Cinevirus 

Resistiendo al tiempo

VIMEO

Vimeo es una plataforma de videos sin publicidad, de carácter profesional, que se diferencia de otras similares como YouTube por la ausencia de anuncios molestos, la calidad de los materiales subidos, la duración y la privacidad de los enlaces, pudiendo subir videos con contraseña o en venta, además de la cantidad considerablemente inferior de usuarios que se traduce en cualidad sobre masividad. El contenido que ofrece Vimeo es tan variado como amplio, pues abarca videoclips musicales independientes, ensayos críticos de pensamiento cinematográfico, canales de filmotecas internacionales y un sin fin de películas experimentales, documentales o de ficción, entre otras cosas. Por estos motivos, siendo mantener la mayor calidad posible de un video la norma que rige el medio, Vimeo se ha convertido en la plataforma predilecta para cineastas y realizadores, y es una de las herramientas que hoy más se utiliza para enviar materiales a festivales.

Es así que es posible encontrar en dicha plataforma cortometrajes y largometrajes de directores premiados en los festivales de clase A (los que cumplen los requisitos estrictos de la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos) que una vez finalizado el circuito festivalero, utilizan Vimeo para exhibir su obra, o bien que, en vista a la pandemia, han decidido liberar sus contenidos.

En esta ocasión, la selección se corresponde a dos obras que dialogan sobre el tiempo y la resiliencia humana.

 

Recife Frío (Kleber Mendonça Filho, Brasil, 2009)

Recife frío

En la región nordeste del Brasil, en el departamento de Pernambuco, se encuentra la ciudad de Recife, conocida por su clima tropical que garantiza la belleza de sus playas soleadas y cálidas todo el año. Pero tras la caída de un meteorito, que al parecer no tuvo consecuencia alguna, de un día para el otro, las altas temperaturas fueron reemplazadas por un frío insólito. Desde aquel día, a ese descenso de temperatura inexplicable le acompañaron días grises de lluvia constante que obligó a sus habitantes a adaptarse al nuevo escenario.

Dirigida por Kleber Mendonça Filho, Recife Frío examina las dinámicas de transformación social que se disparan con el cambio climático drástico que sucede en el lugar menos esperado. La mutación repentina del microambiente de la ciudad afecta todos los estratos de la sociedad brasileña; desde las clases marginalizadas sin hogar, para quienes el frío podría significar morir de hipotermia en la calle, a las familias de clase alta que sufren con la revalorización del mercado inmobiliario, ya que aquellos departamentos óptimos para el disfrute del paisaje hermoso resultan ahora inhóspitos.

A través de un lenguaje de crónica que simula ser un reportaje para una cadena de televisión argentina, Mendonça Filho satiriza las consecuencias de la invasión repentina de un elemento tan ajeno e intangible como el frío, y tan ignorado por el gobierno como el impacto medioambiental de las actividades del hombre. Un reportero conduce el relato mientras recorre los lugares perjudicados más obvios a primera vista, como vendedores ambulantes de memorabilia, músicos e inversionistas extranjeros que sobreviven del turismo, hasta ahondar en lo que estaba encubierto por las palmeras, como la religión a la que recurren los habitantes en estos tiempos inciertos o los dejos históricos de la esclavitud que aún persisten en el país, aspectos no exentos de transformación bajo la lupa del director.

La ironía de este falso documental evidencia cuestionamientos que trascienden la ficción, porque minuto a minuto, Mendonça Filho revela cada arista de una posible problemática mundial que hoy es más actual que hace diez años atrás, cuando fue realizado el cortometraje. ¿Qué sucede cuando un espacio deja de ser el que antes era? ¿Cómo se adapta el ser humano a su entorno modificado? ¿Cómo incide el ambiente y la economía en las relaciones personales?

Enlace: https://vimeo.com/9970440


Hamaca Paraguaya (Paz Encina, Paraguay, 2006)

Hamaca paraguaya

Opera prima de la cineasta paraguaya Paz Encina, Hamaca Paraguaya nos remonta a algún lugar del chaco paraguayo para describir la espera de Cándida y Ramón, una pareja de ancianos campesinos que aguardan el fin de la guerra del Chaco y el eventual regreso de su hijo. Así como esperan el retorno de Máximo, sin nada más que la compañía del otro, esperan que la lluvia riegue los campos, que el frío apacigüe el calor insufrible, pero que no le haga pasar frío al hijo, y que la perra deje alguna vez de ladrar.

El relato de Encina se encuentra reducido a una sencillez que agudiza los sentidos y subyuga al espectador en un universo sosegado, que transita con un lento andar los matices de este estado de letargo permanente, que se oscurece o ilumina a merced del cielo nublado. Sobre una imagen estática, que reposa la mirada en el tiempo a través de un plano abierto, se despliegan diálogos en off que tienen lugar en una dimensión paralela, como cartas a quien no está presente, o a quien no puede estar más que presente en cuerpo porque el dolor lo ha llevado lejos, más allá de la sombra del árbol o de los campos de cultivo. Las conversaciones pueden ser ilusorias, ideales quizás, pero en lo que visualmente se reserva una distancia, es en estas palabras punzantes donde encontramos la intimidad del silencio.

Así como el sonido acentúa sobre la calma de la espera con sus crujidos sobre las hojas secas o los truenos que resuenan a lo lejos, el ladrido constante de la perra, que se encuentra en un fuera de cuadro permanente, remarca la dolorosa ausencia del hijo, en contraposición a diálogos pasados que invaden el proceso de duelo y configuran la presencia latente que persiste en las actividades rutinarias y que se realizan con tristeza, a pesar de todo.

Con muy pocos elementos, una hamaca, una linterna, una fecha que de paso se menciona, en Hamaca Paraguaya, la esperanza, la angustia y la desesperación se describen sin prisa, como el cansancio con el que carga el matrimonio y que les ha carcomido hasta los huesos. Ellos esperan, esperan a que pase el tiempo. O que el tiempo haga pasar la espera.

Enlace: https://vimeo.com/393546881


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.