Críticas

Resolviendo peligrosos misterios

Última noche en el Soho

Otros títulos: El misterio de Soho.

Last Night in Soho. Edgar Wright . Reino Unido, 2021.

Cartel de la película Última noche en el SohoAl visionar esta película vamos a entrar en contacto con la zona del Soho que incluye partes de Westminster y del occidente de Londres, muy famosa por el variopinto ambiente cultural, bohemio, diurno y nocturno, desde el siglo XIX, con algunos años prevalente en sitios asociados con el sexo, pero también con la moda y el diseño, los bares, las tabernas y los sitios para bailar y reunirse. Como es común en estas zonas, al menos desde el punto de vista de las leyendas urbanas, se da una curiosa mezcla entre ilegalidad y trabajo honesto, creatividad y rutinas destructivas, vicio y nobleza, la cual a veces desemboca en ríos criminales y en misterios que nunca se resuelven. De ello trata esta desafiante película, que nos enreda la mente con su trama que oscila entre el presente y el pasado y entre los ideales y la maldad, culminando en una inesperada orgía de sangre en compañía de seres fantasmales a medida que la protagonista se descubre a sí misma, en la medida en que se enfrenta a sus propios miedos y a las visiones que con frecuencia la atraen y la atormentan.

Eloísa es una joven llena de ilusiones que se traslada desde un pequeño pueblo inglés a vivir su sueño de convertirse en diseñadora de modas, para lo cual cuenta con un talento fuera de lo común, directamente proporcional a su actitud inocente y despierta, a su capacidad para observar y para dejarse sorprender. En el Soho descubre la magia de los años 60 s, inspirada por un extraño don que la lleva a trasladarse al pasado. En esos viajes no solamente ve, sino que literalmente siente, interactúa, se convierte, vive, con un realismo que nos llena de conjeturas, como espectadores, sobre lo que vemos, pues ella se transforma profundamente en personajes avezados llenos de contrastes, sin dejar de ser, al mismo tiempo, la joven primitiva y simple, llena de ilusiones y de sueños que busca una carrera en la mítica vorágine londinense.

Hablando de vorágine, me viene la mente la novela del escritor colombiano José Eustasio Rivera, que narra la historia de Arturo Cova, un hombre de ciudad que se aventuró en las selvas caucheras del sur amazónico del país en busca de fortuna, donde relata que “antes que me hubiera apasionado por mujer alguna, jugué mi corazón al azar y me lo ganó la violencia”.   Así Eloísa pasa de la sencillez a la enorme complejidad, llevada por el misterioso azar de una ciudad que arrebata.

Last Night in Soho

Será siempre muy atractiva para el cine la historia de las personas jóvenes, especialmente si son mujeres que en realidad no se destacan por su exuberante belleza ni por su evidente inteligencia o don de gentes, que se enfrentan a la búsqueda de un nicho social, profesional o cultural. Y que lo hacen en un ambiente negativo donde se mezclan la superficialidad, la indiferencia, la envidia, la competencia desleal, el mal ejemplo. Pero en el cual, prontamente descubren que se mueven también en el campo de todas las posibilidades, representado con frecuencia por mentores, o por espacios o lugares sugestivos o sorprendentes o por ejemplos que inspiran; y también por algún amigo sincero y obstinado que no se deja vencer por los rechazos. Así transcurre el filme en su primera parte, hasta que se desata la trágica vorágine que da a este filme su sello indiscutible y único.

De esta forma nos acercamos a otro recurso supremamente atractivo, el del suspenso, donde acompañamos a la protagonista en una clásica historia londinense de crímenes nunca resueltos. Se desarrolla entre cabarets y entre hermosa música romántica de los años sesenta. Nos adentramos en una trama plena de amores románticos y de las torcidas pulsiones de la esclavitud sexual y laboral; del machismo, del idealismo frustrado y la venganza.

LAst Night in Soho, fotograma

La película es un regalo visual y musical; cada detalle se aprecia admirablemente diseñado para mantener la tensión narrativa, que se mantiene constante, inclusive en las pausas que unen los distintos episodios, donde nos movemos entre el presente y el pasado de forma fluida, sorpresiva, pero coherente. Es un filme de movimientos donde nuestra imaginación vibra una y otra vez con preguntas y respuestas que no acaban de resolver el misterio.

Es también un anticipo a muchas cosas que seguramente vendrán a la vida de las personas, a medida que tengamos la oportunidad de experimentar otros mundos, por medio de la realidad visual aumentada y con otros desarrollos de la cuarta revolución industrial. Podremos, quizás, oscilar entre el pasado, el presente y el futuro, observando recuerdos, imágenes, sueños, oportunidades, riesgos y miedos, como en el cine, con desafiante realismo personal, transitando por azares y por vorágines en forma real, pero simulada. Aprendiendo, cayendo en cuenta, diseñando, ajustando nuestras vidas. Y así con el cine, mágica visión que nos permite resolver peligrosos misterios, sin perecer en el intento.

 

Trailer:

Ficha técnica:

Última noche en el Soho  / El misterio de Soho (Last Night in Soho),  Reino Unido, 2021.

Dirección: Edgar Wright
Duración: 116 minutos
Guion: Krysty Wilson-Cairns, Edgar Wright
Producción: Tim Bevan, Eric Fellner, Nira Park, Edgar Wright
Fotografía: Chung Chung-hoon
Música: Steven Price
Reparto: Thomasin McKenzie, Anya Taylor-Joy, Matt Smith, Diana Rigg, Terence Stamp, Michael Ajao Synnøve Karlsen

Una respuesta a «Última noche en el Soho»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.