Series de TV 

Medici, Masters of Florence

Medici, señores de Florencia

 

 

 

 

Para estar a tono con el Investigamos de este mes, dedicado a los personajes históricos, elegí escribir acerca de una serie que ha culminado su primera temporada. Médici: Masters of Florence es una coproducción de la italiana Lux Vide (La Biblia, Don Matteo, Anna Karenina), la británica Big Light, de Frank Spotnitz (The Indian Detective y The Man in the High Castle), y la distribuidora francesa Wild Bunch. Creación de Spotnitz y Nicholas Meyer, los ocho capítulos de la temporada fueron dirigidos por Sergio Mimica-Gezzan (The Last Ship, Salem).

La serie narra la historia de los primeros Medici de Florencia, cuando esta deja de ser una ciudad feudal para convertirse en una próspera comarca, donde los comerciantes de la lana se convierten en banqueros que desplazan a los dueños del poder político, conseguido a fuerza de títulos de nobleza e interminables guerras.

Medici señores de Florencia

La primera temporada se centra en la figura de Cosimo de Medici (Richard Madden), quien va a instalarse en el centro del poder florentino, debido a la herencia recibida de su padre Giovanni (Dustin Hoffman), un comerciante que crea el primer banco de Florencia y la moneda más fuerte de la Europa durante los siglos trece y catorce, el florín de oro. Su éxito se debe a que estos “Masters of Florence” lograron ubicarse social y políticamente en el poder, gracias a su influencia en la economía de las arcas papales. Su origen no noble les permitió transformarse en prestamistas de gentes humildes para que pudieran acceder a pequeñas propiedades o el inicio de incipientes comercios y así independizarse de una casta que los arrastraba a las condiciones del feudalismo. Inevitablemente, los banqueros, tachados de usureros, se convertirían en los enemigos más encarnizados de las clases nobles y poderosas, representadas, en este caso, por Rinaldo degli Albizi (Lex Shrapnel).

Con continuos flashbacks que nos llevan veinte años atrás, asistiremos a los conflictos familiares, entre padres e hijos, por expectativas frustradas o amores inconvenientes. El asesinato de Giovanni será el hilo conductor de esta primera temporada y servirá para desvelar las intrigas familiares, políticas y religiosas que van a colocar a la familia Medici en el centro de la escena florentina, como bienhechores sociales y grandes mecenas artísticos, a quienes se les debe la transformación de Florencia en la capital artística del Renacimiento.

Si bien estamos ante una historia muy masculina, donde sobresalen el patriarca Giovanni, el jefe familiar Cosimo, su hermano Lorenzo (con contactos políticos y militares adecuados) y su hijo Piero (que se conocerá como El Viejo y será el padre de Lorenzo, el Magnífico, retratado como El Príncipe por Maquiavelo), acompañados por el amigo incondicional Marco Bello (Guido Caprino), las mujeres también tienen papeles protagónicos.

Medici señores de Florencia

La esposa de Giovanni es un carácter fuerte y despectivo hacia su prole, lo cual forja la personalidad de Cosimo. La esposa de este, Contessina de Bardi (Annabel Scholey) hace frente a las finanzas de la familia y a la supervivencia del banco durante el exilio de su marido, y la nuera, una joven inestable, parece imponerse a la aparente debilidad de Piero que, estamos seguros, cobrará mayor protagonismo en la ya anunciada segunda temporada. Los personajes femeninos están a la altura de sus hombres y, seguramente, de la realidad de estas mujeres a quienes también se debe que la empresa familiar trascendiera a lo largo de la historia. Como bien dice Cosimo en uno de sus diálogos, lo que debe permanecer es el apellido Medici (su poder y patrimonio) en Florencia, más allá de sus nombres y de sus individualidades. Por eso, el reto es terminar la cúpula del Duomo, donde una maldición parece interponerse, porque ese arte que vemos en los frescos de los palacios, en las esculturas de Donatello o en el arte de Brunelleschi, será la carta de presentación de una estirpe que sellará el presente y el futuro de Florencia.

Los primeros capítulos esbozan las personalidades de los integrantes de la gran familia Medici. El personaje de Cosimo no llega a las cotas altas de histrionismo, pero al promediar la temporada, la figura del florentino cobra protagonismo y firmeza en su actuación. En cambio, el papel de Contessina aparece fuerte desde el comienzo y mantiene el nivel de excelencia a lo largo de la temporada. Otro carácter que tiene gran fuerza es el de Marco Bello, lástima que su destino se diluya hacia el final. Esperamos que encuentre un nuevo cauce en la segunda temporada. Si los primeros seis capítulos se dedican a la controversia entre el poder político y el poder económico, con la Iglesia impartiendo Justicia, en los dos últimos capítulos se apura la incógnita que se plantea al comienzo de la temporada. Una resolución forzada, aunque propia de las intrigas palaciegas de la época.

Medici señores de Florencia

Se disfruta tanto la historia de ambición y poder, como las locaciones donde transcurre la acción. Estancias históricas: villas, palacios e iglesias renacentistas (el Palazzo Vecchio, la Basílica de San Lorenzo o el famoso Duomo) dan fe del mecenazgo de los Medici y la transformación de la ciudad en un icono de la época. Si uno de los placeres de las series es la ansiedad por conocer cómo sigue el próximo capítulo, hay que decir que la intriga no es tan acuciante en Medici: Masters of Florence. Sin embargo, se espera con gran expectativa la segunda temporada, donde el protagonismo recaerá en los personajes más conocidos y que alcanzaron mayor sello histórico.

 

Tráiler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *