Cinevirus 

Una manera de ver cine en casa

FILMIN

Filmin es una plataforma de cine online que surge en España a partir de 2007. Funciona por alquiler o inscripción y posee un catálogo bastante amplio en el que predomina el cine de autor o independiente, aunque también ofrece algunos títulos comerciales. En los últimos años, en consonancia con la demanda, ha incorporado las series. En la actualidad se puede ver, además de en España, en Portugal y México.

Creo que es una plataforma ideal para cinéfilos y, en lo personal, fue un gran descubrimiento en su momento, cuando empezaba a experimentar lo que suponía disfrutar del cine en streaming. En estos días tan difíciles por los que atravesamos, con las salas de cine cerradas y teniéndonos que quedar en casa, Filmin es un apoyo y una forma de que el séptimo arte no nos falte.

A continuación, os paso algunas de mis recomendaciones para estos días.

 

Un tándem: La Jetée (Chris Marker, 1962) / Doce monos (Twelve Monkeys, Terry Gilliam, 1995)

Doce monos

La Jetée

En tiempos de virus y confinamientos, una de las propuestas que hace la plataforma Filmin es la posibilidad de volver a ver una correcta cinta de ciencia ficción, Doce monos, dirigida por Terry Gilliam, autor de varios filmes que nos acercan a la ciencia ficción, como la inolvidable Brazil (1985) o la fallida Teorema Zero (The Zero Theorem, 2013). Pero el germen del que nace Doce monos es una cinta de culto para los cinéfilos, filmada en 1962 por el inglés Chris Marker. Me refiero a la melancólica, a la vez que futurista, La Jetée. Grandiosa película.

Filmin ofrece ambas cintas, y el ejercicio de verlas una tras otra es muy grato. No sabría aconsejar el orden. Vi primero la propuesta de Gilliam, mucho más comercial y hollywoodense, y eso hace que luego entiendas, sin ningún problema, la historia dirigida por Marker, una propuesta experimental, a través de la filmación de una serie de fotos fijas en blanco y negro y, apenas, una brevísima secuencia en movimiento. Había visto La Jetée en mis tiempos de estudiante de cine y, aunque en su momento me gustó, creo que no supe percibir, tal vez por juventud, la poesía y nostalgia que rezuma. La Jetée nos lleva al futuro, nos acerca al apocalipsis, pero sobre todo nos recuerda nuestro pasado, aquello que alguna vez fuimos y sentimos.


No intenso agora, João Moreira Salles, 2017

No intenso agora

Filmin cuenta con uno de los mejores catálogos de cine documental en streaming. No intenso agora, del brasileño João Moreira Salles, supone una de las miradas más interesantes y recientes sobre lo que fue el llamado Mayo del 68. La película es un must para cualquier amante del cine. Una pequeña joya por descubrir, llena de sensibilidad y belleza. El director nos imbuye, a través de una gran cantidad de imágenes de archivo de la época, en un pasado de lucha y reivindicación en la búsqueda de un mundo mejor.

La película es, también, un hermoso homenaje a la madre del director, con la que vivía en París en aquella época. Salles compara la felicidad que recuerda en su madre cuando él era pequeño y que fue viendo cómo perdía de forma inexplicable, con la felicidad que tenían los estudiantes aquellas tres semanas en las que el mundo parecía que iba a cambiar y en las que todo era posible. Para el director, algunos de los suicidios posteriores al 68 tienen que ver con el sentimiento de nostalgia y de búsqueda de un pasado feliz al que es imposible volver. Gente como Daniel Cohn-Bendit, líder en París, lo entendió perfectamente y supo evolucionar.

Salles también reflexiona de forma interesante acerca del peso casi nulo que tuvieron algunos colectivos, como las mujeres o los negros, que nunca pudieron estar en primera línea en Mayo del 68, hecho que hoy hubiese causado gran indignación.

También la nostalgia de un pasado mejor fue el tema de su anterior documental, Santiago (2007), otra cinta emotiva y delicada, donde Salles se acerca a la figura de su antiguo mayordomo, con el que convivió en su niñez y que, de alguna manera, también, lo retrata a él mismo.


The Day After, Hong Sang-soo, 2018

The Day After

Filmin ofrece varios ciclos en su plataforma. Uno de los que podemos disfrutar en estos momentos es el dedicado a Hong Sang-soo, con varios de los últimos títulos de su filmografía. Uno de ellos es The Day After.

Al igual que ya hizo un año antes con su hermosa película En la playa sola de noche (Bamui Haebyunaeseo Honja, 2017), Hong Sang-soo vuelve a reflexionar sobre el tema de la infidelidad, con ese estilo tan personal que nos ofrece este director coreano, en el que se mezclan el drama y las situaciones cómicas de una forma aparentemente superficial, pero que lo llevan a explorar y acercarse hasta lo más recóndito. En el transcurso de un día y ayudados por varios flashbacks, conoceremos la aventura amorosa, no exenta de pasión, contradicciones y bastante melodrama, por la que pasa un reconocido editor y crítico literario. Entre largas conversaciones triviales y el soju, aflorarán las verdaderas preocupaciones de las que no está libre ningún ser humano.

Los protagonistas habituales, en las películas de Hong Sang-soo, son artistas, cineastas, literatos, gente de naturaleza sensible que, por su profesión, tienen una relevancia y han sido laureados por la sociedad, y de los que el cineasta prefiere descubrir su lado más débil y cotidiano. Suelen beber mucho y mostrarse bastante banales, a la vez que incapaces de controlar su alta emocionalidad. Sospecho que siempre estamos ante el mismo personaje que sufre y trata de reinventarse, pero, eso sí, rezuma humanidad. La bella Areum hace una pregunta esencial para todos ¿por qué vivimos?


Ray & Liz, Richard Billingham, 2018

Ray & Liz

Como no podía ser de otro modo, dada la marginalidad y crudeza de la historia, Ray & Liz no estuvo mucho tiempo en la cartelera y fue una alegría recuperarla en Filmin.

Sin ningún tipo de tapujos, el fotógrafo inglés Richard Billingham realiza un retrato desnudo de sus progenitores y de la infancia que le tocó vivir en un barrio obrero deprimido de la ciudad de Birminghan, donde el alcoholismo de sus padres, sus cambios de humor, derivados de esta adicción, y las privaciones que sufrían eran el pan de cada día de una familia sin ingresos, que subsistía con una pequeña ayuda gubernamental.

El elaborado trabajo de ambientación, los encuadres de cámara tan cuidados, el tratamiento de los colores y el acabado de la imagen desvelan la sensibilidad y mirada fotográfica de su director, a quien no le tiembla la mano para contarnos la realidad que padeció. La falta de cariño y desprotección con las que vivieron él y su hermano en aquellos tiempos, en los que era más importante conseguir alcohol o cigarrillos que tener un plato caliente en la mesa, sobrecogen.

La frontalidad del retrato no nos deja indiferentes. Duele ver la desatención a la que son sometidos los niños, o el crudo trato que recibe el hermano de Ray, con discapacidad mental. A veces, el mundo puede ser descarnado y es difícil encontrar culpables. Tal vez, lo somos todos. La sociedad en su conjunto. Ray y Liz solo son el resultado de una realidad.


Holiday, Isabella Eklöf, 2018

Holiday

Holidady es una película presentada en Sundance que sorprendentemente no llegó a las salas de cine españolas y que podemos ver en Filmin.

Isabella Eklöf, nacida en Suecia, estudió cine en Dinamarca y participó en el guion de la perturbadora Border (Ali Abbasi, 2018). Con Holiday, además de escribir el guion, se inicia en el terreno de la dirección. La película retrata el mundo del narcotráfico europeo a través de un clan danés que pasa sus vacaciones en Turquía, al lado del mar. La protagonista, Sasha (un buen trabajo de Victoria Carmen Sonne), se irá adentrando, sin ser muy consciente de ello, en un ambiente deslumbrante, chabacano en sus formas y gustos, falto de escrúpulos y lleno de violencia.

La belleza de Sasha, su juventud e inocencia, hacen de ella una presa fácil que la convertirá en mujer objeto en manos de su novio, el jefe del clan, un tipo que le dobla en edad y que la denigra constantemente. La reflexión que hace Eklöf acerca del machismo y la violencia llama poderosamente la atención. Estamos acostumbrados a asociar visualmente el narcotráfico con los países latinos y Estados Unidos por lo que sorprende la propuesta pero también la hace más impactante. No es necesario una película de acción, efectos especiales y matanzas sangrientas para hablar de esto. Todo lo contrario, la sobriedad a este nivel se agradece y hace que el mensaje nos llegue mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.