Críticas

Última oportunidad

El artista anónimo

Otros títulos: One Last Deal .

Tuntematon mestari aka . Klaus Härö. Finlandia , 2018.

El artista anónimoEl director finlandés Klaus Härö dirige El artista anónimo, una historia que se desenvuelve de lleno dentro del mundo del arte, del modo íntimo y humano comúnmente acostumbrado en su cine.

Y es que Härö nos introduce de forma continua, en la vida y conflictos de sus bien construidos personajes, a través de un acercamiento no solo sensible, sino comprensivo. Intentando a su vez, dejar en el espectador algún tipo de mensaje profundo o una importante lección de vida. Por algo es ya conocido como un director entrañablemente humanista, capaz de relatar historias que consiguen resaltar los valores de nuestra atropellada humanidad.

Ya desde su primer trabajo, Elina (2002), su realizador se concentró –por ejemplo-, en resaltar la dignidad acérrima de la joven protagonista, una niña que tras perder a su padre, se encuentra enferma y vulnerable, además de ser víctima de maltrato por parte de su despiadada profesora del colegio, mientras sus pequeños compañeros son los únicos capaces de reflejar empatía y solidaridad, en un mayor grado que la de los adultos más entendidos.

Asimismo, en otro de sus trabajos, Cartas al padre Jacob (2009), nos hablaba de la soledad, de la capacidad de redención y de aprender a perdonar, a través del esbozo de sus dos complejos protagonistas –una ex convicta y un sacerdote rural-, que consiguen transformarse profundamente, mediante su forzada y extraña convivencia.

En La clase de esgrima (2015), por su parte, compartía la relevancia del trabajo en equipo, de un bien común antes que el propio, de mantener firmes los valores y principios morales incluso por encima de la seguridad personal.

Como podemos advertir, el acentuado acercamiento de Härö a sus personajes está guiado no por el afán de juicio sino por el impulso de comprensión. Su intención parece ser la de acompañarlos en su proceso de autodescubrimiento, de toma de decisiones trascendentes y finalmente de crecimiento o transformación. Con lo anterior, consigue otorgar a sus filmes el poder de espejear de cierta modo, los sentimientos, conflictos o reflexiones que pudieran gestarse en el espectador.

De tal forma que, en este último trabajo, los puntos principales que atiende y explora, son, en primera instancia, el transcurrir del tiempo, de acuerdo a la etapa de la vida en que estemos, la vejez o la juventud, y la diferencia de oportunidades que esto implica, haciendo hincapié en que unos tienen mucho camino por delante, mientras que otros están ya en la recta final; y en segundo lugar, decide realzar la humildad como el valor por excelencia y primordial para sobrellevar la problemática de la vida íntima y familiar.

El artista anónimo se desarrolla en la ciudad de Helsinki, bajo la mirada de Tuomo Hutri que la plasma fotografiada en tonos dorados poéticamente cálidos, con una estética y una calidad de la imagen exquisitas. En sus calles habita Olavi Launio (Heikki Nousiainen), un hombre mayor dedicado a la compraventa de arte, y a quien observamos en su día a día, comprando su pan dulce, comiendo en la soledad de su departamento, y también pujando en las subastas de arte, que a últimas fechas no le ofrecen ya nada especial o atractivo que pudiera dejarle un margen significativo de ganancia en su galería, que se encuentra a unos cuantos locales de distancia de la sede de subastas.

Un atractivo y largo travelling de derecha a izquierda –movimiento que se repite algunas otras veces a lo largo del filme-, nos hace acompañar a Olavi, mientras camina junto a una larga línea de personas formadas para entrar en la sala de subastas, y después lo observamos cuando entra a su desolado local. Esta secuencia nos transmite la información necesaria para comprender que el personaje no está en sus mejores momentos económicos, y que su negocio se halla en una complicada situación.

Su angustia además, es transmitida reiteradamente a través de los planos cerrados y cercanos, de sus ojos preocupados. A su edad ya no posee el tiempo ni la energía suficiente para seguir arriesgando en sus operaciones, y solo espera una última oportunidad, un último trato, que pudiera liberarlo de sus deudas y mortificaciones.

La aparición de la pintura de un artista anónimo, puede ser esa oportunidad que está anhelando, el problema es que tiene que apostar por ella, sin tener el dinero o la seguridad de que es verdaderamente una obra del destacado pintor ruso Iliá Repin (1844-1930), tal como lo sospecha.

Por otro lado, su hija y su nieto, con quienes parece no tener una relación cercana, solicitan de su ayuda para que el inquieto adolescente pueda graduarse y obtener una buena nota por ayudarlo en su galería. Este acercamiento será de gran relevancia para los personajes del relato, y le proporcionará al director la materia prima para generar el tipo de emociones que tanto le gusta provocar.

A modo, con humor y sutileza, el mundillo del arte queda ácidamente expuesto tanto por su irresistible seducción como por sus bajezas. Así, la crítica aguda a los malos manejos de los vendedores, a la codicia de los compradores, y a la pedantería snob de quienes coleccionan por status obras de arte, no se hace esperar, y es el jugoso material que va emanando a lo largo del argumento.

Por lo que con El artista anónimo, Härö logra mantener su estilo cinematográfico y señala sobre todo que al final de la vida, son las relaciones íntimas y personales las que aportan un mayor significado, y no las ganancias económicas o el éxito en el trabajo, y que la soledad es el precio que se paga por anteponer lo segundo sobre lo primero.

Ficha técnica:

El artista anónimo  / One Last Deal (Tuntematon mestari aka ),  Finlandia , 2018.

Dirección: Klaus Härö
Duración: 94 minutos
Guion: Anna Heinämaa
Fotografía: Tuomo Hutri
Música: Matti Bye
Reparto: Heikki Nousiainen, Amos Brotherus, Stefan Sauk, Pirjo Lonka, Henrikki Haavisto, Pertti Sveholm, Yuha Pihanen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.