Críticas

Dulce venganza

La modista

The Dressmaker. Jocelyn Moorhouse. Australia, 2015.

la-modista-cartelDespués de una larga ausencia, veinte años alejada de la dirección, Jocelyn Moorhouse (Proof, 1991; How to Make an American Quilt, 1995), regresa con la cinta La modista (The Dressmaker), una adaptación de la novela de Rosalie Ham, publicada en el año 2000.

En su reparto cuenta con la participación de Kate Winslet como Tilly Dunnage, la protagonista, interpretando el papel de una sofisticada y glamorosa modista de los años cincuenta, quien de pronto siente el impulso de regresar a su aislado y polvoroso pueblo Dungatar, en Australia, con el afán de venganza y de cerrar las heridas de su pasado. Tilly fue culpada, a los diez años de edad, del asesinato de uno de sus compañeros de escuela y expulsada del pueblo por la misma razón. No obstante, a pesar de que ella no recuerda nada de lo sucedido, presiente que es inocente y ha sido acusada injustamente. Por otro lado, su madre, Molly (Judy Davis), vive encerrada día y noche en su habitación, sumida en el alcohol, sin ver a nadie, sin recordar nada, y por si fuera poco, parece no reconocer a su propia hija cuando ésta se presenta en casa después de tanto tiempo.

La _modista_imagenAsí es como comienza La modista, rodeada de un halo misterioso, en el que se nos promete esa tensión y angustia que se genera cuando se plantea un terrible y oscuro secreto que develar. Sin embargo, muy pronto notamos que no se trata simplemente de un thriller cargado de suspenso, sino que durante sus 118 minutos de duración, el film va brincando de un género a otro simultáneamente, en una caótica sucesión de estrambóticos eventos, sin llegar a definirse por completo en un solo estilo.

Todo esto parece muy confuso para el espectador, ya que se perciben tantos cambios, ritmos y sensaciones a lo largo del film, que hacia el final se queda sin entender qué tipo de película ha visto. Y no importa si este mix es la intención de Moorhouse o no, tristemente tanta mescolanza nos confunde, no nos permite adentrarnos en la historia, poniendo una barrera entre lo que sucede en pantalla y el espectador, marcando una distancia insalvable.

A lo largo del filme, por medio de flashbacks en atractivos tonos sepias, nos vamos enterando del pasado de esta pequeña, víctima de bullying por parte de sus compañeros de escuela, sobre todo por parte del niño que muere de forma misteriosa. Asimismo, se nos muestra que, tanto Tilly como su madre, eran constantemente rechazadas y señaladas por la gente del pueblo.

La_modista_películaLa relación entre ambas es uno de los puntos acertados del filme, gracias a una interpretación sumamente atinada de Judy Davis, quien logra un personaje singular y divertido. Las discusiones, pleitos y diálogos entre ellas son respiros en la historia que aportan momentos verdaderamente entretenidos. Winslet, quien aparentemente es idónea para el papel de mujer de mundo, bien vestida y con un porte elegante, se ve en un principio adueñada del mismo, sin embargo, poco a poco y durante el desarrollo de la historia parece cada vez más incómoda con él. No muestra la soltura en su interpretación con la que nos ha cautivado en otros personajes. Pareciera como que no se la cree, debido a lo indefinido del film, el cual de pronto parece una comedia, a veces de humor negro, para más tarde ser un melodrama, no sin antes intentar ser un thriller, en medio de situaciones absurdas dentro de un pueblo que parece del viejo Oeste.

Otro de los estrafalarios personajes, que aporta ratos de humor y buenas escenas, es el Sargento Farrat, en una interpretación original bien lograda de Hugo Weaving (Captain America: The First Avenger 2011; Cloud Atlas, 2012), como un policía adicto a la moda, obsesionado con el dulce tacto de las telas y la confección.

La_modista_crítica de la películaEn su plan de venganza, Tilly ha decidido confeccionar vestidos sofisticados para las muchachas del pueblo, que usualmente vestían de forma sencilla y sin gusto, lo cual no se comprende en qué puede ayudar eso a sus objetivos, y dicha idea queda un tanto inconclusa. Asimismo, su relación amorosa con el galán del pueblo, Teddy McSwiney (Liam Hemsworth), no parece muy verosímil, porque en teoría ambos se conocían de niños, aunque a simple vista se nota la amplia diferencia de edad entre ellos, lo cual también hace que sea muy difícil de creer en la historia.

Hay dos aspectos técnicos que son definitivamente destacables en La modista, muy a pesar de los desaciertos. El primero, es la fenomenal fotografía, llevada a cabo por el experimentado cinematógrafo Donald McAlpine (The Chronicles of Narnia: The Lion, the Witch and the Wardrobe, 2005; Peter Pan, 2003; Moulin Rouge, 2001), en la que vemos unas composiciones muy bien logradas, con una simetría considerablemente agradable a la vista, recordando de cierta forma el estilo de Wes Anderson, utilizando una paleta de colores en tonos sepia para los recuerdos del pasado, y amarillo y café para el presente, remarcando algunas veces a contraluz las siluetas de los esqueletos de los árboles ya secos, con la intención de transmitir una sensación de misterio, mostrando además la desolación del paisaje.

El segundo aspecto a subrayar es la selección musical, por parte del compositor David Hirschfelder (Promesa de Vida 2014; John Doe: el vigilante, 2014), la cual es muy agradable y emotiva, asimismo, refuerza correctamente esos momentos cargados de suspenso.

La_modista_The dressmakerLa década de los cincuenta ha sido últimamente recurrida en las historias cinematográficas, como ejemplo tenemos el año pasado, a la bien recibida Carol (Todd Haynes, 2015) o a la romántica Brooklyn (John Crowley,2015), ambas logrando unas adaptaciones bien hechas, historias redondas y definidas. Desgraciadamente, no podemos pensar así de La modista, la cual como premisa resultaba muy llamativa y prometedora, una película de época, con la aparición de Kate Winslet como modista, con buenos actores y un interesante misterio por resolver, sin embargo, se enreda en sí misma, quiere abarcar tantas historias, géneros y conceptos artísticos, que termina por quedar un tanto indefinida.

 

Ficha técnica:

La modista (The Dressmaker),  Australia, 2015.

Dirección: Jocelyn Moorhouse
Guión: Jocelyn Moorhouse (Novela: Rosalie Ham)
Fotografía: Donald McAlpine
Música: David Hirschfelder
Reparto: Kate Winslet, Liam Hemsworth, Judy Davis, Hugo Weaving, Sarah Snook, Sacha Horler.

Celia Sutton

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios