Críticas

La luz y el color en el trópico

República del Color

Hector M. Valdez. República Dominicana, 2015.

Cartel de Republica del colorLas artes plásticas del Caribe constituyen una amalgama de influencias que recorren todas las aristas de la vida cotidiana. Elementos característicos como el color y la luz irradian todos los aspectos de la identidad caribeña. El sol, en su tránsito cuasi perpendicular sobre el universo dominicano, empaña, permea y domina toda una visión estética. La República del Color, de Héctor M. Valdez (2015), es un documental que examina esa influencia en la estética colorista de pintores nacionales y de grandes maestros europeos que emigraron por diversas razones a la isla de Santo Domingo.

Recorrido pictórico por las artes plásticas dominicanas, el documental es una búsqueda a través de testimonios de expertos y artistas como Chiqui Vicioso –guionista del filme-, Marianne de Tolentino, Danilo de los Santos, José Miura, Myrna Guerrera, Fernando Peña Defilló, Orlando Menicucci, Rafi Vásquez, Gustavo Luis Moré, entre otros muchos, del proceso de construcción de las artes plásticas en el país, de los influencias recibidas de los pintores europeos y de cómo en esa relación binaria se construye un sincretismo pictórico que modifica la tendencia colorista de la plástica europea, a la vez que conforma una pintura nacional -deudora y copista de los modelos europeos-, pero que se construye sobre la específica visualidad del trópico.

Imagen de Republica del ColorLa dirección de fotografía de Frankie Báez es, sin dudas, uno de los mejores trabajos fotográficos que se han hecho en la cinematografía nacional. Establecido sobre un punto de visto pictórico, la cámara se mantiene por lo general estática, para darnos una imagen muy cercana a un cuadro o una fotografía. Paisajes y ciudades se retratan con una maestría y una poética visual que se complementa y acopla con la intención comunicativa del documental, que descubre por medio de una cámara curiosa, inquieta y de intensa búsqueda estética, los entresijos que conforman la identidad de nuestro arte. La perspectiva celeste, a través de un encuadre en contrapicado con gran amplitud de foco, se utiliza para dejar al descubierto la imponente y sólida belleza de estructuras arquitectónicas icónicas y las ciudades de los diversos países visitados –Santo Domingo, España y Francia. Y una perspectiva frontal, punto de vista sereno a la altura de los ojos, para paisajes, entrevistas y recorridos museográficos. Una verdadero placer estético, que quizás solo sufre un poco, en ciertas imágenes donde la saturación del color que busca exaltar la luminosidad y el colorido natural, se siente deformado en exceso.

Fotograma de Republica del ColorLa República del Color descubre las piezas de grandes maestros nacionales que se formaron al calor de las enseñanzas de pintores europeos emigrados. José Gausach, Eugenio Fernández Granell, Ángel Botello Barros o Vela Zanneti son algunos de esos artistas, que a la par que desarrollaban sus actividades pictóricas y, en ocasiones, pedagógicas en el país, gozaron, como parte de esa migración cultural, la incorporación de la luz tropical en el espíritu agrisado y europeo de su pintura. No es casualidad que comience el documental apelando a la mítica figura de Theodore Chasseriau. Uno de los grandes pintores del romanticismo francés, nacido en la provincia de Samaná de la República Dominicana y cuyo gusto por los temas exóticos muchos críticos lo encuentran, no en esa vertiente del romanticismo, sino en el espíritu adquirido de su nacimiento tropical.

La pintura europea como punto de partida en la búsqueda de una identidad que surge de una paleta y del espectro visible de una radiación que alcanza a permear lo concreto y abstracto. La pintura caribeña, escrita a través de la gramática de la secular escuela europea, tropieza en el proceso de transculturación con la luz y el color nativo -elementos dominantes y determinantes de nuestra visualidad- encontrando en ellos su identidad. De grandes maestros dominicanos tenemos una oportunidad única de escuchar y ver testimonios, como es el caso de Celeste Woss Gil, mujer desafiante y primera en dedicarse profesionalmente a la pintura en el país. Dueña de uno de los estilos más auténticos de la plástica dominicana del siglo veinte y fundadora de la primera academia de pintura de la capital. Muchos son los testimonios e ilustrativas las imágenes que nos llevan por el devenir histórico de la pintura dominicana. De los academicistas, como Abelardo Rodríguez Urdaneta, al vanguardismo de Jaime Colson o Fernando Peña Defilló.

Foto de Hector M ValdezCon una técnica sólida y un guion impecable, la República del Color es un magnífico documento que está llamado. a su vez. a legitimar el espacio que le corresponde a la cultura y a las artes en nuestra sociedad. Una excelente pieza de un joven director, cuya trayectoria comenzaba en 2009 con su primer cortometraje El fallo, seguido del corto de ciencia ficción #729 (2011). Su opera prima, Al sur de la inocencia, lanzada el pasado año, es el primer filme que pude ver en los cines nacionales y ahora se presenta con este documental, República del Color nuevamente en colaboración con el director cinematográfico de todas sus piezas Frankie Báez, quien ha marcado la visualidad de cada una de las producciones.

Trailer:

Ficha técnica:

República del Color ,  República Dominicana, 2015.

Dirección: Hector M. Valdez
Guión: Chiqui Vicioso, José Miura y Danilo de los Santos
Producción: Ingenio Lateral y Right Cut Media
Fotografía: Frankie Báez
Música: Sergio Marte
Reparto: Chiqui Vicioso, Marianne de Tolentino, Danilo de los Santos, José Miura, Myrna Guerrera, Fernando Peña Defilló, Orlando Menicucci, Rafi Vásquez, Gustavo Luis Moré

Gretel Herrera

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios