Reseñas de festivales 

3x3D

3x3DLa ciudad portuguesa de Guimarães fue declarada Capital Europea de la Cultura en el año 2012. A propósito de este nombramiento, el año pasado pudo verse en el BAFICI Centro Histórico, largometraje compuesto por cuatro episodios ambientados en esa ciudad, que fue reseñado en este espacio por Liliana Saez. Este año el festival porteño incluyó dentro de la sección Panorama 3x3D, película de poco más de una hora de duración en el que la antigua ciudad portuguesa fue abordada –o interpelada de algún modo- desde la mirada de los directores Peter Greenaway, Edgar Pêra y Jean-Luc Godard, con la particularidad del uso del 3D como técnica común a los tres episodios que la conforman. En vista de los resultados obtenidos, se puede decir que a Guimarães le convendría recuperar la bidimensionalidad cinematográfica, o al menos volver a depositar su fe en manos de Manoel De Oliveira, Víctor Erice, Pedro Costa o Aki Kaurismäki, los notables realizadores que participaron de la anterior entrega sobre la homenajeada ciudad lusa.

El primer corto es el más correcto y digerible de todos. Se llama Just in Time y fue filmado por Greenaway, cineasta de probadas afinidades pictóricas, cuya relación con el cine siempre me pareció conflictiva y poco gratificante. En este trabajo, el refinado cineasta británico implementa el uso del 3D a modo de un tour virtual a través de una sola y prolongada secuencia, la cual nos ofrece un recorrido histórico por la ciudad portuguesa. Monjes, abadías, artistas plásticos, herejes quemados en las hogueras, todos conviven con elegancia coreográfica en una suntuosa toma donde se superponen el probado gusto del director por la caligrafía, la yuxtaposición múltiple de cuadros, la música clásica y la ampulosidad escénica. Agradable para los sentidos, así como también prolijo, informativo y didáctico, Just in Time se acerca demasiado a la sensación de “consigna cumplida” y carece de vuelo cinematográfico, pero sale indudablemente favorecido en comparación con los otros dos mamotretos que conforman la serie.

Desconozco la filmografía del portugués Edgar Pêra, pero Cinesapiens funcionó como una especie de carta de extradición contra cualquier voluntad levemente curiosa por explorar sus antecedentes cinematográficos. Se trata de una especie de encendida misiva hacia el espectador idiotizado ambientada en una sala de proyección repleta de público y con un anfitrión que interpela directamente a cámara. Sobreabundancia de primeros planos filmados en gran angular, demasiados ojos abiertos, un griterío irritante, una gama de colores horribles y una precariedad en el uso de la técnica que no cuadra ni siquiera dentro de lo bizarro, Cinesapiens es estúpidamente literal y sus pretendidas consignas robadas a Jean-Luc Godard no encajan con su pobreza cinematográfica. De lo peor que se pueda haber visto, y no solo en esta edición del festival.

Finalmente The Three Disasters nos devuelve a Godard en esta modalidad ensayística y reflexiva en la que se encuentra desde Historie(s) du Cinéma, es decir, susurrando con voz carrasposa desde alguna caverna en alguna oscuridad de un territorio que pareciera estar por fuera del cine, al que sin embargo evoca rabiosa y obsesivamente. A esta altura del partido solo un acérrimo defensor del cineasta suizo podrá encontrar algún regocijo en este trabajo que podría haber prescindido no solo del 3D sino de la imagen en general. Solo consignas y reflexiones oscuras, discursos interrumpidos y fragmentarios, reiteraciones, superposición de texto sobre negro… el camino de no retorno de este viejo dinosaurio en eterno litigio creativo con esa “forma que piensa”, en la que alguna vez pareció sentirse un poco más a gusto y de la que cabe preguntarse hasta cuándo seguirá declarando su muerte o alabando su agonía.

Una respuesta a “3x3D”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *