Críticas

La resurrección de Sixto Rodríguez

Searching for Sugar Man

Searching for Sugar Man. Mike Bendjelloul. Suecia, Reino Unido, 2012.

Searching-CartelSixto Rodríguez es un cantautor estadounidense de ascendencia mexicana y nacido en Detroit, que con sus escasos dos discos logró trascender en la vida de muchas personas en Sudáfrica. Dos de sus más asiduos fans fueron quienes impulsaron la búsqueda de este músico que quedó perdido y sepultado durante la década de los setenta, y cuyo paradero sólo podía ser concebido con una muerte trágica.

Sugar Man, cómo se le conocía a Rodríguez y título de uno de sus más grandes hits, estaba hundido en el olvido hasta la década de los noventa, en la que fue “resucitado” y dio una serie de conciertos en Cape Town. Sin embargo, en 2012 ha trascendido las fronteras y ha re-nacido para todo el mundo como uno de los músicos más subestimados del siglo veinte.

Searching for Sugar Man es el título de este documental, realizado por el director sueco Mike Bendjelloul, que narra la búsqueda de Rodríguez, a través de un mapeo para  rastrear su paradero, mientras trata de mostrar su talento incuestionable. Así, a lo largo del metraje se va trazando el mismo camino que siguieron sus fans para encontrarlo y se escucha la música de Sixto Rodríguez, hasta volverse memorable.

Searching-01El estilo que ha definido el director se mueve por distintas vías. En primer lugar ha seguido el camino de búsqueda, localizando a musicólogos, fans, dueños de sellos discográficos, dueños de tiendas, otros músicos…, y a todos les ha preguntando toda la información posible acerca de Rodríguez. Es a través de esta primera línea de la que se desprende la importancia de su música de protesta y el talento real e ignorado del autor. Por supuesto, Bendjelloul ha logrado obtener una significativa suma de fotografías de stock, vinilos y memorabilia para acompañar esta primera sección.

Hay una decisión de estilo que le imprime una sensación de película familiar, que es toda una línea de acompañamiento estético en el que se han grabado distintos momentos en 8 mm., con la cual denota esta inserción en el pasado congelado de Rodríguez, quien quedó como en una cápsula del tiempo durante más de veinte años. Aunado a esto, por supuesto está el material videográfico que los realizadores pudieron obtener para la producción del documental.

Posee además una revisión familiar, en la que se ha podido conversar con las tres hijas del cantante y con el mismo Rodríguez, quien tiene una vida sencilla y está orgulloso de lo que ha logrado. Es esta vena íntima y personal, la que le imprime emotividad y hace inolvidable este documental. Si bien nunca están juntos los cuatro personajes, es posible notar el afecto y respeto que se tienen unos a otros.

Searching-02Rodríguez es un hombre sencillo, con sueños, capaz de contagiar con su música a un país entero, sin querer nada más a cambio que el placer y la satisfacción de interpretar sus creaciones para el público. Al grado tal que uno de los cuestionamientos del documental gira en torno a la pregunta de dónde está el dinero de Sugar Man, recabado durante todos los años de éxito al otro lado del mundo.

Una última sección de la película muestra la nueva realidad de Rodríguez, quien en pleno siglo veintiuno no sólo sigue siendo un éxito en Oceanía y Sudáfrica, sino que además está probando tentar terreno estadounidense. Bien dicen que nadie en profeta en su tierra, y a Sugar Man le ha tocado vivirlo en carne propia, donde en su misma ciudad le han dado la espalda durante años.

Aunado a lo anterior, el director sueco ha tenido el cuidado de acompañar la búsqueda con una serie de animaciones que ayudan a la retención de datos de redes y cambios. Además, se ha encargado de mostrar lo más sencillo y cotidiano a través de movimientos de cámara y secuencias que dejan de ser simples caminatas y establecimientos de espacio, para convertirse en propuestas estéticas que le dan movimiento a la película.

Searching-03Searching for Sugar Man, recién ganadora del Oscar al mejor documental, entró en competencia con tres documentales sobre guerra y conflictos y uno más sobre SIDA, y a diferencia de todas éstas, Searching… habla sobre la pasión por disfrutar el día a día y seguir los sueños, y es una muestra fehaciente de que la vida da muchas vueltas, y a veces se está abajo y otras arriba. Esto, muchas veces –y más en estos tiempos- es justo lo que necesita el público: una película fresca, que dé la posibilidad de seguir adelante, que dé esperanzas y que permita que la historia cambie.

Ahora Sugar Man dejó de ser un hombre muerto y ha revivido para Cape Town y todos sus fans, mientras que ha nacido por primera vez para el mundo entero gracias a la cinematografía. Si una buena película logra hacer esto con un hombre olvidado, qué no podría hacer con la conciencia de muchas personas en cualquiera de los temas que se pueden tocar en un documental.

Sixto Rodríguez tuvo que esperar casi cuarenta años para poder hacer su sueño realidad, y ahora que lo tiene, sigue siendo el mismo hombre sencillo que siempre ha sido. Su familia sigue siendo la misma, y sus canciones poseen la misma fuerza que durante los setenta. La única diferencia es que ahora Rodríguez ha sido tocado por las fibras sensibles de los espectadores de cada vez más países que creen en la universalidad de la música, y que demuestran las capacidades del discurso cinematográfico como una herramienta que continuará transformando la realidad.

Tráiler:

Ficha técnica:

Searching for Sugar Man (Searching for Sugar Man),  Suecia, Reino Unido, 2012.

Dirección: Mike Bendjelloul
Guion: Mike Bendjelloul
Producción: Mike Bendjelloul, Simon Chinn
Fotografía: Camilla Skagerström
Música: Rodriguez
Reparto: Sixto Rodriguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *