Críticas

... Y un día se volvieron reales

Pokémon: Detective Pikachu

Rob Letterman. EUA, Japón, Canadá, 2019.

Si hay algo que mi generación le debe a los japoneses, eso es, sin dudas, la popularización de los videojuegos. ¿Quién no habrá pasado horas frente a los kanjis (los sinogramas del japonés), descifrando qué decía allí, mediante el uso de la intuición y la lógica? Todo tenía su recompensa, y el objetivo era uno solo: pasar a la pantalla siguiente y terminarlo. De todos estos juegos de los 80 y 90 surgieron muchas sagas que actualmente son grandes franquicias, entre ellas, la que nos cita hoy, Pokémon. Luego del lanzamiento de numerosos juegos para múltiples plataformas, que derivaron en más de mil episodios de su propio animé, hace unos años se comenzó a barajar la posibilidad de producir una versión live action de las entrañables criaturitas, con su más emblemático icono como protagonista: Pikachu.

Veinte años separaron a los primeros Pokémon Red y Pokémon Blue (1996) –los primeros de esta franquicia– de la decisión de llevar a la pantalla grande una versión live action de estas famosas criaturas, que estaría basada en el juego de Nintendo 3DS “Detective Pikachu”. En 2016, la productora Legendary Pictures se hizo con los derechos para, posteriormente, designar a Rob Letterman como director de este filme, el primero en darle vida al mundo Pokémon. Se podrían mencionar, como los más destacados, los trabajos de Letterman en Los Viajes de Gulliver (Gulliver’s Travels, 2010) y Pesadillas (Goosebumps, 2015). En el caso de la primera se trató de una comedia protagonizada por Jack Black con críticas muy negativas, mientras que la segunda fue una adaptación de la famosa saga de libros de R.L. Stine, también protagonizada por el histriónico artista principal de Escuela de Rock (School of Rock, Richard Linklater, 2003). En Pokémon: Detective Pikachu, Letterman logra contar una historia muy entretenida, y no solo por la simpatía que nos genera ver a los Pokémon como peluches ahora tangibles, además de la excelente interpretación de Ryan Reynolds, quien le da la voz al más famoso de los pequeños monstruos.

Tim es un ex entrenador Pokémon que se ve obligado a viajar a Ryme City (algo así como una versión distópica de Londres en un futuro no muy lejano), ya que su padre ha desaparecido luego de un accidente automovilístico, mientras seguía una investigación. Inmediatamente, se encuentra con el Pikachu que acompañaba a su padre, descubriendo con sorpresa que este ejemplar se puede comunicar exclusivamente con él, mientras que el resto de los seres humanos solo escuchan su clásico «pika pika».  Luego de un incidente con un extraño gas púrpura y unos Pokémon que se vuelven violentos al inhalarlo, comienza una investigación, junto al acompañante de su padre. La historia, ideada por Nicole Perlman y Rob Letterman, muestra muchos vaivenes, a los que deberemos estar atentos para ir hilvanando los hechos que ocurren sobre el desenlace, cuando un pequeño giro podrá sorprendernos por completo si no hemos prestado suficiente atención, pero, obligatoriamente, nos hará entender todo lo que hemos visto en 104 minutos de cinta.

Luego de protagonizar Deadpool (Tim Miller, 2016), la carrera de Ryan Reynolds dio un vuelco radical. Si bien su primera aparición como Wade Wilson tuvo lugar en X-Men Origenes: Wolverine (X-Men origins: Wolverine, Gavin Hood, 2009), hasta Deadpool, Reynolds se encontraba muy atado a su personaje en Linterna Verde (Green Lantern, Martin Campbell, 2011), película con críticas muy negativas y que parecía haber sepultado sus intenciones de encarnar a algún superhéroe. Fue a fines de 2017 cuando Reynolds fue seleccionado para dar vida a la voz de Pikachu, componiéndolo con toques deadpoolescos (perdón, amo a Deadpool y me permito inventar términos relacionados a este increíble antihéroe), sumado a una mezcla de dos personajes de Seth MacFarlane: Peter Griffin y Ted. Existe una razón por la cual Reynolds le da la voz a Pikachu, que se revela hacia el final (no, no esperen que se convierta en Deadpool). Quien se encontrará con el Pikachu de su padre será Tim Goodman (Justice Smith), topándose con Lucy Stevens (Kathryn Newton) y su Psyduck y el detective Yoshida, personificado por Ken Watanabe. El buen desarrollo de la historia también es parte del gran trabajo que desempeñan los protagonistas de Pokémon: Detective Pikachu, especialmente, al momento de interactuar con las criaturas coleccionables, concebidas digitalmente.

Ya creo haberlo expresado anteriormente en otros artículos de mi autoría, pero Pokémon: Detective Pikachu cayó dentro de la inmensidad de ofertas de Hollywood para ampliar (¿infinitamente?) las historias de la cultura pop de las últimas décadas, mediante la producción de secuelas, precuelas, spin-offs y todo lo que se pueda desprender de cada una de estas franquicias. Lo cierto es que Pikachu ha dado un gran puntapié inicial, ganándose sin dudas el derecho de tener una continuación y desde aquí haré fuerza para que ello ocurra.

Ficha técnica:

Pokémon: Detective Pikachu ,  EUA, Japón, Canadá, 2019.

Dirección: Rob Letterman
Duración: 104 minutos
Guion: Dan Hernandez, Benji Samit, Rob Letterman, Derek Connolly, Nicole Perlman
Producción: Legendary Pictures, Toho
Fotografía: John Mathieson
Música: Henry Jackman
Reparto: Ryan Reynolds, Justice Smith, Kathryn Newton, Suki Waterhouse, Ken Watanabe, Bill Nighy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.