Críticas

En un barrio de Elche…

Espíritu sagrado

Chema García Ibarra. España/Francia/Turquía, 2021.

Cartel de la película Espíritu sagradoChema García Ibarra es un cineasta ilicitano curtido en el mundo del cortometraje, donde ha obtenido los más importantes galardones (Berlín, Sundance, Cannes…), que acaba de dar el salto al largo de ficción con Espíritu sagrado, título reconocido como uno de los mejores estrenos españoles de 2021, por encima de cintas mucho más conocidas. En realidad, Espíritu sagrado no es más que la traslación al largometraje del mundo original, extraño y cotidiano que estaba presente en cortos como El ataque de los robots de Nebulosa 5 (2008), Protopartículas (2009), Misterio (2013), La disco resplandece (2016) y Leyenda Dorada (2019), esta última codirigida con Ion de Sosa, su director de fotografía habitual.

A caballo entre lo castizo y la ciencia-ficción, el surrealismo costumbrista de Chema García Ibarra recuerda, en algunos momentos, a Buñuel, y, en otros, a Álex de la Iglesia. En un escenario perfectamente reconocible, el barrio de Carrús, en Elche, donde mucha gente sobrevive realizando pequeñas tareas de aparado de calzado, la película bascula entre dos líneas argumentales que se entrecruzan: por un lado, Vanesa (Llum Arques), una niña del barrio, ha desaparecido; por otro, un extraño grupo de inadaptados se reúne en una inmobiliaria, son los miembros de la asociación OVNI Levante. El punto de contacto entre las dos historias es José Manuel (Nacho Fernández), que regenta un bar decorado con motivos egipcios, lee la revista Más allá de la ciencia, es tío de la niña desaparecida y pertenece a la mencionada asociación.

Espíritu sagrado, fotograma

Una de las particularidades del estilo de Chema García Ibarra es que no trabaja con actores profesionales, sino con gente corriente a la que tan solo le da unas pautas generales, pero que no se aprende literalmente las líneas de diálogo, lo que lleva a expresiones muy vivas, muy de la calle, en ocasiones inesperadas. Leonor Díaz, la directora de arte, ha conseguido que todo el barrio (los bares, los locales, las viviendas…) tenga una estética kitsch que recuerda al primer cine de Almodóvar. De hecho, da la sensación de que los personajes de Almodóvar han ido a pasearse por un bazar multiprecio y han salido a la calle con los más llamativos estampados. Contribuye a esa sensación haber rodado la cinta en formato 16 milímetros, al que ya nos tiene acostumbrados el tándem García Ibarra/De Sosa.

Espíritu sagrado, fotograma

Entre el thriller, el true crime y el más rancio costumbrismo (no se pierdan a la cotilla del barrio, siempre anunciando nefastos augurios, o a la madre del protagonista, una vidente que padece alzhéimer), Carrús se convierte en una caja de resonancias esotéricas, con reuniones de sectas de base cristiana e inquietantes avistadores de ovnis. Lo que hace García Ibarra es una suerte de costumbrismo‑ficción, de sincretismo postindustrial. En un barrio popular como este, se pone de manifiesto la omnipresencia de la televisión, siempre encendida en las casas y en los bares. De hecho, García Ibarra utiliza lo que vemos y oímos en ella de una forma narrativa, lo que le lleva a crear materiales específicos como los noticiarios locales o los más extravagantes documentales. También el uso de la música está perfectamente estudiado, con la elección de algunos temas que serán reconocibles inmediatamente por el público.

Espíritu sagrado tiene uno de los mejores finales que se han visto en mucho tiempo, perfectamente cerrado, en el que recoge muchos de los elementos que el guion había ido diseminando a lo largo del metraje. Además, ese final deja al espectador en una situación bastante comprometida, ya que, si bien durante toda la película no ha sabido distinguir bien el tono en el que estaba hecho el film (entre la comedia y el drama), el cierre es absolutamente inesperado y desolador. No en vano, el propio García Ibarra, en una entrevista con Fernando Bernal, afirmaba que le “gusta provocar la incomodidad, que el espectador se ría y luego reciba información y se cuestione si debía haberse reído”.

Premios: Festival de Mar del Plata: Premio Especial del Jurado-Mención Especial; Premios Feroz: Feroz Arrebato de ficción (Premio Especial); Fotogramas de Plata: Mejor Película Española.

Tráiler:

Ficha técnica:

Espíritu sagrado ,  España/Francia/Turquía, 2021.

Dirección: Chema García Ibarra
Duración: 97 minutos
Guion: Chema García Ibarra
Producción: Leire Apellaniz, Miguel Molina, Marina Perales Marhuenda, Xavier Rocher
Fotografía: Ion de Sosa
Reparto: Nacho Fernández, Llum Arques, Rocío Ibáñez, Joana Valverde, Ainara Paredes, Gorka Tszyu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.