Libros: 

The Annotated Godfather

Título: The Annotated Godfather

Autor/es: Jenny M. Jones

Editorial: Black Dog & Leventhal.

Año: 2007

El libro de Jenny M. Jones se nos presenta no tanto como una simple edición de lujo del guión de Coppola, sino que, en su largo y profundo análisis del génesis de esta obra maestra, nos permite ir más allá de la simple apariencia. El objetivo de un libro de este tipo, entonces, se acerca a la labor del historiador de literatura, si bien en este caso el producto artístico se sitúa entre las palabras que se mueven de la página al resultado final en la gran pantalla. Estalla por esta razón un sinfín de fotografías, anotaciones y detalles sobre lo que sucedió ante, durante y después del rodaje. El resultado final es una sensación de complejidad y de plenitud en lo que se refiere a labor intelectual del acto de conocer, de abrir paso a la recuperación y a la elaboración de un conjunto informativo.

Esta obra es, por las susodichas cuestiones, una pequeña joya no solo para los aficionados, por los quienes, empujados por el amor a esta película inmortal, quieren saber todo lo posible sobre ella, sino también para quienes se interesan por el arte de crear filmes y de cómo se va creando una película. Más allá del simple hecho de saber, nos encontramos ante el acto de abrir nuevas puertas que, por el hecho de dejarnos entrar en lugares de los que desconocíamos la existencia, nos permiten acceder a un grado más alto de apreciación de la multiplicidad de la labor tanto del historiador de cine como de la de quien puso en marcha la totalidad visual de la película.

La lectura de este libro (llamarlo simplemente guión expandido o aumentado no sería totalmente correcto) nos pone además ante la posibilidad de dejarnos llevar por su estructura multinivel o de ejecutar una selección previa en lo que se refiere al juego del ojo que se mueve por un camino claro en la unión de las páginas. Nos resulta posible, en otra palabras, leer cada página en su plenitud o, quizás el método más decuado, optar por dividir la lectura entre la del guión y la de los detalles, llegando a darnos después (o antes) por completo al conjunto de pequeños y largos comentarios que Jones ha esparcido en estas poco más de 250 páginas.

Se nos permite pensar, entonces, en qué tipo de libro es lo que tenemos entre nuestras manos. Más que una simple recopilación del guión, más que una colección de informaciones directas e indirectas, el resultado final es un diálogo que se pone en marcha entre el espectador y la obra en sus diferentes formas, como las que aquí vemos (y leemos), y como la de la que nos hacemos uso en el instante de su visión. Se produce así un cargo mayor de profundidad, así como de expansión de los límites de la película, hasta cubrir espacios nuevos. Una lectura no tan solo necesaria, sino fundamental en su acto de elaboración final de un ojo histórico (¿arqueológico?) capaz de dejar que salga al descubierto lo que contrariamente hubiera permanecido en las zonas de oscuridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.