Críticas

La complejidad del mundo femenino

Maternity Blues

Fabrizio Cattani. Italia, 2011.

Vincenza, ¿qué es una madre? ¿Alguien que nunca puede fallar? Instinto maternal, dices. Cuando Marco nació, mi madre me dijo: eso te vendrá naturalmente.Pensaba que todas las mujeres eran iguales, que vendría naturalmente cuando lo viera. Pero no sucedió.

Clara, interpretada por Andrea Osvárt en Maternity Blues

 

Maternity Blues - cartelLa tercera película de Fabrizio Cattani, Maternity Blues, se estrenó en el festival de Venecia en septiembre de 2011. De allí se llevó una mención especial junto con el premio Lina Mangiacapre, pero no llegó al premio mayor de Contracampo Italiano.

Maternity Blues comienza con la mirada pensativa de Clara, quien recuerda escenas de su pasado. Parte de estos flashbacks parecen extraídos de una película policial, cuando ocurre un asesinato y el acusado se escapa de las preguntas de la prensa. Pero luego, el film se aleja completamente del género, cuando Clara es trasladada a un centro de rehabilitación, un hospital psiquiátrico judicial. Allí pasará a compartir su vida con mujeres que cometieron crímenes similares.

Como un simple observador y admirador de la complejidad de la mente femenina, Cattani nos va revelando la historia de cuatro mujeres que cometieron infanticidio con sus hijos. De una forma sutil, sin caer jamás en el enjuiciamiento, las historias se van armando como rompecabezas a medida que vemos la película.

En el hospital, las pacientes tienen suficiente infierno con su propio sentimiento de culpa, su arrepentimiento y la soledad que sienten luego de haber asesinado a una parte de sí, a un hijo. El director y todo el equipo del hospital son muy agradables y competentes. Su mejor acierto es la propuesta continua de actividades, que les permite a estas  mujeres expresarse, con el objetivo de otorgarles bienestar y una posibilidad futura de reinserción  en la sociedad. Mediante sesiones de terapia individual o grupal, van surgiendo confesiones sobre infancias traumáticas, maridos golpeadores o ausentes, y en general, sobre todo lo que pudo haber contribuido a estos desenlaces tan tristes.

Maternity Blues - 1La trama nos mantiene atentos y entretenidos, porque las oscuras historias de las pacientes se van revelando, poco a poco, entre la cotidianidad de las tareas en el hospital. También se logra un clima de suspenso, porque en todo momento se nos cruza la idea que cualquiera de las mujeres puede cometer algún acto extremo, debido a su delicado estado mental.

La tensión también se balancea con escenas bellísimas. Por ejemplo, los exteriores en la playa o el bosque, donde Clara pasea, triste y pensativa, junto a sus hijos. La música complementa muy bien, aportando a una atmósfera reflexiva, destacando la pieza principal compuesta por Paolo Vivaldi, Forget and Forgive.

La película está basada en la obra de teatro From Medea, de Grazia Verasani. Cattani realizó algunos cambios y, entre ellos, la inclusión de quien sería la contraparte de Jason: Luigi, el marido de Clara. Este personaje masculino y externo a la cotidianidad de las pacientes, aporta reflexiones sobre el crimen de su esposa, desde puntos de vista muy diferentes a los del hospital.

Una posible visión de la Iglesia se ve representada en una visita que Luigi hace a un amigo sacerdote. El joven clérigo le aconseja perdonar a su esposa para poder procesar su odio y resentimiento, aunque deja entender que ella no lo merece por el terrible pecado y ofensa que ha cometido.

Maternity Blues - 2Este marido no ha sido alcohólico ni violento, ni tampoco ha herido a Clara de forma intencional, pero a causa de obligaciones laborales se ha mantenido muy distante de su familia por un largo tiempo. Pese al dolor inmenso que le provoca la pérdida de sus hijos, logra perdonar a Clara por el amor inmenso que siente hace ella. Cattani comentó en una entrevista que quiso incluir en su film a este hombre capaz de perdonar, aunque en los casos reales que él había investigado, esto se daba en muy raras ocasiones.

Pareciera ser  que al personaje de Clara se le ha hecho muy difícil sortear algunos estigmas sociales que condicionan a las mujeres. Es habitual que se espere que sepan siempre cómo ser buenas madres, gracias al mágico instinto maternal, incluso sin haber tenido buenos referentes de los cuales aprender. Aún, en nuestra sociedad, es habitual que algunos matrimonios den por entendido que la responsabilidad de cuidar a los hijos es enteramente de la madre, mientras que el padre está ocupado, trabajando. A veces es difícil, como fue el caso de Clara, romper con ese modelo, proponiendo un cambio en la familia.

Maternity Blues - 3Y con respecto a los otros personajes femeninos, este es un film que definitivamente escucha a las mujeres, que intenta indagar razones y explicar, sin juzgar. También logra de forma muy hábil representar escenas simples, pero totalmente inherentes al mundo femenino. Por ejemplo, cómo se puede llegar a molestar a una mujer si una prenda se le arruina, o qué linda y bien se siente cuando su pelo está arreglado.

Además de la excelente forma en la que se trata un tema tan duro, encuentro muy positivo que se difundan en el cine estos casos extremos de depresión postparto. Es una realidad que los cambios en los niveles hormonales durante y después el embarazo pueden afectar el estado anímico de una mujer, e infinidad de otros factores pueden contribuir a depresiones profundas. Se estima que la depresión postparto afecta a una entre diez mujeres, número considerablemente importante para que se difunda esta enfermedad mucho más de lo que se ha hecho.

Ficha técnica:

Maternity Blues ,  Italia, 2011.

Dirección: Fabrizio Cattani
Guion: Fabrizio Cattani, Grazia Verasani
Producción: Elisabetta Olmi, Andrea Osvárt
Fotografía: Francesco Carini
Música: Paolo Vivaldi
Reparto: Andrea Osvárt, Monica Barladeanu, Chiara Martegiani, Marina Pennafina, Daniele Pecci

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *