Series de TV 

Homecoming

No resulta extraño que, entre tanta sobreabundancia de oferta de series de televisión, una propuesta tan interesante de 2018 como Homecoming haya pasado casi inadvertida, y eso a pesar de algunos de sus muchos atractivos, entre los que se encuentra el papel protagonista concedido a Julia Roberts, que no se ha prodigado mucho en series de televisión, salvo algunas apariciones breves al comienzo de su carrera. De hecho, el papel de la psicóloga Heidi Bergman es su gran papel de los últimos años, en los que también ha estrenado cintas como Money Monster (Jodie Foster, 2016), Wonder (Stephen Chbosky, 2017) o El regreso de Ben (Ben Is Back, Peter Hedges, 2018).

Homecoming es una serie de Amazon Prime creada por Micah Bloomberg, Eli Horowitz y Sam Esmail. Bloomberg y Horowitz (autores del podcast en el que se basa la serie) firman los guiones de casi todos los capítulos, pero comparten los créditos de algunos episodios con Cami Delavigne, David Wiener, Shannon Houston y Eric Simonson. En cuanto a Sam Esmail, creador de Mr. Robot (2015-2019), se reserva la dirección de los diez episodios de los que consta la primera temporada de serie. Al parecer, hay ya prevista una segunda temporada para 2020, pero no se sabe todavía demasiado de ella, aunque parece que en ella ya no estará Julia Roberts y Sam Esmail no parece implicado en el proyecto.

Hay dos aspectos que llaman bastante la atención en Homecoming desde el primer episodio: la duración de los capítulos (todos rondan los 30 minutos a pesar de tratarse de un thriller) y el doble formato de la imagen (horizontal para la narración del pasado y vertical para la el presente). En realidad, ahí encontramos dos de los grandes aciertos de la serie, pues ninguno de los recursos es gratuito, sino que ambos están puestos al servicio de la historia.

La serie toma su título, Homecoming, de un revolucionario tratamiento experimental que se está probando con un reducido grupo de soldados estadounidenses que han regresado de zonas de conflicto y padecen síndrome de estrés postraumático. Heidi Bergman (Julia Roberts) es la directora del proyecto, pero se encuentra permanentemente supervisada por Colin Belfast (Bobby Cannavale), que trabaja para una gran multinacional (Geist). Ahora bien, esta historia es, en realidad, el pasado, y narra los hechos sucedidos en las instalaciones de Homecoming entre el 10 de abril de 2018 y el 15 de mayo de ese mismo año, momento en el que Bergman está tratando a un soldado llamado Walter Cruz (Stephan James).

Pero, como ya se ha adelantado, lo interesante de la serie es que presenta dos tiempos narrativos: el pasado, que visualmente adopta una imagen vertical y unas pocas semanas de tiempo; y el presente, que abarca unos pocos días y se distingue por su imagen vertical (hay un momento en que la imagen vertical se convierte en horizontal y otro en el que sucede lo contrario, pero no es un recurso gratuito, sino que responde a momentos importantes dentro de la trama). En el presente, aparece un nuevo personaje, Thomas Carrasco (interpretado por un inmenso Shea Whigham), que trabaja para el Departamento de Defensa y está investigando una queja anónima que se presentó hace unos años sobre el caso de Walter Cruz.

Con estos elementos, ya tenemos los personajes indispensables desplegados sobre el tablero: Heidi Bergman y Colin Belfast aparecen en las dos líneas temporales; Walter Cruz, en el pasado; y Thomas Carrasco, en el presente. Ahora bien, el reparto se completa con dos actrices en estado de gracia, Sissy Spacek, que interpreta a la madre de Heidi Bergman, y, sobre todo, Marianne Jean Baptiste, que está realmente soberbia en el papel de Gloria Morisseau, la madre de Walter Cruz.

La serie tiene un punto de inflexión en el capítulo seis, “Juguetes”, entre otras razones por el peso que cobra la madre de Walter Cruz, pero, sin duda, el mejor capítulo de la temporada es el octavo, “Protocolo”, con claras referencias al cine de Alfred Hitchcock, pero también al de Alan J. Pakula, Brian De Palma y David Fincher. Es ahí, en ese momento, donde la imagen vertical se funde con la horizontal, algo que volverá a pasar, pero al contrario, en el último episodio.

Debo reconocer que, cuando Virginia Luzón, en un seminario que impartió en la UMH sobre la fragmentación en la distribución audiovisual y la narrativa, afirmó que Homecoming era la serie que marcaba un antes y un después en el lenguaje audiovisual en 2018, me sorprendió bastante, pero lo que me sorprende ahora, un año y medio después del estreno de la serie y diez meses después de aquel seminario, es que una ficción con tantos logros visuales y narrativos haya pasado tan inadvertida. Quizás esto se deba a la plataforma en la que ha salido, Amazon Prime, pero no pierdan la oportunidad de ver a Julia Roberts en uno de sus mejores papeles. Homecoming vale la pena y su primera temporada apenas sobrepasa las cinco horas de duración.

Premios: Nominada a tres Globos de Oro: Mejor Serie de Televisión-Drama; Mejor Actor en Serie de Televisión-Drama (Stephan James); y Mejor Actriz en Serie de Televisión Drama (Julia Roberts).

Tráiler:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.