Críticas

Explorar los extremos de la maldad

Ted Bundy: durmiendo con el asesino

Otros títulos: Extremadamente cruel, malvado y perverso.

Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile. Joe Berlinger. EUA, 2019.

Ted BundyEsta es una buena película, no solamente por los asuntos que trata, sino por la actuación y la dirección.  Aunque se basa en acontecimientos de vida real, está narrada con el suficiente cuidado para que los espectadores que no conozcan la historia, vayan descubriendo los sorprendentes hechos a medida que se desgrana la compleja mazorca de las crueles hazañas del asesino en serie Ted Bundy, un individuo que poseía un gran encanto personal y una impresionante capacidad para engañar a todos los que le rodeaban.

Una cara simpática, una habilidad para la actuación y para la narrativa, una impresionante capacidad para mentir y para no experimentar remordimientos y una vida llena de actividades que le permitieron camuflarse y prepararse para sus intrigas, hacen de la historia de Ted Bundy un caso quizás único en las crónicas del crimen. Este hombre tenía tal don de gentes que se lo podría catalogar como un hechicero de las relaciones humanas.

Pienso que los espectadores que se adentran por primera vez a tratar con este personaje tienden también a quedar atrapados por su magia. Nos preguntamos entonces qué es lo que nos ocurre, pues los títulos de la película ya nos advierten, tanto en inglés como en español, que nos estamos enfrentando a los engaños de un asesino, que además es malvado, torcido hasta el extremo y vil. Una respuesta evidente es que en ningún momento se nos muestran directamente los hechos horribles y chocantes, los destrozos que causa en sus víctimas y su sevicia. Tal como sucede con el jurado que decide sobre la inocencia o culpabilidad del simpático monstruo, solo nos llegan las pruebas circunstanciales, las mismas que son desvirtuadas por el personaje, pretendido estudiante de leyes que se ha vuelto hábil abogado defensor de sí mismo, utilizando todos los trucos del debate y de la argumentación.

Entran a jugar dos mujeres, enamoradas fieles del protagonista, que ayudan a crear un aura de inocencia. Cualquiera se pregunta cómo puede un hombre engañar a dos mujeres que duermen con él, que sienten su presencia, sus feromonas y sus intimidades. Se pensaría que es demasiado fuerte el sexto sentido femenino como para caer atrapado por tantos engaños. Excepto por el amor que las dos sienten, matizado con esperanzas e ilusiones, sentimiento que perturba sus instintos y que adormece las dudas que experimentan.

Ted Bundy

Como la película realmente no se refiere directamente a las criminales hazañas de Bundy, la mayor parte de la trama ocurre en los juicios, en las cortes y en las prisiones. Hay que decir que las escenas que transcurren en estos ambientes tienen un atractivo especial para los espectadores. En los juicios se tiene la oportunidad de ser miembro del jurado y de prestar cercana atención a los argumentos de la defensa y de la acusación y se pueden sentir las dudas y las angustias que se experimentan cuando hay contradicciones, cuando hay que decidir apelando al sentido interior de la justicia, alimentado por el teatro que se ejecuta en las cortes. Puede suceder, como en el último y definitivo juicio que sufre Bundy, que el juez sea un individuo especial, lleno de compasión y de admiración, que le permiten acercarse íntimamente al caso, sin perder el sentido del humor, la serenidad, el sentido de la justicia y la lógica aplastante que todos esperamos de un buen juez. Este papel ha sido asumido brillantemente por el veterano actor John Malkovich. No sabemos cómo fue el juicio en realidad, pero uno desearía que así fueran los jueces.

Desde los viejos tiempos de las series de televisión de Perry Mason, se ha establecido que los debates entre defensores y fiscales constituyen atractivas escenas de cine, con su ambiente de teatro, con los diálogos y alegatos desafiantes, con la aparición de testigos y de pruebas. Al fin y al cabo, tales incidencias son drama puro desde las antiguas épocas de la historia humana.

En cuanto a las escenas de prisión, acá están centradas totalmente en las visitas que recibe Bundy de parte de sus engañadas mujeres. Estas visitas se constituyen en hitos y marcadores de la historia, elementos  que ayudan a entender la trama, aunque siempre afectados por las habilidades engañosas de Bundy, que aprovecha las emociones, los tiempos y los escenarios para mantener vivas las ilusiones. Es tal su maestría, que da la impresión de que él mismo es sujeto del engaño y pareciera que se cree los cuentos que va tejiendo.

Ted Bundy

Quizás en esto reside el secreto de la manipulación de este vil individuo. En momentos claves, que son los momentos de comunicación con los que le están siguiendo, con aquellos seres que son parte del tejido que va dejando, él se desprende íntimamente de la innegable realidad, y con imbatible simpatía y narcisismo, se mira a sí mismo, convencido, como un personaje encantador incapaz de tantos horrores. Puede así mirar a los demás y sonreír con encanto e inocencia y engañar a tantos.

Es posible que no haya relación entre los dos mundos, pero no deja de venir a la mente el caso de los malos caudillos y de muchos demagogos populistas, que engañan a sus ciegos y enamorados seguidores una y otra vez, mientras se enriquecen repetidamente con el engaño y la ignorancia de sus víctimas.  Solo que, en este caso, bien difícil es establecer juicios y debates y contar con jueces que establezcan el necesario equilibrio y el fin de las farsas y el engaño.

 

Tráiler:

Ficha técnica:

Ted Bundy: durmiendo con el asesino  / Extremadamente cruel, malvado y perverso (Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile),  EUA, 2019.

Dirección: Joe Berlinger
Duración: 108 min. minutos
Guion: Michael Werwie
Producción: Nicolas Chartier, Jason Barrett, Michael Costigan, Ara Keshishian, Michael Simkin
Fotografía: Brandon Trost
Música: Marco Beltrami, Dennis Smith
Reparto: Zac Efron, Lily Collins, John Malkovich, Jim Parsons, Angela Sarafyan, Jeffrey Donovan, Grace Victoria Cox, Kaya Scodelario, Haley Joel Osment, Dylan Baker, Terry Kinney,James Hetfield, Brian Geraghty

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.