Cinerama

Entrevistas: 

Entrevista a Mayra Bottero, directora del documental La lluvia es también no verte

Mayra BotteroLa directora argentina Mayra Noelia Bottero (1986) es egresada en la carrera de Diseño de Imagen y Sonido, de la Universidad de Buenos Aires (UBA) e integra la Asociación de Directores y Productores de Cine Documental Independiente de Argentina (ADN).

Desde el 2007 ha trabajado en comerciales, contenidos audiovisuales, cortos y largometrajes en el área de Producción. Es productora de los documentales El mito de Ausili, de Martín Benchimol y Pablo Aparo, y Extramuros, de Liv Zaretzky.

La lluvia es también no verte es su primer largometraje documental como directora.

En diálogo con EL ESPECTADOR IMAGINARIO, nos contó acerca de su película y sus próximos trabajos.

Marcela Barbaro (MB):   ¿Cómo fue el proceso de producción del documental?

Mayra Bottero (MBtt): Hacía mucho que quería llevarlo a cabo, lo empecé y lo abandoné varias veces. Hace dos años decidí que era ahora o ya no era. Por suerte se fueron sumando hermosas personas, las productoras Florencia Franco y Gabriela Cueto; Liv Zaretzky, la asistente de dirección; y Fernando Lorenzale, en la dirección de Fotografía. Con ellos cuatro decidimos que la película se terminaría como fuera posible. Luego se fueron sumando Franco Rimoldi y su equipo para el sonido directo, Carlos Herrera, y en la dirección de Sonido, Manuel de Andrés con todo su equipo. El montaje lo realizó Valeria Racioppi y con ella recorrimos un camino maravilloso, muy difícil. Y también los músicos Rocío Bottero, Loreta Neira Ocampo y Jo Goyeneche; y Martín Lehmann en el diseño. Los nombro, porque todos ellos aceptaron participar de la película sin saber si iban a poder ser retribuidos por su trabajo. Lo hicieron por convicción, y eso durante el proceso fue muy emocionante para mí. Me enseñaron mucho. El documental fue financiado con aportes personales, el crowdfunding Ideame y el subsidio de Vía Digital del INCAA.

MB: ¿Por qué elegiste “La lluvia es también no verte” como título?

MBtt: El nombre le pertenecía a un proyecto anterior, que se haría con puro material de archivo. La lluvia era esa lluvia electrónica, propia de los tapes de VHS y sus accidentes electrónicos. Después ya estábamos muy encariñados e identificados con ese nombre. Pero pasó algo increíble, apenas conocimos a una de las mamás (de las víctimas de Cromañón), Alicia García, ella nos cuenta un recuerdo muy sentido que tiene de la noche del 30 y que consiste en la postal de la Plaza Once mojada, como si hubiese llovido. Atravesó la plaza desesperada, buscando a su hija y lo que recuerda es el piso mojado. Dijo que era una imagen muy extraña, porque esa noche no había llovido. Ese es uno de los relatos que abre la película.

MB: A lo largo del documental el recurso de la voz en off apela a un tono poético y a preguntas existenciales. ¿Cuál fue la decisión de utilizar esos recursos?

MBtt: Bueno, así como lo decís, siento que percibiste el recurso un tanto cursi, ¿no? Desde mí, puedo decirte que fue mi manera de “hacerme cargo” de las palabras, las imágenes y los sonidos de la película. Ser la enunciación, de forma literal. Pero ojalá el público no lo sienta como una manera de imponerle la mirada sobre Cromañón. Buscaba abrir preguntas, buscaba susurrar a los demás lo que yo veía. Digo “susurrar”, como se dice un texto preciado en la intimidad, con absoluta sinceridad, con la verdad que te constituye. No sé si logro que entiendas lo que quiero decir…

MB: Claro que sí, y no lo percibí como cursi, todo lo contrario. Fue un buen recurso.  

Ahora, si bien el documental se centra en los últimos diez años de la tragedia de Cromañón, hacia el final hay un giro distinto que relacionará el tema con otros sucesos históricos que marcaron nuestra historia. ¿Qué motivó esa apertura narrativa?

la-lluvia-es-1MBtt: El motivo es el eje de la película, dejar en claro que lo que pasó en Cromañón surge de una lógica de corrupción que se repite y evidencia en cada “tragedia”. Esa lógica es la utilización de los recursos del Estado para contemplar las necesidades de un poder económico aliado al poder político, estos últimos ejerciendo negligencias que traen muerte. En estos casos siempre están involucrados los funcionarios policiales o de seguridad. Al final de la película hay un “calendario de tragedias”. Fue increíble, me puse a buscar las fechas de las tragedias que recordaba y había una cada mes. Eso quiere decir que todos nosotros tenemos algún muerto por corrupción, motivo suficiente para replantearnos la democracia.

MB: Hay solidaridad en la tragedia, en las muertes compartidas, en las pérdidas de gente joven. Después de tantos hechos nefastos, ¿crees que la sociedad argentina haya resignificado la importancia sobre la memoria?

MBtt: Creo que hay un trabajo constante, una lucha sin descanso que han sembrado las agrupaciones de derechos humanos, los actores culturales (y con ellos también las familias de las víctimas y los sobrevivientes de Cromañón), por no resignarse al olvido. La muerte nos pesa, aunque pretendamos olvidarla, nos pesa y se nos nota. La muerte se hereda; si no se construye memoria, la muerte se hereda. Eso es lo primero que entiende la víctima después de un hecho aberrante como Cromañón, y por eso merecen ser escuchados, para no seguir perpetuando muerte.

MB: Para finalizar, ¿Estás trabajando sobre algún otro proyecto?

MBtt: Sí, estoy en plena  producción de dos documentales más. Uno se llama Extramuros, lo dirige Liv Zaretzky y es sobre el escritor Miguel Angel Molfino, su literature y la conexión de su universe fantastic y los años de clandestinidad como militante. El otro es la segunda película de Martín Benchimol y Pablo Aparo. Ellos filmaron La gente del río y ahora vuelven a explorar algunas pequeñas localidades del interior de la provincia de Buenos Aires, pero esta vez para explorar los mitos y tabúes que nos constituyen. Es un documental de humor divertido y profundo. Mi próxima película como directora, espero que sea una ficción, de la cual estoy terminando el guion.

Marcela Barbaro

Profesora de AULA CRÍTICA, Escuela de Crítica Cinematográfica

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios