Críticas

Relato de la desubicación

An Elephant Sitting Still

Otros títulos: Da Xing Xi Di Er Zuo.

大象席地而坐. Hu Bo. China, 2018.

En nuestra época, cada vez resulta más difícil tener fe, aunque sea en la cosa más ínfima, y la frustración que de ello resulta se ha convertido en la característica de nuestras sociedades. El filme transforma unas vidas atrapadas en la rutina cotidiana en mitos individuales. Al final, cada cual deberá hacer el duelo de aquello que más aprecia.
Hu Bo

La realidad te acompaña en cada huida
Wisława Szymborska

Cartel de la película An Elephant Sitting StillEs difícil encontrar en la historia del cine un caso como el de Hu Bo (China, 1988), con una carrera tan corta, intensa, y una voz tan personal, con la que ha sido capaz de expresar de una forma unívoca, a través de una de las mejores óperas primas de 2018, An Elephant Sitting Still, la realidad que le rodea, convirtiendo su obra en una pertinente lectura desdoblada entre la desesperanza que recorre la mayor parte del filme, por ese abatimiento y ese resquicio final que alberga un pequeño hilo de esperanza. Hu Bo ha demostrado con este filme una incisiva comprensión del mundo, tan penetrante, como sobrecogedora.

Ocurrió que, tras finalizar la posproducción, el director chino se suicidó, el 12 de octubre de 2017, a los veintinueve años. Esta trágica decisión parece estar marcada por fuertes discrepancias con los productores del filme, quienes estimaban muy difícil el estreno de la película con el metraje final, de cerca de cuatro horas, y obligaban a reducirlo hasta prácticamente la mitad. Durante el mes de mayo, la película llega a las salas de cine de España, de la mano de Capricci Cine.

An Elephant Sitting Still ha cosechado selecciones en diferentes festivales de cine y, con ellas, distinciones que la encumbran como una de las más importantes obras del último año. En su estreno, en Berlinale (2018), sección Forum, por ejemplo, se alzó con el premio FIPRESCI y una mención especial a la mejor ópera prima; en el FID de Marsella consiguió el premio GNCR o fue distinguida con el premio a la mejor película china y mejor adaptación en Golden Horse 2018.

Hu Bo se licenció en Dirección Cinematográfica en 2014, en la escuela de cine de Pekín. Es autor de cortometrajes como Distant Father (2014), ganador del premio al mejor director en el Festival de Cine Chino Golden Koala, Night Runner (2014), Fleeing by Night (2014) y Man in the Well (2017), así como también de dos novelas narrativas, Huge Crack (2017) y Bullfrog (2017). El cortometraje Man in the Well, editado en 2017 y filmado en blanco y negro es, a partir de una posición más extrema, la semilla de su primer largometraje. En este corto, Hu Bo ya proponía una visión trágica, al mostrar un mundo postapocalíptico, totalmente arrasado, y en el que dos niños intentan sobrevivir. Esta visión es la que, de algún modo, ha desarrollado en An Elephant Sitting Still. Aquel cortometraje fue finalizado bajo la supervisión de Béla Tarr, y gracias a su participación en el FIRST International Film Festival. Y fue el cineasta húngaro, mentor y profesor de Hu Bo, quien le definió así: “Era un hombre impaciente, con una perpetua urgencia. Tal vez sabía que le quedaba poco tiempo… Hacía lo posible por conseguir lo que quería sin tener que esperar. No aceptaba el mundo y el mundo no lo aceptaba a él. Hemos perdido a un cineasta de gran talento, pero su película permanecerá con nosotros para siempre”.

Fotograma de An Elephant Sitting Still

Es, precisamente, su novela Huge Crack, que contiene el cuento “An Elephant Sitting Still”, que terminó adaptando en su largometraje. Al norte de China, una enorme ciudad postindustrial está sumida en una niebla perpetua que atrapa a sus habitantes. Una mañana, un simple altercado entre dos adolescentes de un instituto va a forjar el destino de cuatro individuos, víctimas del egoísmo familiar y de la violencia social. Lo único que comparten es la misma obsesión recurrente: huir hacia la ciudad de Manzhouli, donde según dicen, un elefante de circo permanece sentado durante horas, inmóvil, impasible, ajeno a los problemas del mundo.

Hay personajes con bloqueos emocionales, que entienden la violencia como único modo para solucionar un problema, y otros, inmersos en una realidad que se llena de cerraduras a su paso, y donde solo ven, en la huida, la salvación. Un recurso que no haría más que prolongar su lenta agonía, porque en este caso, son muy oportunas las palabras de la poetisa polaca Wisława Szymborska, que decía: “la realidad te acompaña en cada huida”, para entender que esos problemas que encuentran en el lugar donde viven ahora, permanecerán en la ciudad de Manzhouli.

An Elephant Sitting Still retrata la desubicación de sus personajes en la sociedad. Hay, en el fondo, una pérdida de su posición, que los priva, en consecuencia, de su identidad. Personajes olvidados en una sociedad que los aparta, convirtiéndolos en algo parecido a zombies. El filme de Hu Bo plantea una cuestión que no se debe obviar, acerca de la responsabilidad individual de cada persona. El rol que cada uno ocupa y las consecuencias que desencadenan las acciones que cada uno emprende y, de este modo, poder entender la reacción del otro, del opuesto que, por supuesto, también deberá asumir sus consecuencias según la decisión que adopte. Una infidelidad, provocará un suicidio; la irresponsabilidad de una mentira provocará la hospitalización de un alumno del instituto.

An Elephant Sitting Still - Imagen

Así, la película retrata unas veinticuatro horas de unos personajes que se cuestionan la diferencia entre ser útil y ser un inútil, «¿acaso cambia algo?», se pregunta uno de ellos. Y lo hace a través de un asombroso y depurado estilo, con el que consigue afianzar la idea de la desubicación del personaje en la sociedad. Un estilo basado en largos y complejos planos secuencia, donde prima el uso de un efecto contrario a la profundidad de campo. Los fondos difuminados realzan la presencia del individuo que se encuentra en primer término, dentro del encuadre, y el fondo, poco definido, habla de una forma muy palpable de esa desubicación.

La película propone una serie de relaciones y decisiones tomadas por los personajes, las cuales causan un efecto dominó, unas sobre otras, y hacen pensar en la conexión existente entre todos los males que aquejan a la sociedad que retrata Hu Bo. Y es que ese elefante sentado y quieto no deja de ser una metáfora acerca de la indolencia y desinterés que la mirada del director chino debía percibir a su alrededor y sobre la que, cada vez, será más complejo crear movimiento en torno a él, sacarle de esa apatía, debido a la dificultad de moverlo y a las palabras de Wisława Szymborska.

Tráiler:

Ficha técnica:

An Elephant Sitting Still  / Da Xing Xi Di Er Zuo (大象席地而坐),  China, 2018.

Dirección: Hu Bo
Duración: 234 minutos
Guion: Hu Bo
Producción: Dongchun Films
Fotografía: Fan Chao
Reparto: Yu Zhang, Yuchang Peng, Uvin Wang, Congxi Li

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.