Críticas

Amistad incondicional

Truman

Truman. Cesc Gay. España/ Argentina, 2015.

Cartel de la película TrumanPresentada en el último Festival de San Sebastián, y ganadora de la Concha de Plata ex-aequo para sus dos actores principales, Ricardo Darín y Javier Cámara, la última obra cinematográfica del catalán Cesc Gay aborda, mediante un drama con pinceladas de comedia, la historia de una amistad entre dos hombres, que deben enfrentarse a la enfermedad terminal de uno de ellos. Precisamente, en la sección Investigamos del número del mes pasado de esta revista, profundizamos en las últimas visiones del cine sobre la muerte, y Truman viene a completar el panorama, desde una perspectiva de decisiones individuales, frente a las que se terminan manteniendo el máximo respeto, y una elevada comprensión.

El realizador Cesc Gay ya nos había sorprendido gratamente en muchos de sus trabajos anteriores, como En la ciudad (2003), Ficció (Ficción, 2006) o Una pistola en cada mano (2012), y si bien sus films suelen ser corales, en esta ocasión se ha decantado por un bis a bis entre Julián y Tomás, Ricardo Darín y Javier Cámara, a quien habría que añadir un tercer personaje, fundamental en la ficción y que da nombre a la obra: el perro Truman (Troilo en la realidad), especializado en el trabajo con niños autistas, y que lamentablemente falleció hace unos meses a causa de una infección inesperada, por lo que la alfombra roja de San Sebastián la cruzó la hija de Troilo, Berta, una perra casi idéntica a su progenitor. Como popularmente se dice, los canes se hacen como sus dueños, y a amo enfermo, cómo no le iba a corresponder perro cojo y envejecido.

La película resulta enternecedora, con sentimientos vivos, encendidos, y además de hablar de la enfermedad y de la muerte, sobre todo, se centra en la amistad sin condiciones, respetuosa con las decisiones y actos ajenos, esa que no espera nada a cambio y que no necesita mantenerse a lo largo de los años por permanente contacto personal; esa amistad a la que sabes que siempre puedes recurrir, aunque físicamente permanezca en la distancia, esa amistad de la que echar mano en todo aquello que la vida te pueda ir exigiendo, por doloroso y humillante que resulte, y que no precisa que el amigo comparta tus elecciones y reacciones.

Fotograma de la película TrumanCesc Gay ha sabido en esta ocasión mezclar el drama y la comedia sin que resulte grotesco, consiguiendo lo más difícil, atravesar el turbio camino de la enfermedad y los preparativos ante una posible ausencia, con tristeza, pero con una sonrisa en la boca. Utilizando exteriores de Madrid, Amsterdam y Canadá (parece que la razón del rodaje en Madrid, y no, por ejemplo en Barcelona, según el director, es porque ambos protagonistas tienen casa en la capital madrileña), mediante una puesta en escena sencilla, Cesc Gay consigue contactar con el alma del espectador sin caer en la sensiblería, manteniéndose con brillante equilibrio en la fina cuerda que separa la tensión dramática del humor. Tampoco necesita contar demasiado sobre el pasado de los personajes para que intuyamos vivencias y relaciones muy profundas y sólidas. Con una cámara pendiente de los primeros planos de los actores, al objeto de captar cualquier cambio de registro, las palabras se erigen en protagonistas de una acción que osa adentrarse en ese mundo tabú del fin de la existencia. A las palabras, además, no les faltan los silencios reflexivos que aportan avance en resoluciones, y tolerancia con las mismas. Resulta también clarificador en cuanto a las intenciones del director, la circunstancia de que en ocasiones, los planos se detengan en el que está escuchando y no en el que está hablando, en el que tiene que atenderte, intentar comprenderte, y aceptarte.

Javier Cámara y Ricardo Darín en TrumanRicardo Darín está soberbio. Tierno, frágil e irónico, pasa del drama a la comedia sin aparentemente ningún esfuerzo, con la ayuda de un guion, elaborado por el propio realizador y su colaborador habitual, Tomás Aragay, muy acertado, sencillo en planteamientos y ocurrente en sus diálogos, y con situaciones creíbles, sentidas y hasta cómicas, como el encuentro con ese par de amigos que no te saludan, esperando lo contrario, o aquella en que sí que lo hacen, imaginando una reacción distinta. Javier Cámara, por su parte, tenía ante sí la ardua tarea de contraponer su trabajo al de Darín, y lo consigue también de forma espléndida, aguantando de una manera deliciosa el tirón magnético del argentino, en una actuación sobria, en situación, tolerante, creando un personaje que se hace entrañable por generosidad y respeto. El elenco de excelentes actores secundarios igualmente saben estar a la altura, y van desfilando en pantalla la argentina Dolores Fronzi, y ya en papeles de menor calado, Eduard Fernandez, Elvira Mínguez, Alex Brendemühl , Susi Sanchez, Silvia Abascal, José Luis Gómez o Pedro Casablanc.

La banda sonora, compuesta por Nico Cota y Toti Soler, se une de una forma estremecedora y vibrante a las imágenes, con presencia de guitarras de blues y rock, y canciones de argentinos como Pescado Rabioso o Luis Alberto Spinetta. Con el acompañamiento de melodías, entre las que se encuentra Canción para los días de la vida, vamos recorriendo bares, clínicas veterinarias, restaurantes y hospitales, librerías, funerarias y hasta universidades, en un trayecto que otorga tanta importancia a la existencia como a su final, a los placeres encarnados en comida, drogas o sexo, como en el dolor que genera la enfermedad y la ausencia.

El film, además de hacer un recorrido por la amistad, también es un homenaje a la libertad, a esa libertad que te permite decidir con valentía sobre el futuro de tu vida, de tu perro, de tu dolor, de tu muerte, de optar o no por compartir con los otros tus intenciones, y de elegir el cómo y el cuándo. La película, además de a la reflexión, invita a experimentar un abanico de sensaciones, que se verán incrementados para aquellos que compartan su vida con una mascota.

Tráiler:

Ficha técnica:

Truman (Truman),  España/ Argentina, 2015.

Dirección: Cesc Gay
Guión: Cess Gay y Tomás Aragay
Producción: Coproducción España-Argentina. Imposible Films. BD Cine
Fotografía: Andreu Rebés
Música: Nico Cota. Toti Soler
Reparto: Ricardo Darín. Javier Cámara. Dolores Fonzi. Troilo. Eduard Fernández. Alex Brendemühl. Pedro Casablanca. Elvira Mínguez. Silvia Abascal. Nathalie Poza. Susi Sánchez. Jose Luis Gómez. Oriol Plá

Pilar Roldán Usó

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

2 comentarios para “Truman”

  1. jose eduardo mendonça

    Parabens pelo belissimo comentario a TRUMAN.É uma pelicula muito equilibrada,sem qualquer excesso de sentimentalismo,profundamente sentida mas com emoçao e verdade.

    Responder

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios