Cinerama

Festivales: 

Guanajuato International Film Festival 2015: Más cine, por favor

GiffDel 17 al 26 de julio se llevó a cabo el 18º Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF), en San Miguel de Allende y Guanajuato capital. El animado acontecimiento se celebró en medio del movimiento y vida de estas bellas ciudades. Sus coloridas calles y callejones empedrados se vistieron de alfombras rojas, de expectación, música y por supuesto, mucho cine.

Al ofrecer un verdadero crisol de momentos culturales y creativos, el GIFF se coloca ya como uno de los festivales de cine más importantes de México. Por lo que los asistentes se mantuvieron entretenidos con eventos, homenajes, conciertos, conferencias, en fin, con un sinnúmero de actividades que hacen de este encuentro, uno cada vez más completo. Los recintos, escalinatas, teatros, plazas e incluso, los panteones, son tomados por el festival como sedes para la proyección gratuita de películas, que difícilmente podrán ser apreciadas en alguna otra ocasión.

Cada año el GIFF elige un tema central y este año fue la denominada, “Mexicomorfosis”. Con el fin de unirse al homenaje por los cien años de vida de la trascendental novela de Franz Kafka, Metamorfosis, se abordó éste como el tópico distintivo de festival, y a partir de él se creó, en llamativos colores amarillo y negro, todo el arte y el atractivo diseño del mismo. La intención de dicha sección es la comprensión de obras que planteen la transformación hacia lo positivo, que propicien un cambio desde el cine, para evitar la conformidad e inmovilidad. Dando así voz a los jóvenes para que expresen lo que sienten y lo que desean que sea escuchado por el mundo.

Dentro de este grupo vimos cintas como Llévate mis amores (2014), de Arturo González Villaseñor, que habla de unas valientes y generosas mujeres que preparan y lanzan comida a los migrantes que viajan en el tren conocido como la Bestia, con la idea de llegar a los Estados Unidos. También se presentó la coproducción de Estados Unidos y México, Tierra de cárteles (2015), del director Mathew Heineman, la cual se asoma a la cruenta situación que se vive en el interior de los cárteles mexicanos de droga.

Por otro lado, dentro del homenaje, se preparó la interesante muestra Kafka en el Cine, con films que hacen referencia o tienen algo que ver con la vida u obra del escritor, entre las que se encontraron En el castillo (1997), de Michael Hanenke , Kafka (1991), de Steven Soderbergh y algunas más.

Giff-3Las galas que tuvimos oportunidad de disfrutar en esta ocasión fueron, para la apertura, Love & Mercy, de Bill Pohlad, la cual logró conmover al público, al ser una historia verídica e intrigante, en un film muy bien contado, protagonizada estupendamente por John Cusack, en el papel de un hombre con inestabilidad emocional, dominado por completo por un ventajoso psiquiatra y tutor. Otra más fue Black Dog, Red Dog, un creativo ejercicio en el que James Franco y un grupo de realizadores decidieron adaptar, en diez cortometrajes unidos en un largometraje, la poesía y vida del escritor norteamericano Stephen Dobyns. Y la tercera gala se trata del film Life, del director Anton Corbijn, una coproducción de Estados Unidos, Canadá, Alemania, Reino Unido y Australia, que relata la amistad de Dennis Stock, el fotógrafo de la revista Magnum, con el actor James Dean.

Este año el país invitado de honor fue Turquía, que acompañó el evento con su bella música y con cintas clásicas del cine turco, entre las que se encuentran La novia (1973), de Ömer Lüfti Akad, y Verano árido (1963), de Metín Erksan. Asimismo se seleccionó una muestra de Miradas del Imperio Otomano, que comprende cortos y largos de varios países, relatando su visión de la situación turca en tiempos del Imperio.

Muchas y variadas son las secciones que conformaron el GIFF, en su tradicional esquema, además de las mencionadas. Tenemos por ejemplo, las oficiales en competencia, como Largometraje Internacional y Mexicano, Documental Internacional y Mexicano, Cortos de Ficción, Cortos Documentales, Experimentales y de Animación. También cuenta con muestras especiales, como Niños en Acción, con cintas aptas para menores; otra es Mujeres en el Cine y la Televisión, que presenta trabajos de directoras destacadas, como la película alemana ¾ (2014), dirigida por Maike Mia Höne, una de tantas mujeres que tienen mucho que expresar y quien ofrece su mirada femenina, de una forma muy honesta y sin disimulos. Trata sobre una pareja de mediana edad que debate sobre la decisión de tener un hijo, él ya tiene uno de su primer matrimonio y ya no desea otro más. Plantea una situación en la que los puntos de vista entre los distintos sexos son diametralmente opuestos, aunque cada lado tiene un argumento válido. Lo realmente atrayente del relato es su cotidianeidad, su verismo y su actualidad. Aborda una problemática vigente, la resolución de traer hijos a un mundo, algunas veces hostil y complicada. Y mientras el reloj biológico de la mujer avanza, y su naturaleza maternal la llama, su pareja no está convencido por su situación económica y laboral, de quererlo. Es una historia dramática y sentimental, y a la vez disfrutable y certera, en la que se empodera a las mujeres y demuestra una vez más su coraje y su valor.

Otra de las secciones es la de Oscar Night, con algunos cortos o documentales nominados a dichos premios, como La sal de la tierra (The Salt of the Earth, 2014), el extraordinario documental de Wim Wanders, sobre la vida del talentoso fotógrafo pero, en especial, el gran ser humano Sebastião Salgado; Locuras de media noche, en la cual se exhiben túneles y galerías a altas horas; Cine Gay, Erótico y Underground; o la popular Cine entre Muertos, con películas de terror proyectadas a media noche en el panteón.

GiffParalelamente, se aprovecha la oportunidad para otorgar reconocimientos a personajes que, por su trayectoria, han destacado en el ámbito cinematográfico mexicano. Este año fueron tres los homenajeados. En primer lugar, en una emotiva ceremonia inaugural, al consagrado actor mexicano Eric del Castillo por su trayectoria actoral con más de sesenta años de carrera artística, que cuenta con trescientas producciones. Los otros homenajes fueron para Guadalupe Ferrer, Directora General de Actividades Cinematográficas de la UNAM, y para la distinguida actriz, Jaqueline Andere, que recibe un reconocimiento a su destacado recorrido en el plano cinematográfico y televisivo de México.

Por su parte, el Rally Universitario es uno de los principales y más gustados eventos del GIFF. Se trata de un ejercicio de realización cinematográfica, en el que nueve equipos de jóvenes estudiantes de cine de las distintas Universidades del país participan en la competencia de crear un cortometraje de seis minutos de duración, en tan solo 48 horas. Al finalizar ese lapso, los cortos son proyectados y premiados la noche de la clausura. Este año, Turquía, como país invitado, también inscribió a su equipo representante.

En compañía de la soledad

Un tema recurrente en las películas del festival fue la mirada de los jóvenes, su problemática al enfrentarse al mundo, su sentido de soledad ante lo adverso, mientras las figuras de los padres se aprecian deslavadas. Vemos que el reto de la nueva generación es florecer, salir adelante a pesar de sus complicadas circunstancias y a pesar, incluso, de sus mismos padres, que en muchas ocasiones son un obstáculo, en lugar de un apoyo.

Sobre este fondo se aboca Canciones que mis hermanos me enseñaron (Songs My Brothers Taught Me, EUA, 2015), de Chloé Zhao. Un film que muestra la dura situación de vida de un adolescente Lakota, que intenta cambiar su destino y salir de la reserva comunitaria en la que se siente aprisionado, con la intención de buscar un futuro mejor, ya que sus padres no le ofrecen estabilidad ni apoyo, mucho menos seguridad. Con un padre, que murió en un incendio, que además tenía muchas esposas e hijos, y una madre que en profunda depresión abusa del alcohol, su único deseo es escapar. Sin embargo, para este joven no resulta tan sencillo romper con la tradición y los lazos que lo atan a su comunidad y su familia, sobre todo a su hermana pequeña, a la que no desea abandonar.

El escenario en el que se desarrolla la historia es árido y desgarrador, Chloé logra, con tenacidad, exponer la crudeza y la falta de posibilidades que las generaciones de jóvenes experimentan en comunidades tan cerradas, con mucho tiempo libre, con insuficiente acceso a la educación. Además, con fuertes tentaciones de caer en adicciones al alcohol o las drogas. Sin embargo, aún hay quienes se aferran a sus tradiciones, y así en la historia se representan ambos lados de la moneda, las ventajas y desventajas, de una forma realista, franca y sin rodeos, lo que como espectador se agradece y se aprecia.

En este tenor se encuentra Príncipe (Prins, Países Bajos, 2015), del director Sam de Jong. Cinta que describe la dificultad de los jóvenes por integrarse y pertenecer a los grupos o pandillas de su entorno. Un adolescente se ve en la necesidad de probar su fuerza y su valor para conquistar a la chica de quien está enamorado. Mientras su padre no es una imagen que le sirva de ejemplo, porque vive en la calle completamente drogado; y su madre, por su parte, se siente sola, por lo que está en constante búsqueda de una pareja por Internet. Así que el protagonista se tiene que valer por sí mismo y descubrir a golpes realmente quién es.

Giff-2Este film se percibe fresco y juvenil, colmado de música y movimiento. La propuesta visual que logra De Jong es original y propositiva, ya que los encuadres utilizados son armónicos y bien compuestos, con una simetría muy atractiva al ojo. Opta por cortes rápidos de un plano medio a otro, sin hacer muchos movimientos de cámara o paneos. Sin duda deja un sello personal en cuanto a la estética, que denota su trayectoria como director de videoclips y comerciales. Y aunque el guion es sencillo, el producto final esta bien logrado -salvo algunos detalles de continuidad. Los actores, por su parte, siendo muy jóvenes y muchos de ellos sin experiencia, interpretan sin dificultad a sus personajes, porque son chicos ordinarios, como ellos, con sus mismas inquietudes, problemáticas y necesidades.

Otra más sobre la soledad, esta vez incluso de los niños, es la cinta jordana Theeb (2014), que relata la historia de un pequeño que pertenece a la última tribu de beduinos y que decide acompañar a su hermano, sin que éste lo sepa, como guía de un oficial británico, a través del peligroso desierto. A su corta edad se enfrenta a situaciones fuertes y desgarradoras, y experimenta en carne propia la soledad y el miedo ante el mundo violento y cruel de los adultos.

La cinta está cargada de una fotografía sublime, que abrasa, con la luz del desierto, la vista y nos deja sin aliento. Llevar a la pantalla una historia atemporal, concebida desde el punto de vista de un niño, con sus temores, anhelos y batallas. La emoción y la angustia dominan cada minuto del film, en el que nos debatimos entre la belleza del árido paisaje, las hermosas pero abrumadoras imágenes y la conmoción y ansiedad por el incierto destino del pequeño protagonista.

Asimismo, Mustang: Belleza salvaje (Mustang, Turquía, Francia, Alemania, 2015), de la directora Deníz Gamze Ergüven, trata de cinco hermanas, que al crecer perciben que los juegos ya han terminado para ellas, porque en la sociedad turca no es bien visto para su edad seguir jugando. Así que deben permanecer dentro de su casa, la que viven como su cárcel, en espera de un matrimonio que sea conveniente.

La sala de cine se convierte en una prisión, se nos trasmite el ahogo, la falta de aire que experimentan los personajes. Y al salir es como si nos emergiéramos de otro mundo, de otra realidad que nos tenía atrapados. Es tan viva dicha sensación que amerita experimentarla.

En el film Viaje (Costa Rica, 2015), de Paz Fábrega, podemos apreciar la dificultad de relacionarse de los jóvenes de estos tiempos. Nos enseña cómo la rapidez de la vida no permite, casi nunca, hacer un freno y disfrutar de una aventura y de la naturaleza, como lo hacen, en una especial circunstancia, los protagonistas de este film. El manejo de la fotografía en blanco y negro imprime un toque artístico y sensual a la película, y la sutileza de las imágenes logra transmitir la sensibilidad de su realizadora.

Giff_4 Festival de cinePor otro lado, dentro de los programas de cortos también observamos la confusa situación de los adolescentes, en la agotadora labor de encontrarse a sí mismos, como en el film Sangre bajo la piel (Blood Below the Skin, EUA, 2015), de Jennifer Reeder, en el que se refleja claramente el conflicto de tres jóvenes de diferentes estratos sociales, con las mismas inquietudes de descubrirse a sí mismas, a pesar de la presión social o escolar y la falta de comunicación y entendimiento con sus madres.

Asimismo el cortometraje Arte (Art, Rumania, 2014), dirigido por Adrian Sitaru, aborda la delgada línea entre lo que es arte y lo que son los abusos cometidos en su nombre. Presenta cómo unos realizadores intentan persuadir a una madre y a su pequeña adolescente de aparecer en una película en escenas no apropiadas para su edad, afirmando que es un trabajo puramente artístico y que será muy provechoso para la carrera de la niña.

La soledad y la costumbre a ella se aprecia de forma muy divertida en el corto De Smet (Bélgica, Países Bajos, 2014), de Wim Geudens y Thomas Baerten, que muestra, de manera original y simpática, la rutinaria vida de tres hermanos solterones, que han creado todo un sistema funcional de labores, en el que cada uno desempeña su rol a la perfección, sin embargo este régimen se tambalea cuando se muda una atractiva vecina a la casa de enfrente. Los toques de humor negro son geniales y el diseño de arte, locaciones y vestuarios, un verdadero gozo.

Después de un festín de películas, concluye un evento que con el paso de los años ha crecido y perfeccionado, tanto en organización como en contenido. Por lo pronto, nos queda solo esperar que la próxima edición del GIFF siga superando a las anteriores. Mientras tanto, a seguir disfrutando de la magia del séptimo arte, y como el lema del festival lo dice: “Más cine, por favor”.

 

Celia Sutton

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios