Críticas

Espiar en tiempos de la minifalda

Operación UNCLE

Otros títulos: El agente de CIPOL.

The Man From UNCLE. Guy Ritchie. EUA, 2015.

Cartel de Operacion U.N.C.L.EDesde que dirigiera Lock and Stock, Snatch (Cerdos y diamantes y Rocknrolla), Guy Ritchie parece ya bastante alejado de su Yo británico. El ritmo frenético y el tono gamberro de sus guiones, protagonizados por matones de poca monta y gansters de escasa salud mental, fueron un gran éxito de crítica y taquilla que catapultaron al director (y a un casi desconocido Jason Statham, por cierto) hasta Hollywood y los grandes estudios. Allí ha seguido demostrando su buen hacer con solventes productos de entretenimiento como son las dos películas de Sherlock Holmes, eso sí, aprovechándose de las facilidades que ofrece el poder contar con los derechos de adaptación de este o aquel personaje para desentenderse de los guiones.

En Operación UNCLE, en plena Guerra Fría, en 1963, dos agentes secretos, Napoleón Solo (Henry Cavill) de la CIA e Illya Kuryakin (Armie Hammer) del KGB, deberán aunar fuerzas a pesar de sus diferencias para combatir una posible amenaza nuclear que está siendo desarrollada en Italia por científicos huidos del partido nazi. Película basada en El Agente de CIPOL, serie americana emitida entre el 64 y el 68 que contaba las aventuras de estos dos agentes (Robert Vaughn y David Mc Callum, respectivamente) que trabajaban a las órdenes de Alexander Waberly (Leo G. Carroll) en una organización internacional secreta de lucha contra el crimen. A la creación del guion de la serie, por cierto, contribuyó Sir Ian Flemming, creador de James Bond; de ahí que Napoleón tanto en la serie como en Operación UNCLE sea una referencia clara al agente 007, mujeriego, elegante y con esa confiada sonrisa del que parece tenerlo todo bajo control.

Henry Cavill en Operación UNCLEGuy Ritchie juguetea en esta película con el género de espías, retrotrayéndolo hasta los vistosos y coloridos 60, precisamente ahora que la saga James Bond, desde que lo interpreta Daniel Craig, está firmando sus películas más sombrías y solemnes. Ritchie, sin embargo, no pretende con su película emular a Bond, hará con su mito lo mismo que hizo con el de Holmes, arrastrarlo hasta la más frenética actualidad posmoderna. El argumento de la serie que adapta no será más que una base para situar la acción.

La estrategia de Ritchie para esta cinta es la misma que la empleada en Sherlock Holmes: ha demostrado ser bueno recreando ambientes y épocas, idealiza las modas y pone en pantalla un gran espectáculo visual; la década de los 60 aparece de nuevo vestida a la última para las exclusivas fiestas del jet set de las capitales europeas, las minifaldas, los estampados y los trajes de tres piezas vuelven a cobrar protagonismo justo hoy que la moda actual vuelve a tirar por esos derroteros. Impagable trabajo el de la dirección artística y el diseño de escenarios, apartados siempre muy cuidados en la filmografía del director. Especial mención a la glamorosa carpa, donde conoceremos por primera vez a los Vinciguerra en el transcurso de una elitista carrera de coches.

La trama de espías, dobles identidades e infiltrados es un buen pretexto para dejarse llevar por los escenarios y la pertinente banda sonora, la comicidad recaerá especialmente en la simbiosis entre el americano y el ruso, un bromance en toda regla con su clásico tira y afloja inicial: “mis métodos, tus métodos”, “mis gadgeds, los tuyos”, que acaba, claro está, con un dulce reconocimiento mutuo después de salvarse recíprocamente la vida. Ritchie, que ya ha practicado de sobra estas relaciones en Sherlock Holmes con Robert Downie Jr y Jude Law, sabe bien cómo manejar estas situaciones tirando del humor.

Alicia Vikander en Operacion...El británico se arriesga también a dibujar un pasado para los personajes. Unas completas hojas de servicio para cada uno de los agentes donde se exponen sus muchas habilidades y las circunstancias que los han traído hasta esta misión dan empaque a la trama, un inteligente recurso del guion que también se explota en los créditos finales de la cinta.
Volviendo la mirada sobre los actores, destaca Henry Cavill, que va progresando como actor, demostrando que sigue en curva ascendente, mientras lucha por no quedar encasillado como Superman. Armie Hammer, por su parte, está también bastante correcto, a pesar de que el doblaje en español es un poco desafortunado, la buena sintonía entre los dos es evidente en la película y viene a mejorar los diálogos cómicos. La sensación de testosterona se reduce un poco gracias a Gaby Teller y a la pérfida Victoria Vinciguerra (Alicia Vikander y Elizabeth Debicky, respectivamente), dos papeles femeninos opuestos y muy carismáticos en los que las actrices se lucen, gracias al genial vestuario y maquillaje que alcanza con ellas las mayores cotas: mientras que la dulce Gaby usa vestidos cortos de vivos estampados, complementados con divertidos sombreros y gafas de sol, que le otorgan un sentido atractivo y a la vez inocente, a la sofisticada y fría Victoria siempre la vemos con el cabello recogido y largos vestidos y pantalones de gran vuelo, remarcando su figura alta y elegante, se consigue mostrar con su vestuario ese carácter altivo y poderoso que la caracteriza, tan petulante como sus enormes joyas.

Fotograma de U.N.C.L.EGuy Ritchie, aunque ya acomodado como director de Hollywood, ofrece una buena película de entretenimiento con una trama bien trabajada, en la que se mezclan perfectamente el sentido del humor con el género de espías. Con un vestuario de primera, el director británico también se preocupa por otorgar a las escenas de acción un toque de distinción en las que se aprecie su buen hacer como director. Ejemplos de esa originalidad y frescura, quedan para la posteridad, la escena inicial de la persecución en coche por Berlín Oeste, y aquella en la que Solo en primer plano disfruta de unas suculentas viandas en un camión, arrullado por una preciosa canción italiana, mientras su compañero en segundo plano protagoniza una infructuosa persecución en lancha, ¡exquisito!

Trailer:

Ficha técnica:

Operación UNCLE  / El agente de CIPOL (The Man From UNCLE),  EUA, 2015.

Dirección: Guy Ritchie
Guión: Lionel Wigram, Guy Ritchie
Producción: Steve Clark-Hall, Jeff Kleeman, John Davis, Lionel Wigram
Fotografía: John Mathieson
Música: Daniel Pemberton
Reparto: Henry Cavill, Armie Hammer, Hugh Grant, Elizabeth Debicki, Alicia Vikander

Eduardo de Andrés Aguilar

Graduado del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios