Críticas

La noche de los secretos

Perfectos desconocidos

Perfetti sconosciuti. Paolo Genovese. Italia, 2016.

Perfectos desconocidosLa luna llena siempre ha captado la imaginación, e incluso hoy sigue funcionando en la conciencia colectiva como algo mágico que influye en el comportamiento, psicología y funcionamiento biológico humano. Se supone, por ejemplo, que en las noches de luna llena estamos ansiosos y tenemos problemas para dormir. La luna llena es el telón de fondo de Perfectos desconocidos y el octavo invitado a la cena que dan en su casa Rocco y Eva para un grupo de viejos amigos. Entre los platos numerosos que han preparado los anfitriones, los invitados están admirando la majestuosa luna y es muy difícil no pensar que lo que sucede en la cena no ha sido provocado por ella.

La idea de la película, la trama, es muy ingeniosa y pertinente en los tiempos en los que vivimos. Al principio de la cena, surge un tema, debido a nuestra adicción a los móviles, que da lugar a que se mantengan muchos secretos hacia la familia y los amigos. Como resultado de esta conversación, Eva sugiere un juego: desafía a los invitados a que pongan sobre la mesa sus móviles y compartan con los demás toda la comunicación que reciban durante la cena. En los años recientes, entre amigos ha surgido la tendencia de colocar todos los móviles en la mesa de un restaurante, por ejemplo, para disuadir del uso de la tecnología en una situación social. Si uno utiliza el teléfono, tiene que pagar la cuenta de todos en la mesa. No obstante, lo que ofrece Eva va mucho más allá de un juego inocente y pone a sus invitados, menos a ella (lo que resulta ser un acto completamente cínico y egoísta por su parte) en un apuro.

La idea de basar el filme en el uso de las redes sociales para señalar cómo pueden ir en detrimento de nuestro bienestar no es tan innovadora, pero actualmente la tecnología cambia tan rápido, que no es fácil hacer una película donde sea protagonista y a la vez pertinente para nuestros tiempos. Se puede poner en duda lo que critica el filme en el nivel práctico, es decir no me parece bien obligar a los amigos a compartir todos sus secretos, porque tenemos el derecho a la privacidad. No obstante, Perfectos desconocidos es un filme muy pertinente con el que, creo, la mayoría de los espectadores se puede identificar y que les hace reflexionar sobre nuestra relación con la tecnología y sobre cómo han cambiado las relaciones que tenemos con los demás, particularmente con la gente más cercana.

Fotograma de Perfetti Sconosciutti

Un punto muy fuerte de la cinta es el guion, que sostiene la atención de los espectadores durante toda la película: los diálogos fluyen, así como el vino; el ritmo es dinámico, las conversaciones, entre personajes enérgicos, son interesantes, debido a sus distintas profesiones, vidas y problemas. Además, todo el tiempo estamos en suspenso por una curiosidad y seguimos esperando un mensaje o una llamada y las implicancias que estos van a tener, ya que no solo está claro desde el principio que entre los amigos existen varios secretos, sino también se intensifica su seriedad con cada mensaje que llega a la mesa.

La necesidad de satisfacer nuestra curiosidad, mientras observamos desde la butaca a gente en la mesa que revela sus secretos, es voyerismo en el sentido más pleno del término. Si bien el voyerismo por la parte de los espectadores está siempre presente en cine, está también claro que algunas películas se prestan a ese fenómeno más que otras. A veces no somos meros observadores, sino intrusos, porque vemos algo que no deberíamos, algo íntimo y privado, como por ejemplo en La ventana indiscreta (Rear Window, Alfred Hitchcock, 1954) o Un dios salvaje / ¿Sabes quién viene? (Carnage, Roman Polanski, 2011), solo por nombrar algunos. Lo que le destaca a Perfectos desconocidos es que, contrariamente a las obras que acabo mencionar, donde se tratan situaciones muy poco probables en la vida de una persona media, el filme italiano habla del tema que nos concierne a (casi) todos, y esa pertinencia, para nosotros mismos, es un poco preocupante. Por ejemplo, a mí me hizo pensar: ¿Qué sucedería si yo fuera parte de ese juego? ¿Cuál es mi relación con las redes sociales?

Perfectos desconocidos, fotograma

Soy de la opinión de que hoy, más que nunca, debería ser una herramienta educativa usada para hablar con el público sobre la condición humana. Me refiero al cine de ficción más que al cine documental, porque normalmente el primero tiene un público mucho más amplio. Ahora, señalarle a la gente su condición humana, puede realizarse de maneras diferentes: mirar por encima del hombro con superioridad moral o contar una historia de una manera inteligente, planteando al espectador una situación de reflexión para que se la lleve después de la proyección. La película de Paolo Genovese hace esto último con un buen giro de la historia que no quiero revelar, pero dejen que diga que la película aprovecha la leyenda folclórica sobre la luna llena y lo hace de una manera entretenida y hábil.

Perfectos desconocidos es un comentario perfecto sobre la época digital en la que vivimos, contado de forma muy amena, con el que el público se puede identificar totalmente y que involucra a la audiencia con su pertinencia. Llama la atención sobre una situación sin ser condescendiente. Advierte sin asustar. Lo más importante es que es una película que no sale de nuestras cabezas mucho después verla y nos obliga a pensar sobre el papel que nosotros mismos desempeñamos en este problema social que afecta la sociedad moderna.

 

Tráiler:

Ficha técnica:

Perfectos desconocidos (Perfetti sconosciuti),  Italia, 2016.

Dirección: Paolo Genovese
Duración: 97 minutos
Guion: Paolo Genovese, Filippo Bologna, Paolo Costella, Paola Mammini, Rolando Ravello
Producción: Lotus Productions / Medusa Film
Fotografía: Fabrizio Lucci
Reparto: Giuseppe Battiston, Anna Foglietta, Marco Giallini, Edoardo Leo, Valerio Mastandrea, Alba Rohrwacher, Kasia Smutniak

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *