, afortunadamente, no se dejó tentar por una parafernalia de efectos especiales, sino que logró contener la imagen dándole un sesgo más clásico, equilibrando la épica, la solemnidad y el dramatismo de la situación, con un toque de ironía que le imprime una bienvenida sensación de frescura y naturalidad, poco común en este tipo de propuestas.

Un dato singular es el hecho de que la producción apostó por rodar en dialecto euskalki, una variante ya extinta del euskera, y para lograrlo con veracidad contrató al investigador y lingüista Koldo Zuazo, autor del libro “Arabako Euskara”.

Fotograma de Errementari

Urkijo ya tenía el presupuesto y estaban en marcha los preparativos para rodar la película con recursos del cine independiente y artesanal, cuando recibió la propuesta del afamado Alex de la Iglesia apoyando el proyecto, lo que le sirvió para lograr una mejor distribución del film y una vidriera más predispuesta a evaluar la obra, obteniendo el premio a mejor película y mejor director en el Festival de Cine de San Sebastián. La intención era, según Urkijo, filmar “…una película gótica, oscura, con una ambientación muy barroca, recargada, con contraluces, fuego…Para mí, la estética va íntimamente unida a la sinopsis, porque la experiencia cinematográfica es un todo. Tenía muy claro que quería hacer un cuento de terror gótico…”. Y lo hizo, y muy bien.

Lejos del cine comercial, con una narrativa visceral que no rehúye de técnicas cinematográficas tradicionales, lo que más sorprende de Errementari: El herrero y el diablo es la interesante manera que Urkijo tiene de contar la historia. La leyenda, la guerra reciente y sus heridas, el pasado traumático del herrero, la sufriente existencia de la huérfana, las desopilantes triquiñuelas del demonio enjaulado, el bien y el mal, son bordados con el hilo visual de la fascinación y la inocencia de un niño ávido de cuentos, que su padre le lee cada noche al borde de la cama.

 

Tráiler:

Ficha técnica:

Errementari (El herrero y el diablo) (Errementari),  España, 2017.

Dirección: Paul Urkijo Alijo
Duración: 96 minutos
Guion: Asier Guerricaechevarría, Paul Urkijo Alijo
Fotografía: Gorka Gómez Andreu
Música: Pascal Gaigne
Reparto: Kandido Uranga, Eneko Sagardoy, Uma Bracaglia, Itziar Ituño, Ramón Agirre, Josean Bengoetxea, Urko Olazabal, Almudena Cid, Zigor Bilbao, Maite Bastos, José Ramón Argoitia, Gorka Aguinagalde, Gotzon Sánchez, Iñigo de la Iglesia, Ander Pardo, Naia Garcia, Aitor Urcelai, Ortzi Acosta, Lisa Costanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.