Críticas

Otro monstruo de la Guerra Civil Española

Insensibles

Juan Carlos Medina. España / Francia / Portugal, 2012.

Cartel de la película InsensiblesInsensibles (2003) figura entre las películas con monstruos que se han hecho sobre la Guerra Civil Española, que comprenden filmes tan diferentes como El espíritu de la colmena (1973) y El laberinto del fauno (2006). De eso se deriva el interés que puede despertar la ópera prima de Juan Carlos Medina, a pesar de la distancia que la separa de la sutileza de las atmósferas del filme de Víctor Erice y del paganismo que Guillermo del Toro contrapone al catolicismo, pilar fundamental de la identidad de la España de Franco, respectivamente.

El personaje principal de Insensibles, Benigno, puede llegar a convertirse en el monstruo Berkano debido a una incapacidad de experimentar dolor que padecen de nacimiento tanto él como otros niños de un pueblo de Cataluña. Atribuida inicialmente al demonio y científicamente diagnosticada después, esa condición pone de manifiesto otro tipo de insensibilidad: la que lleva a encerrarlos en celdas individuales en un sanatorio, con camisa de fuerza, y en el caso de Benigno, mordaza, además. De esa manera tratan de evitar que se hagan daño a sí mismos y puedan causárselo a otros niños.

Insensibles, la películaEso se conjuga con el tema de la memoria, a través del personaje de David, un médico que en la actualidad es confrontado con el pasado de su familia y del país que sus padres le han ocultado. Ocurre a partir del momento en que se ve en la necesidad de recurrir a ellos con el fin de pedirles que le donen médula ósea para un tratamiento de cáncer.

Cómo una persona puede llegar a convertirse en monstruo es una pregunta crucial en países que han tenido regímenes como el de Francisco Franco, o las dictaduras de América Latina, y ha vuelto a ser planteada por la actual “guerra contra el terrorismo”. El acierto del filme de Medina, además de recordar que en la España franquista se torturaba a los presos políticos, es que, al vincular la tortura con la misteriosa enfermedad de la insensibilidad, así como una ciencia insensible, parte del reconocimiento de que siempre habrá algo que resulta muy difícil, si no imposible, de comprender en el entorno cruel y siniestro de esa práctica, más allá de cualquier justificación que algún cínico utilitarista pueda encontrarle.

Fotograma de Insensibles

Los experimentos del doctor Holzmann para tratar de enseñarles a los niños lo que es el dolor, con métodos como hacer que le extirpen un riñón enfermo a un perrito, subrayan irónicamente las limitaciones de la razón. Ella se manifiesta tan poco lúcida y sensible en esa tarea “humanitaria” como en la decisión de recluir de por vida en aislamiento a los enfermos.

El problema es que el filme no logra superar ese punto de partida. En vez de profundizar en el proceso de formación del personaje de Berkano, al misterio de la enfermedad sólo se añade el lugar común de los sufrimientos de la infancia que engendran a los psicópatas del cine por simple relación causa-efecto, con la intervención como catalizadores de otros monstruos típicos de las películas: los nazis. insensibles3Peor aún es que la confrontación del médico con su pasado termina siendo análoga a la tarea para la cual se emplea al torturador con bisturí, tal como la describe un personaje: “El comunismo es un cáncer que debe ser extirpado del cuerpo de la nación”. Debido a la falta de explicaciones políticas, el franquismo del filme termina siendo como otro tumor maligno de la historia, contra el cual sólo podría recurrirse a esa o alguna otra forma de cirugía. Insensibles, en resumen, agota sus posibilidades en lo superficial de la historia de un monstruo víctima con destellos de la que fue su humanidad.

Tráiler:

Ficha técnica:

Insensibles ,  España / Francia / Portugal, 2012.

Dirección: Juan Carlos Medina
Guion: Juan Carlos Medina, Luiso Berdejo
Producción: Adolfo Blanco, Francois Cognard, M. A. Faura, Antoine Simkine
Fotografía: Alejandro Martínez
Música: Johan Söderqvist
Reparto: Alex Brendemuhl, Tómas Lemarquis, Ilias Stothart, Mot Harris Dunlop Stothart, Derek de Lint, Ramón Fonteserè, Bruna Montoto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *