Críticas

Claudia

Sebastián de Caro. Argentina, 2019.

BAFICI 2019

Cartel de la película ClaudiaEl Bafici, como plataforma impulsora del cine independiente argentino, este año estuvo marcado por un grito colectivo de cineastas y realizadores que, además de denunciar los recortes presupuestarios que está sufriendo el cine, clamaba por una voz inclusiva, libre e igualitaria. Ante esta preocupación por el futuro del cine independiente, resulta curiosa la elección de la película inaugural: Claudia, dirigida por Sebastián De Caro, que de independiente plantea muy poco o nada.

Claudia es una mujer que trabaja como planeadora de eventos. No hay detalle que ella no anticipe, y es por esto que es la mejor en lo que hace. Su carácter meticuloso (y casi insufrible) traspasa hasta el ámbito personal, donde ella no es capaz de soportar el velorio mediocre de su padre, pues todo tiene que ser un show y un show exitoso. Cuando su compañera se enferma, ella hereda la boda del año. El único problema, la novia no quiere casarse, y, en contrapartida, recibe la amenaza de que los novios deberán dar el sí sea lo que sea. Hasta aquí, la premisa es interesante, un desafío para la protagonista que le hará tambalear su personalidad obsesiva.

Pero sobre la opulencia de la boda, en una casona de clase alta con su catering rococó de quesos importados y tarántulas, se configura un relato que conjuga una profusión de elementos narrativos con la intención fallida de mantener el interés hacia la historia y sus personajes. Porque la película misma pretende ser, también, un espectáculo. Hay monólogos explicativos sobre cartas de tarot, narraciones en voz, interrogaciones al estilo de películas de gangster, secuencias de baile de terror y hasta una gratuita mirada a cámara final. ¿De qué somos cómplices? Misterio. La conjunción de diversos géneros y estilos, como el terror o el pop, o la mezcla entre lo irreal y lo real, no es el problema, el problema surge cuando la intención queda en el mero catálogo ilustrativo que raspa la superficie de temáticas desperdiciadas.

Fotograma de Claudia

Así como los invitados de la boda que nunca sucede se terminan aburriendo, esa espera, de que pase algo que no llegar a suceder, se gesta con cada minuto. Es que la trama se articula nada más sobre una serie de situaciones inconexas, ni casuales ni causales. ¿Y qué hace Claudia para resolver su dilema? No mucho, más que emprender un juego de interrogación para descubrir algún pedazo de información crucial acerca de los novios. Sus acciones, repetitivas; su comportamiento, empalagoso.

Casi toda la película trascurre en un mismo espacio, el lugar elegido para el casamiento, y la historia se corresponde al tiempo interno del relato, lo cual juega en contra. A la hora de marcar un ritmo cómico, la dilatación parece ser una máxima. Cada escena y cada chiste se prolonga más allá de la risa, para llegar al eventual fastidio. La ansiedad que se genera por comprender las reglas del juego de esta inusual boda que no se da, se agota antes de tiempo. Como la figura de un héroe salvador que aterriza en el evento, el mago soluciona por arte de magia –literal– lo que el guion no puede y hace desaparecer a la novia. Borrón y cuenta nueva, de un velorio a una boda, y de vuelta a un velorio.

Claudia, crítica

Definamos a independiente como aquello que se aleja de lo convencional, tanto en temática como en estilo narrativo o hasta, incluso, en modo de producción y exhibición. Bajo estos parámetros, Claudia, desde los primeros minutos de película, es una propuesta ostentosa, visual y estéticamente hablando, que busca ser muchas cosas, pero sin llegar a ninguna. Quizás haber elegido Claudia para abrir el Bafici sea un reflejo de los reclamos que sucedían en paralelo afuera de la misma sala de cine.

 

Ficha técnica:

Claudia ,  Argentina, 2019.

Dirección: Sebastián de Caro
Duración: 86 minutos
Guion: Sebastián de Caro
Fotografía: Mariano Suárez
Música: Diego Cano, Juan Espinosa, Patricio Browne
Reparto: Dolores Fonzi, Laura Paredes, Julieta Castiñeyra, Julián Kartun, Paula Baldini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.