Festivales

Reseña del Festival Internacional de Cine Fine Arts

Cartel Ficsa 2015

El Festival Internacional de Cine Fine Arts es una iniciativa de la cadena de salas Caribbean Cinemas principal exhibidor del Caribe, con presencia mayoritaria en Puerto Rico, líder en el mercado dominicano y representación en Trinidad y Tobago, Antigua y Barbuda, San Martín, Saint Thomas, San Kitts y Nevis y Santa Lucía. Hace seis años inician el Festival en Santo Domingo en un intento de diversificar las carteleras nacionales y establecer un espacio de consumo alternativo, expandiéndose en 2012 a Puerto Rico. Para esta ocasión, el VI Festival Internacional de Cine Fine Arts da muestras de su evolución y consolidación en términos de selección y diversificación de eventos.

Del 1 al 14 de octubre el público dominicano tuvo la oportunidad de disfrutar una acertada selección de filme distribuidos en Sección Oficial, Sección Informativa, Sección Opera Prima, Documentales y Cortos Dominicanos. En el marco del evento se realizó un encuentro de realizadores denominado Opera Prima en el que estuvieron presentes por la parte dominicana Pedro Urrutia por su película  Código Paz (2014), y Tabaré Blanchard con La Montaña (2013) y como invitados internacionales Cesar Augusto Acevedo, con La Tierra y la Sombra (2015), Rich Valverde director de Desayuno para Perros (2014) y Danni Guzmán con A cambio de Nada (2015).

Entre las secciones que impulsan el desarrollo de la cinematografía nacional se encuentra Cortos Dominicanos, un espacio donde se presentaron siete cortometrajes –La madrastra de Irving Alberti, Ángeles rotos de Lia Chapman, Gabriel de José Maracallo, Detrás del silencio de Mariluz Acosta, Porque me quieres de Joel Morales, Un día de suerte de Fernando R. Blanco y La habitación circular de Alberto Paíno Henríquez – de factura nacional o realizados por dominicanos. La programación del Festival inclinó la balanza hacia las producciones latinoamericanas con una excelente representación y algunos filmes europeos premiados de festivales anteriores.

Cartel de Mia madreLas películas de apertura y cierre fueron Corazón de León de Emiliano T. Caballero (2015) y Mia madre (2015) de Nanni Moretti respectivamente, dos filmes diametralmente opuestos en factura y calidad argumental. La primera el remake de una comedia pedestre que intenta articular un mensaje a través de una historia banal y sensiblera; la segunda otra gran obra del maestro italiano. Madre mia narra el trance de una directora de cine que vive la agonía de la muerte de su madre a la vez que filma una complicada película con un actor americano pretensioso y charlatán. Moretti una vez más extrae el material de su propia vida y de su experiencia durante la muerte de su madre mientras rodaba Habemus Papam en 2011. Con las excelentes actuaciones de Margherita Buy y John Turturro la historia se articula sobre los sucesos paralelos entre el rodaje y los últimos días de la madre en el hospital que se entremezclan a través de flashback y ensoñaciones de la directora. Una obra sentida y original.

Cartel de TrumanEn la Sección Oficial destacan filmes con una trayectoria bastante exitosa como El Clan de Pablo Trapero (2015), Truman de Cesc Gay (2015), Jauja de Lisandro Alonso (2014), Una segunda madre de Anna Muylaert (2015) o Marguerite de Xavier Giannoli (2015). Como en todas las secciones, la selección latinoamericana supera con creces a la selección europea. En la Sección Informativa, mucho más heterogénea, se proyectaron filmes como A pigeon sat on a branch reflecting on existence de Roy Anderson (2014), Retorno a Itaca de Laurent Cantent (2014), Sicario de Denis Villeneuve (2015) o Taxi Teheran de Jafar Panahi (2015), director que actualmente se encuentra condenado e inhabilitado profesionalmente en su país de origen por supuesto delitos contra la seguridad nacional. En estas dos secciones se encontraba la tríada colombiana que causo sensación en Cannes haciendo de Colombia el país latinoamericano con mayor representación: La Tierra y la Sombra de Cesar Acevedo, Alias María de José Luis Rugeles (2015) y El abrazo de la serpiente de Ciro Guerra (2015). Las dos primeras son filmes que dicen muchísimo del cine colombiano actual y sus directores. La Tierra y la Sombra, una denuncia tácita y contenida de magistral poesía visual ganadora de Cámara de Oro en Cannes y Alias María un acercamiento inusitado al conflicto colombiano entre la guerrilla, los paramilitares y el Estado, que descubre la crueldad del fenómeno utilizando la menor dosis de violencia –algo bien difícil- y apelando a la ternura y las ilusiones extraviadas de una niña-madre. Se iba a estar presentando la multipremiada El abrazo de la serpiente, pero desafortunadamente no se llegó a proyectar.

En la Sección Opera Prima, además de la ya mencionada de Cesar Acevedo, destacó el filme El crítico del argentino Hernán Guerschuny (2013). Comedia romántica que intenta revertir los códigos del género mirándose en el espejo de la parodia. El resultado es un metatexto con un balance justo de momentos hilarantes y artificio. Narra la historia de Víctor Tellez, un crítico mordaz; hombre que solo puede pensar en francés; vivir la vida al mejor estilo Nouvelle Vague; como en una película de Alain Resnais con episodios de cine negro y que odia la fórmula cerrada de las películas románticas -una pareja con química, encuentros casuales, personajes secundarios grotescos, violines para las escenas románticas y mucha lluvia-; a quien la vida le tiende una trampa. Un filme en el que se articula un homenaje al cine como arte y una reivindicación de la crítica como espacio de balance entre emocionalidad e intelecto; a la vez que recuerda a Leonardo Favio director de culto del cine argentino con el fragmento final de su filme El dependiente (1969) que Tellez en un momento de crisis va a ver al cine. El crítico, es en cierta forma, un llamado a elevar la calidad de las ideas que configuran el cine argentino y mundial de la actualidad y a revisar el papel de la crítica como un arma de construcción masiva.

Cartel de Zero motivationTambién se presentó Daniel Guzmán con su opera prima A cambio de nada. Dany, actor mejor conocido por su entrañable papel de Roberto en la archiconocida serie de televisión española Aquí no hay quien viva y por su premiado cortometraje Sueños, trae con esta pieza una continuación o extensión del corto mencionado en el que el director vuelve a explorar una relación de amistad autobiográfica. Por la parte europea se presentó la gran ganadora de los premios Ophir –los Oscar israelíes- del 2014,  Zero Motivation de Takya Lavie un acercamiento al papel y la vida de las mujeres en el Ejercito Israelí; así como otros filmes ganadores del Premio Ophir del pasado año como The Farewell Party de Tal Granit y Sharon Maymon (2014) o Dancing Arabs de Eran Riklis (2014).

Presentación de El poeta de la HabanaLa sección documental estuvo compuesta por seis filmes entre los que se encontraba Playing Lecuona de Pavel Giroud y Juan Manuel Villar Betancort (2015), una fórmula que podría resultar infalible según han demostrado directores como Trueba o Saura. El filme es un maravilloso viaje a algunas de las más conocidas piezas musicales del gran músico cubano reinterpretadas por tres figuras cimeras del jazz latino: Chucho Valdés, Michel Camilo y Gonzalo Rubalcaba. Una pieza de una calidad musical excepcional, que sin embargo carece de una gramática fílmica coherente; por otro lado estuvo el documental El poeta de la Habana (2015) sobre el músico cubano Carlos Varela. Segundo documental del director canadiense Ron Chapman, fue presentado a sala llena por su productor y el propio Carlos Varela, quedando entre las piezas memorables de esta sección. Deudor de la escuela documentalista americana, de intenso ritmo y emotividad, El poeta de la Habana (2015), es una pieza redonda que narra desde una perspectiva apolítica la vida y obra de un cantautor-poeta que ha marcado a varias generaciones de cubanos. En otras líneas temáticas estuvieron Invasión de Abner Benaim (2014) sobre la invasión estadounidense en Panamá y Allende, mi abuelo Allende de Marcia Tambutti (2015) otra reconstrucción de la vida del presidente chileno desde la perspectiva de su nieta, la directora del filme.

El 14 de octubre cerró el Festival Internacional de Cine Fine Arts luego de dos semanas de un maravilloso viaje por el mundo del cine. Las premiaciones de este año cerraron de la siguiente forma: Mejor Película y  Mejor Director para El Clan de Pablo Trapero;  Mejor interpretación Femenina Regina Case por Una segunda madre;  Mejor interpretación masculina Guillermo Francella por El Clan; Mejor Opera Prima y Premio del público La Tierra y la Sombra; y  en la premiación especial de la Sección Cortos Dominicanos fueron reconocidos con el 1er lugar Porque quieres de Joel Morales, 2do lugar Detrás del Silencio de Mariluz Acosta y Premio del público La Madrastra de Irving Alberti.

Establecido como espacio propicio para el disfrute de un cine diverso y pluricultural –algo sumamente necesario en el país-, el Festival Internacional de Cine Fine Arts debe seguir evolucionando para solucionar problemas que persisten en el medio físico y que condicionan la experiencia cinéfila. Una correcta preparación de los proyeccionistas y la rigurosa atención y preparación de las proyecciones evitarían los retrasos de más de 30 minutos, tener que ver una película fuera de foco, comenzar un filme traducido y a la mitad del mismo detener la proyección para ponerlo en su idioma original con subtítulos, la no llegada de filmes esperados o los cambios de programación a deshora que deslucen esa experiencia cuasi sagrada ou ce petit coup au coeur quand la lumière s’éteint et que le film commence.

Gretel Herrera

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios