Series de TV 

Ratched

Aunque las comparaciones siempre son odiosas, acá es inevitable: el origen de la cruel enfermera Mildred Ratched de Alguien voló sobre el nido del cuco (One flew over the cuckoo’s nest, Milos Forman, 1975) es explorado en la más reciente serie producida por el famoso Ryan Murphy para Netflix. La desalmada Ratched de la película de Forman, que le mereció el Oscar a Louis Fletcher, no tiene nada que con el personaje manipulador y sentimental que interpreta Sarah Paulson, una de las actrices consentidas del productor.

La historia arranca con el despiadado asesinato de cuatro sacerdotes por parte de Edmund Tolleson (Finn Witrock), un hombre profundamente perturbado que termina sentenciado a un hospital psiquiátrico en California, al que llega Mildred Ratched (Paulson) por alguna misteriosa razón, empieza a lograr su entrada a este lugar a punta de chantajes, amenazas y sucias estrategias, echándose al bolsillo al doctor Hanover (Jon Jon Briones) y ganándose de enemiga a la enfermera jefe, Betsy Bucket (Judy Davis). Lobotomías, asesinatos y suspenso comprenden el desarrollo de la historia, donde se dejan claras las razones por las que Ratched elige trabajar en ese lugar y sus más profundos deseos.

Para los seguidores de Ryan Murphy, los dos primeros capítulos de la serie, que son dirigidos por él, se enfrascan en una dinámica demasiado familiar que ha utilizado desde hace mucho: los colores, la iluminación, los ángulos, los actores. El tipo de letra de los créditos. La estructura de los capítulos. Una leyenda de Hollywood (Sharon Stone reemplazando a Jessica Lange) en el mismo estilo de personaje y con la misma actitud. La homosexualidad y la maternidad reaparecen como temas recurrentes en la filmografía de Murphy. Todo se siente como una temporada más de la exitosa saga American Horror Story (2011-), creada también por Murphy, sus huellas atraviesan toda la estructura de Ratched sin disimular.

Creada por Evan Romansky, quien se estrena como libretista y productor, y asesorada por Ryan Murphy, la serie está inspirada en el personaje original de la novela de 1962 «Un vuelo sobre el nido del cuco«, escrita por Ken Kesey. Pero se queda en solo eso, la inspiración. Planteada como una precuela a la película del mismo nombre, el origen de la maldad y la crueldad de Ratched se convierten en una historia de amor que no se sostiene por si sola, repite la necesidad de Murphy de darle un espacio a la homosexualidad en sus trabajos audiovisuales, lo que lo ha convertido en un abanderado de la comunidad LGBTI con una representación adecuada y respetuosa.

Pero así no era el personaje original, al tomar prestado la referencia de un libro y una película que han hecho historia, él mismo se puso la soga al cuello, repitiendo la fórmula que ha sido tan efectiva, pero que ya no presenta ninguna novedad para sus fieles seguidores, como este servidor. Para aquel que no conozca nada de Murphy, de seguro disfrutará la serie como una novedad.

Solo hasta el capítulo 4, “Ángel de la misericordia, Parte 2”, dirigido por Michael Uppendahl, es que la serie finalmente empieza a repuntar. Se evidencia un cambio inmediato, una influencia de Hitchcock en el ritmo y la edición de todos los eventos de la historia, que además van en simultáneo. Parece que todos los personajes se fueran a cruzar, aumentando la tensión y haciéndolo un episodio muy emocionante. La música es una remembranza clara a esos filmes clásicos del «maestro del terror». El quinto episodio, «El baile«, también dirigido por Uppendahl, también está lleno de acción y sorpresas, y por estos vale la pena darle una oportunidad a la serie. Y es necesario destacar la actuación de Sophie Okonedo, quien brilla como Charlotte, una mujer con un desorden de personalidad múltiple.

Pero no todos los lugares comunes son malos. La época es muy bien recreada en las series de Murphy y esta no iba a ser la excepción. El vestuario es impecable, el maquillaje y los peinados son acertados, y todas las locaciones son muy apropiadas: los vehículos, los accesorios, todo es muy realista. Parece un viaje en el tiempo a la 1940, que se logra a punta de efectos especiales y locaciones muy acertadas, especialmente el aterrador hospital mental.

Trailer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.