Críticas

Plástico

Plástico. Ricardo Soto. México, 2015.

plastico-cartelEl Giff, Guanajuato International Film Festival, se ha caracterizado a lo largo de sus dieciocho años de existencia, por apoyar a los jóvenes que comienzan su carrera cinematográfica, impulsando nuevos talentos y abriéndoles una ventana para su proyección a gran escala.

Sobre todo su deseo es, cual disparador, lanzar a los estudiantes recién egresados que destacan, por sus ideas y propuestas novedosas.

Tal es el caso de Ricardo Soto, un joven director recién egresado de la Licenciatura en el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), en la Ciudad de México, quien obtuvo una mención por su ópera prima dentro de la selección oficial de largometraje mexicano de ficción, en una trama desgarradora sobre unos hermanos, Ana y Leo, que fueron separados de pequeños, con una infancia que se sospecha hostil y traumática, y un presente que se exhibe en toda su crudeza y fatalidad.

La historia no lleva una secuencia lógica o lineal, sino se construye a partir de escenas, de impresiones, de pistas sobre un pasado que se intuye pero que no se aclara del todo.

El mérito del film es su original manera de expresar sensaciones gracias a su sorprendente manejo de la iluminación, el montaje, los puntos de vista desde lugares inimaginables y la edición de sonido. La vertiginosa fuerza de las imágenes y la crudeza de las escenas, la falta de diálogo en casi toda la cinta y la música que juega un papel protagónico.

La combinación de nuevas técnicas, de las pruebas con distintas ópticas y el singular manejo de la cámara, hace de este ejercicio una vertiginosa avalancha de sacudidas que perturban de sobremanera al espectador, lo mueven, lo provocan, e incluso lo alteran hasta decir basta.

Y aunque su carrera como cineasta apenas comienza, Soto demuestra que no teme experimentar, abordar temáticas abruptas y tortuosas. No obstante, por momentos abusa de ciertos factores como el fuera de foco, que ya después de un rato cae en lo redundante y de pronto se siente como un abuso y exageración de recursos visuales.

Algunos detalles denotan la inmadurez o falta de experiencia, como la incompleta información que se ofrece al espectador. Se percibe una falta de elementos para hacer la historia más redonda y contundente. El guión se siente inacabado, los personajes también se ven inconclusos, con un perfil no muy trabajado.

Soto comenta al final de la proyección de su cinta que este trabajo fue la tesis de su carrera, por lo que lo realizó con poco presupuesto y a sus limitadas posibilidades. De las historias paralelas que presenta, se enfocó principalmente y por falta de tiempo, en la parte de la hermana, que es la que se aprecia más redonda y mejor armada. A la del hermano le falta sustento y movimiento, además de una actuación más convincente. Comenta que se volcó a la estética y sensación visual, a la edición de sonido y la música con la intención de crear atmósferas sonoras, lo que resulta crucial en la sucesión de las imágenes.

En conclusión, se puede ver que aún con sus desaciertos, Plástico, dio mucho de que hablar entre los asistentes al festival, por lo que hay que estar pendientes de los siguientes proyectos de este joven, ya que la madurez y experiencia prometen un autor que destacará en la escena del cine mexicano.

 

 

Ficha técnica:

Plástico (Plástico),  México, 2015.

Dirección: Ricardo Soto
Guión: Ricardo Soto
Producción: Ricardo Soto, Fernanda Valadez
Fotografía: Miguel Zetina
Reparto: Fernando Álvarez Rebeil, Florencia Ríos, Guillermo Larrea, Lorena Barquet, Diana Lein.

Celia Sutton

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios