Críticas

El sabor de la reconciliación

Pan de limón con semillas de amapola

Pan de limón con semillas de amapola . Benito Zambrano. España, 2021.

pan-de-limon-cartelSolo con ingredientes de primera calidad se consigue la excelencia, y el pan, ya se sabe, necesita tiempo de amasado y horneado. Quien mejor que Benito Zambrano (Sevilla, 1965), afamado director, con su habilidad peculiar de jugar con el tiempo, para llevar a buen puerto la receta que ya nos propuso Cristina Campos en su novela del 2016.

Dedicarse en cuerpo y alma a cada proyecto requiere tiempo, eso no supone un problema para el director, ya que destina todo el necesario para elaborar redondos metrajes. Otra de sus peculiaridades es la elección del elenco. Siempre cuenta con actores, salvo excepciones puntuales, poco conocidos y los conduce de tal modo que presenta trabajos frescos y novedosos brindando un soplo de aire diferente a una pantalla habitada por muchos pero copada por pocos.

Desde su primer largometraje Solas (1999) hasta Intemperie (2019), penúltimo hasta la fecha, han pasado dos décadas. Director no excesivamente prolífico en cantidad aunque si en calidad, ha sido nominado o premiado por todos sus trabajos. En él se nota la minuciosidad y detalle con los que cuida y mima sus películas.

La adaptación de un relato siempre supone un reto. Los recuerdos y evocaciones de un libro disfrutado llevan parejos una impronta que, manteniéndose en el recuerdo durante el visionado, juega con nuestro inconsciente.  Mantener e incluso mejorar esa remembranza es algo que solo unos pocos consiguen. De forma comedida y elegante nos presenta su trabajo cargado de matices que mantiene en todo momento tono, sentido y esperanza.

pan-de-limon-3

Conflictos y problemas del pasado en un entorno familiar es lo que encontraremos en esta propuesta cinematográfica. Los actores van, poco a poco, desgranando la historia y, como Hansel y Gretel, dejan migas a su paso marcando el camino. Implicar al espectador no es tarea fácil pero su metodología y sutil habilidad consiguen sobradamente tal proeza, no en vano todos tenemos una familia y en cualquiera de ellas siempre se cuecen historias de mayor o menor envergadura. El argumento recuerda a momentos a Mar adentro (Alejandro Amenábar, 2004) aunque el denso trabajo de Zambrano consigue una propuesta, a mi juicio, más equilibrada.

Profusión de imágenes que juegan con planos largos y panorámicos para dar cuenta de una amplitud que sondea ese abismo desconocido en el que se adentran las principales protagonistas cada una con razones y motivos diversos; la cámara moldea la historia, enmarcando detalles, cambiando encuadres, enfatizando momentos e incluso señalando culpables. Todo en ella está perfectamente medido.

El plano largo del final nos transporta a la playa reflejada en El piano (Jane Campion, 1993), la música de este instrumento intensifica dicho recuerdo. Tan importante es lo que se proyecta en pantalla como la parte auditiva. Escuchar amplia el espectro y los sonidos alternados de cuerda percutida y cuerda pulsada juegan con los sentimientos. Alegría, esperanza, profunda tristeza y compasión se entremezclan inevitablemente.

pan-de-limon-2

Las actrices protagonistas sobre las que se vertebra la historia están interpretadas por Elia Galera (La mujer más fea del mundo Miguel Bardem, 1999) y Eva Martín (El perfecto desconocido Toni Bestard, 2012). Desde sus primeros trabajos cinematográficos no se han prodigado mucho en el mundo del celuloide aunque si son más conocidas por sus interpretaciones televisivas. Sin embargo eso no supone ningún inconveniente para que ambas interpreten sus papeles con fluidez, profesionalidad y empatía. Redescubriéndose descifrarán el enigma más importante de sus vidas que, transcendiendo tiempo y espacio, las acercará por siempre.

Los secundarios también están minuciosamente elaborados; la panadera, tosca y huraña; la argentina, hospitalaria y de sentencias más que de frases; la hija, que instaura la moda quimio primavera; el novio y su peculiar declaración amorosa y, desde luego, el ofendido cuñado, interpretado por Pere Arquillué, acompañan a las hermanas rotas en fondo y correctas en forma que van acercándose paulatinamente una a la otra.

pan-de-limon-1

La melodía de Estrella Morente (Granada, 1980) Semillas de amapola pone punto y aparte a una historia que termina y deja ese margen de esperanza para otra que empieza. Una nana arrulla la nueva vida que, sin ser de sangre, pertenece por siempre a una tribu de mujeres valientes que sobreviven entre decisiones y cambalaches.

El resultado; una historia hermosa que lejos de convertirse en un almibarado cuento, es un fiel reflejo de la vida real, sin tapujos ni artificios, descrita por unas grandes actuaciones y orquestada por un maestro que se dedica en cuerpo y alma a todo lo que hace. Conseguir el auténtico sabor del pan de limón no es cosa de un instante.

Sin estridencias ni excesos, sin prisa pero sin pausa se va fraguando la historia. La recuperación de una relación compleja y olvidada deja atrás recelos y rencores. El enclave mallorquín permite, además de bellas imágenes náuticas, un juego idiomático que enriquece el ambiente.

Los lazos de sangre nos unen irremediablemente. Con cariño, respeto y paciencia se desvela el sabor secreto y, cuando sale a la luz, la revolución familiar es imparable.

Ficha técnica:

Pan de limón con semillas de amapola (Pan de limón con semillas de amapola ),  España, 2021.

Dirección: Benito Zambrano
Duración: 121 minutos
Guion: Benito Zambrano, Cristina Campos
Producción: Coproducción España-Luxemburgo; Filmax, Castelao Pictures, Deal Productions, TVE, Movistar+, TV3, Luxemburg Film Fund
Fotografía: Marc Gómez del Moral
Reparto: Elia Galera, Eva Martín, Mariona Pagès, Marilu Marini, Tommy Schlesser, Claudia Faci, Pere Arquillué, Pep Tosar, Nansi Nsue, Ana Gracia, Hoji Fortuna, Toni Pons Vera, Joseph Ewonde, Carles Molinet, Luis Dyangani

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.