Críticas

Inmenso Morricone

Ennio: El Maestro

Ennio: The Maestro. Giuseppe Tornatore. Italia, 2021.

Hablar de Ennio Morricone no es sólo referirse al gran músico de las bandas sonoras que casi todos conocemos. Es también hablar de un artista imprescindible con una gran personalidad  que  Giuseppe Tornatore nos descubre en Ennio: El maestro.

Este documental es un trabajo que despierta la emoción en el presente, en nosotros, en el público que de alguna manera hemos compartido la contemporaneidad con Morricone y su obra, quien falleció en 2020 y cuyos últimos trabajos en formato largometraje y para la gran pantalla datan de 2015 con Los odiosos ocho (The Hateful Eight, Quentin Tarantino) y 2016 con La correspondencia (La corrispondenza), precisamente dirigida por Tornatore. Así que adentrarnos y conocer de esta manera que su grandeza es, de alguna manera, mayor  nos conmueve todavía más. Pero el cine siempre conlleva además la función de documento histórico que queda como testimonio para las generaciones posteriores y esa es parte indudable también del valor de Ennio: El maestro, que se convierte así en una película necesaria para el futuro, para aquellos que descubrirán a Morricone en los siglos venideros.

Estamos ante un documental de corte y estructura clásica, lineal en el tiempo, que se nutre de abundante material gracias a las entrevistas y documentos de archivo y que no necesita de nada más para cumplir su objetivo: darnos a conocer a un artista genial, inmenso y comprometido que trabajó toda su vida en pos de aquello en lo que creía.

Morricone, que empezó con reticencia en la música por insistencia de su padre, un trompetista que tocaba en fiestas y eventos para dar de comer a su familia, acabó dedicado en cuerpo y alma a la que se convirtió en la gran pasión de su vida. Teniendo como referencia el mundo académico y a su maestro Goffredo Petrassi, Morricone ocultaba que había empezado a trabajar en el cine porque lo consideraba una humillación y juraba que lo dejaría tan pronto fuera posible. Pero el tiempo fue transcurriendo, su obra creciendo y comprendió que la música que componía para el cine era también música contemporánea. No existía diferencia.

En su haber se cuentan más de 500 bandas sonoras y la colaboración con muchos de los más importantes cineastas de la historia reciente del cine. Una de las primeras y más duraderas colaboraciones fue con Sergio Leone, compañero de escuela con el que se reencontró en los platós de cine. El tándem que hicieron fue tal que Leone llegó a pedirle a Morricone que primero compusiese la banda sonora y que luego él escribiría el guion escuchándola. De hecho en Erase una vez en América (Once Upon a Time in America, Sergio Leone, 1984) las escenas fueron filmadas mientras sonaba la música de Ennio y los actores afirmaban inspirarse mejor de esta manera.

Es muy conmovedor ver como Morricone nunca renunció a sus sueños y siempre caminó haciendo lo que creyó debía hacer para seguir su carrera de músico pese a desarrollarla dentro del cine. Era un músico innovador y experimental que se inspiró en Mahler y Stravinsky y se negó a ser otra cosa. Sus compañeros contemporáneos, músicos académicos puristas, como el propio Petrassi o Boris Porena, tuvieron que rendirse a la evidencia cuando escucharon su trabajo para Eráse una vez en América. Además el diálogo que estableció con los cineastas fue siempre un diálogo de tú a tú, de artista con artista, de disciplina con disciplina, del cine con la música.

Creo que todos cuando vemos la humildad y el trabajo de alguien como Morricone que supo estar al lado de los más grandes y mantener su propio criterio y lucha para hacer su labor sólo podemos sentir un inmenso respeto y admiración.

No hay mucho más que decir de esta película, sino agradecerle a Tornatore el valioso y numeroso material que aporta gracias por un lado a la extensa y profunda entrevista que le hizo al maestro, retratando su personalidad, su espontaneidad y su humor pese a su carácter reservado; y por otro lado, con las aportaciones que realiza del material de archivo y las pequeñas entrevistas a cineastas y músicos de la talla de Quentin Tarantino, Bernardo Bertolucci, Sergio Leone, Terrence Malick, Wong Kar-Wai, Vittorio Taviani, Dario Argento, Liliana Cavani, Bruce Springsteen, Joan Baez, Pat Metheny, Hans Zimmer, John Williams y un largo etcétera.

Vuelvo a decir que esta me parece una película necesaria,  tan necesaria como las sinfonías de Morricone, que cada cierto tiempo se escuchan para sentir la  conexión que tienen con el mundo y  la parte de grandeza que le atañe.

 

Tráiler:

 

Ficha técnica:

Ennio: El Maestro (Ennio: The Maestro),  Italia, 2021.

Dirección: Giuseppe Tornatore
Duración: 156 minutos
Guion: Giuseppe Tornatore
Producción: Coproducción Italia-Bélgica-Japón; Piano b Produzioni, Gaga, Potemkino, Fu Works, Blossoms Island Pictures, Eurimages
Fotografía: Giancarlo Leggeri, Fabio Zamarion
Música: Ennio Morricone
Reparto: intervenciones de: Ennio Morricone, Quentin Tarantino, Clint Eastwood, Oliver Stone, Hans Zimmer, Terrence Malick, John Williams, Wong Kar-Wai, Barry Levinson, Dario Argento, Bernardo Bertolucci, Quincy Jones, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.