Críticas

Musas del Siglo XXI

La academia de las musas

José Luis Guerín. España, 2015.

La_academia_de_las_musas_CartelSegún la RAE existen varias acepciones de musa. Una de ellas, es la inspiración del artista o escritor; y otra, la de cada una de las deidades que, según la fábula, habitaban, presididas por Apolo, en el Parnaso o en el Helicón. Protegían las ciencias y las artes liberales, especialmente la poesía. Su número era vario en la mitología, si bien se pensó que eran nueve. Pues bien, La academia de las musas ha venido a convertirse en una de esas deidades en forma de película filmada con escasos medios, que tras conseguir el Giraldillo de Oro en el Festival de Sevilla, será capaz de seguir protegiendo esas ciencias y esas artes liberales.

La academia de las musas comienza siendo un ejercicio libre, vestido inicialmente con la máscara del documental dentro de un aula de la Universidad, que nace de la asistencia de José Luis Guerín a las clases del profesor Raffaele Pinto para grabarlas, y se termina convirtiendo en una obra profundamente reflexiva, vestida con la máscara de la ficción fuera del aula de la Universidad, capaz de transportarnos al debate en torno al amor, a si éste ha sido una invención de los poetas, a las relaciones amorosas, a sus inicios y a su contraste con la relación que mantiene el profesor con su mujer.

En cuanto al modo elegido por José Luis Guerín para dar forma a esta historia, encontramos el uso de planos muy cerrados, normalmente construidos interponiendo cristales entre los personajes y la cámara, lo que confiere a la película una estética particularmente bella, por los reflejos logrados. Estos planos cerrados se convierten, en muchas ocasiones, en primeros planos de los rostros, lo que en ocasiones ofrece una situación de cierta angustia por el momento que atraviesa algún personaje, aunque nunca se deja de lado el tono cómico que con carácter general preside la película.                                                                                                                                   la-academia-de-las-musas-800x509

Si el cine, en sus diferentes formas de expresión y utilizando todos los medios a su alcance (luz, sonido, color, etc.), ha sido capaz de alcanzar en muchas ocasiones cotas elevadas, José Luis Guerín, con La academia de las musas, ha sido capaz de conseguirlo una vez más, a través de un estilo sencillo, pero directo, lleno de franqueza, la misma que gozan esos personajes, transparentes y llenos de vida, a través de los pasillos de la Universidad, enfrascados en discusiones en torno a los discursos, aparentemente contradictorios, del profesor Raffaele Pinto. Y es, precisamente, el profesor, quien vive de otro modo toda esta situación, al encontrarse atrapado en su propio discurso y debido a que los actos le han llevado por otro camino.

La película comienza pivotando sobre ideas que giran en torno a las musas, el amor, la pasión, el deseo, la atracción, la poesía, como vías de cambio y mejorar las cosas. Es al salir del aula y dejar la teoría que el profesor ha impartido, cuando todas explicaciones se concretan en hechos, adquieren una forma y pasan a ser reales. La película adquiere entonces su forma de ficción. Se ha pasado, por tanto, de la teoría explicada en clase, cuando la película tenía aspecto de documental, a la teoría convertida en práctica, fuera del aula, momento en que Guerín recurre claramente a la ficción. De este modo, se establece un bello juego en ese modo de invertir los papeles, la teoría que se termina convirtiendo en práctica, y la forma que adquiere la película.

xLA_ACADEMIA_DE_LAS_MUSASLate dentro de La academia de las musas otra gran idea en torno a la figura de las musas. Se trata de una constante actualización de su figura. Hay en esta película una bella idea que se empeña en traer a nuestros días una nueva idea de musa, actualizando así su aspecto, a través de los medios electrónicos y de comunicación que tenemos a nuestro alcance. Esta idea se encuentra en la situación que atraviesa Mireia y ese amor que vive a distancia. Mireia se termina convirtiendo en la musa de ese chico que le escribe poemas desde la distancia. Una musa de nuestro siglo.

La academia de las musas es una obra brillante e inteligente, cuyo visionado supone un verdadero goce, y deja en la boca el sabor de querer siempre más.

 

Ficha técnica:

La academia de las musas ,  España, 2015.

Dirección: José Luis Guerín
Guión: José Luis Guerín
Producción: Les Films de Orfeo / P.C. Guerín
Reparto: Raffaele Pinto, Mireia Iniesta, Emanuela Forgetta, Rosa Delor Muns, Patricia Gil, Carolina LLacher, Juan Rubiño, Giulia Fedrigo, Giovanni Masia, Gavino Arca

Raúl Liébana

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios