Series de TV 

DEVS

Lily (Sonoya Mizuno) trabaja junto a su novio Sergei (Karl Glusman) para Amaya, una gran compañía tecnológica de Silicon Valley. De repente él es ascendido al departamento ultrasecreto de los desarrolladores (DEVS, que viene del inglés “developers”), un lugar donde solo los que están involucrados saben lo que sucede, y esa misma noche desaparece. Lily investiga con el jefe del departamento de seguridad, Kenton (Zach Grenier) y el gurú de la tecnología que dirige el lugar, Forest (Nick Offerman). La evidencia de las cámaras de seguridad muestra que Sergei se suicidó después de salir de su nuevo trabajo, prendiéndose fuego frente a la escalofriante estatua de la niña que inspiró el nombre de la compañía, la difunta hija de Forest. Así es el primer capítulo de DEVS (Alex Garland, 2020), la serie del director y escritor de las exitosas películas de ciencia ficción Ex_Machina (2014) y Aniquilación (Annihilation, 2018), así que las expectativas son altas. Pero en su debut para televisión ha perdido la estructura y el ritmo, convirtiéndola en un experimento fallido.

Después de ese primer capítulo, que es bastante lento y explicativo, ya no hay ningún misterio para el espectador, se vuelve algo exclusivo de la protagonista, y no es lo suficiente para sostener la tensión que la historia trata de mantener. Los episodios siguientes giran alrededor de todo lo que hace Lily para descubrir la verdad de lo que le sucedió a Sergei, pero nosotros como espectadores fuimos testigos de la verdad, así que las mentiras con las que tratan de enredar a Lily no sorprenden ni son lo suficientemente fuertes para retener la atención. Y mientras tanto, se van dando puntadas acerca de lo que DEVS realmente es, un departamento donde investigan los viajes en el tiempo y el libre albedrío de los seres humanos.

La ciencia ficción que soporta la historia se pierde en un melodrama con una protagonista que no logra transmitir emociones, ni siquiera cuando llora desconsoladamente. Las locaciones construidas encierran ese misterio necesario para crean el ambiente, la iluminación y fotografía son ideales, la gran instalación de DEVS es impresionante y el bosque de árboles con halos de luz alrededor de sus troncos es inquietante, seguramente pro eso recibió cuatro nominaciones en las categorías técnicas de los premios Emmy 2020. Pero lo visual no es suficiente, aunque todos los personajes tienen un halo de misterio encima, Lily es insoportablemente pasiva.

Tiene unos diálogos que se quedan dando vueltas en la cabeza (Hablando de cómo Amaya sabe todo sobre su vida: “No te sientas invadida, ya nadie tiene vida privada”), pero que se pierden en la explicación de los conceptos de presente y futuro conviviendo en el mismo espacio-tiempo que llegan muy tarde, cuando ya lo único que uno espera es que ese futuro apocalíptico que la gran máquina ha revelado no se cumpla. Por eso la conclusión es predecible y el sabor que deja no es placentero, es claro que el amor ha motivado la creación de Amaya pero no es suficiente para justificar la existencia de DEVS, ese departamento oculto en el que Forest juega a ser un dios que repite sus recuerdos obsesivamente y no permite que nadie sea mejor que él.

La serie ha divido a críticos y fanáticos, los más fieles la han llamado “hipnótica” y “la mejor serie del año. Yo estoy con los detractores, pues a pesar de ser admirador del trabajo de Garland en cine, el ritmo de la televisión y la construcción de una miniserie de 8 capítulos no funciona igual que un largometraje. Su gran defecto es el punto de vista elegido, la cámara como el gran ojo omnipresente revela absolutamente todo, sin filtros y sin detenerse a pensar en la tensión que necesita esta historia. Con unos ajustes de edición, sin revelar todo cronológicamente, la serie ganaría muchos puntos. Pero no se puede juzgar por lo que pudo ser sino por lo que es, y a DEVS le faltó una vuelta más.

 

Trailer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.