Críticas

X-Men: Fénix Oscura

. , .

Mucha agua ha corrido bajo el puente desde que Disney, una de las empresas de entretenimiento más grandes del mundo, comenzó a comprar otros estudios, comenzando por Pixar, allá por 2006, y luego Lucasfilm, en 2012. No conforme con ello, Disney decide comprar Marvel y hace pocos años Twentieth Century Fox, consiguiendo los derechos de los personajes de X-Men, algo que no poseía porque Marvel se los había vendido, justamente a Fox a fines del siglo pasado. «¿Cómo solucionamos esto? ¡Compremos Fox!», parecen haber dicho los directivos de Disney. Y lo hicieron. Este evento ha planteado numerosas hipótesis, más por el lado de cruzar al universo mutante con el UCM (universo cinematográfico de Marvel) y por las decisiones comerciales que tomarían los ejecutivos de Fox respecto a la saga, de menor taquilla que la del universo Avenger. Luego de tres capítulos de la saga muy buenos, como fue el caso de X-Men: Días del Futuro Pasado (X-Men: Daysof Future Past, Bryan Singer, 2014), X-Men: Apocalipsis (X-Men: Apocalypse, Bryan Singer, 2016) y Logan (James Mangold, 2017), Fox estrena el último capítulo de los mutantes bajo su tutela: X-Men: Fénix Oscura. 

El debut como realizador de un guionista no podía tener mayor presión para alguien que fue responsable de crear los guiones de una gran parte de la historia cinematográfica de los X-Men, estamos hablando de Simon Kinberg. Kinberg toma la posta de Singer (quien ha sido otra figura de peso en el universo cinematográfico mutante) y dirige una película que está marcada por el conflicto entre Fox y Marvel, algo que queda evidenciado en el producto final, en un film que por momentos no parece tener rumbo.  Sí, nos queda claro que los extraterrestres vienen a buscar al poder que poseyó a Jean Grey, pero ¿son realmente seres malignos? Con un par de líneas de diálogo de Vuk se pretende explicar una problemática que me parece muchísimo más compleja y que tampoco se ve plasmada en la construcción antagonista de los alienígenas.

Durante un rescate a tripulantes de un transbordador, los mutantes acuden a ayudar a su salvataje, pero en el proceso Jean Grey (Sophie Turner) absorbe un poder cósmico que potencia al extremo sus poderes. En el film no queda bien en claro si el conflicto principal del film es el que ella tiene consigo para controlarse o el de los extraterrestres que vienen en búsqueda de ese poder, encabezados por Vuk (Jessica Chastain). Está claro que esta falta de un antagonista fácilmente identificable es una deficiencia muy notoria del film, algo de lo que no se puede culpar al reparto, sí a Kinberg, a su guion y a las mismísimas idas y venidas que sufrió su producción. Sophie Turner tiene varios altibajos en su trabajo, por momentos parece estar completamente desconectada del personaje y en otros, no, por ejemplo en las escenas donde  no puede controlar sus poderes. Y en el caso de Chastain, se hace muy notorio que su papel de antagonista no convencía ni al propio director, no sabemos si su personaje termina de ser lo completamente «malo» que debería ser. Hay una escena, promediando el film, en la que Vuk busca corromper a Jean Grey para que use ese poder cósmico en su favor, que me recuerda mucho a cuando el senador Palpatine busca corromper a Anakin Skywalker en Star Wars: Episodio III – La venganza de los Sith (Star Wars: Episode III – Revenge of the Sith, George Lucas, 2005). Hagamos el ejercicio, contrapongámosla con esta, y allí podremos darnos cuenta de las diferencias motivacionales –abismales– que los actores tuvieron al momento de componer a sus personajes en cada caso. Esto no va en detrimento de la calidad interpretativa de Turner y Chastain, sí creo que allí falla la dirección de actores. Del resto del reparto podemos destacar a los mismos de siempre en esta saga, McAvoy en la piel de Xavier, y Fassbender en la de Magneto, conforman el condimento que impide que Fénix Oscura sea un completo aburrimiento.  

No condenaría completamente a Kinberg por dirigir una de las peores películas de la saga X-Men (si no es la peor), ya que en su haber tiene la producción los guiones de Días del futuro pasado y Apocalipsis, pero sí consideraría que permanezca escribiendo, algo en lo que evidentemente se ha destacado. Esperemos que el estreno de Los Nuevos Mutantes (The New Mutants, Josh Boone, 2020) traiga nuevos aires al rumbo de los X-Men. 

Ficha técnica:

X-Men: Fénix Oscura ,  , .

Dirección:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.